Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

ATRACÓN DE PANTALLAS

'A Very English Scandal': política, homosexualidad, crímenes y abuso de poder en una historia real

La BBC acaba de estrenar un documental con material inédito titulado The Jeremy Thorpe Scandal, y una hilarante miniserie, protagonizada por Hugh Grant y Ben Wishaw, con el nombre de A Very English Scandal. Ambas producciones tratan sobre el escándalo alrededor del político liberal Jeremy Thorpe, juzgado y absuelto de la acusación de conspiración e intento de asesinato de su antiguo amante, Norman Scott, en los años 70

29/06/2018 - 

VALÈNCIA. En 1974, el británico Andrew Newton, un piloto de aerolíneas dispuesto a hacer lo que fuera por dinero, fue contratado para matar a Norman Scott, el amante homosexual de un prestigioso político liberal llamado Jeremy Thorpe. “Mi contacto me indicó que Norman Scott debía ser asesinado. Yo le planteé entonces cuestiones que cualquier sicario profesional necesitaría saber: dónde vive, cuáles son sus hábitos, si tenía perro… Le sonará divertida esta pregunta, pero es que me dijeron que no tenia perro”, explicó, contrariado, Andrew Netwon a la prensa.

Por fortuna para Norman Scott, este no solo tenía perro, sino que se trataba de un gran danés, Rinka. El can fue asesinado en una oscura noche con una pistola de 1910, tan desfasada que en el segundo disparo se quedó encasquillada. “Todavía puedo verlo sacudir la pistola frente a los faros del coche gritando ‘fuck, fuck, fuck’. Me quedé destrozado. Rinka era una perra hermosa. La acompañé todos los días. Después de todos estos años, todavía no puedo ver cómo se dispara un arma en un programa de televisión”, relató Norman Scott para la BBC años después.

Esta truculenta pero verídica historia ocurrió entre 1961 y 1979. El miembro del parlamento británico Jeremy Thorpe conoció al joven Norman Scott en unos establos de una casa de campo en 1961. Fueron amantes durante una larga temporada. Como las relaciones homosexuales eran consideradas por entonces un crimen, Jeremy Thorpe, un hombre del ‘establishment’, le puso un piso a su amante y lo mantuvo oculto, para así mantener su doble vida.

Después de años de relación y decenas de cartas de amor escritas con el sello de la cámara de los comunes en las que Thorpe le llamaba a Norman “mi querido conejito”, la pareja rompió. Tras la separación, Norman se quedó totalmente hundido. Sumido en la pobreza y la depresión, sin seguro social (la eterna promesa incumplida de su amante Jeremy), y teniendo que ocultar su homosexualidad, dado que se consideraba entonces un crimen abyecto, el outsider Norman Scott se armó de valor y decidió denunciarle, buscando que le reconocieran la tarjeta de la seguridad social prometida por su amante y también empleador. Sin embargo, el caso se archivó y se guardó en secreto para proteger al miembro de la cámara de los comunes.

El político Jeremy Thorpe y Norman Scott (BBC)

Una década después, la carrera de Thorpe estaba en su punto álgido, aunque la existencia de un pasado con Norman Scott era todavía una mancha en su expediente de cara a sus ambiciones profesionales. De ahí que surgiera el intento de asesinato. Aquel 1974, cuando el matón de tebeo Andrew Newton mató al gran danés en vez de a Norman Scott, los ingleses por fin se tomaron en serio el asunto.

Por lo pronto, Newton cumplió dos años de cárcel por el imperdonable asesinato del animalillo, un escándalo inglés en toda regla. Y, aunque la homosexualidad ya no era un crimen, la biografía de Norman volvió a ser objeto de burlas y escarnio público. El mediático juicio se transformó en una pantomima a favor del miembro del parlamento británico, y destapó la homofobia todavía latente en la sociedad británica.

El juez del caso, un tal Cantley, fue ampliamente criticado por la opinión pública por mostrar un sesgo abiertamente pro-establisment. Cantley, sin ningún disimulo, describió en el juicio a Scott como “un delincuente, un mentiroso consumado” y “un fraude”, y cuando mandó al jurado a deliberar, les advirtió: “ahora deben retirarse para considerar su veredicto de no culpable”. El resultado fue que Jeremy Thorpe fue declarado, efectivamente, no culpable, el resto de cómplices también, Norman no consiguió que nadie le creyera, pero al menos alguien cumplió condena… por la muerte de un perrillo (sic).

Doble página en The Times sobre el escándalo de Jeremy Thorpe y Norman Scott

Norman Scott recuerda en la actualidad todo aquello entre simpáticas bromas. Aunque en esta historia no se hizo justicia, la opinión pública sí cambió su forma de entender la atracción entre dos hombres, además de constatar el abuso de poder de un privilegiado político frente a un ciudadano común.

Cuarenta años después, el derrotado Norman es un tipo bastante feliz que solo ha necesitado que el tiempo pusiera a cada uno en su lugar más allá de ninguna sentencia. “La gente no creía en mí, pero yo creí en mí mismo, y muchos amigos también”, dijo a la BBC recientemente, dando una auténtica lección de vida.

Bonus track: la sátira de Peter Cook  sobre el Juez Cantley

Muchos conocerán al cómico británico Peter Cook. Uno de sus sketches más sonados es precisamente su monólogo dedicado a la figura del juez que formó parte del juicio de Jeremy Thorpe. Aquel hombre que, con todo descaro, se posicionó a favor del miembro del parlamento británico y en contra del joven homosexual Norman Scott, fue, desde entonces, objeto de sátira en una escena que forma parte de la cultura popular del país.

La brillante parodia tuvo tanto éxito que incluso se publicó un disco con ella. Porque, tras ese juicio, hubo unos vencedores y unos vencidos, pero, dentro la mentalidad británica, el resultado, éticamente hablando, fue precisamente el contrario.

El documental de la BBC The Jeremy Thorpe Scandal pueden verlo aquí, y la miniserie, también de la BBC, A Very English Scandal, ha sido ya emitida en UK, y Amazon Prime Video ha adquirido los derechos para su emisión internacional. Todavía no se conoce su fecha de estreno en España.


Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV  

Un documental sobre la boda en el asilo de dos mujeres que ocultaron su relación durante 65 años

Por  - 

'A secret love' sigue los últimos meses de vida de una pareja de ancianas. En un principio, en las entrevistas, cuentan que simulaban que eran grades amigas y compañeras de trabajo, que compartían piso en la ciudad. La realidad era que tenían una relación, pero nunca se atrevieron a decírselo a sus familiares más cercanos. De hecho, cuando lo hicieron, algunos de ellos las rechazaron. Al final, decidieron casarse en la residencia en la que estaban porque ya no podían valerse por sí mismas

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV

Hasta los Beastie Boys se cansaron de irse de fiesta

Por  - 

Hicieron una canción para burlarse de las fiestas y bacanales que montaban los universitarios, una parodia de los temas que ponían banda sonora a esos desmadres, pero el éxito les acabó metiendo en el personaje y la línea entre la sátira y la realidad quedó desdibujada, se convirtieron en los mismo de lo que se estaban mofando. En el colmo de la paradoja, en la actualidad se empieza a escuchar hablar del derecho a irse de fiesta, lo que le daría a esa canción otra vuelta de tuerca, esta vez premonitoria

el cabecicubo de series, docus y tvtú como

Un documental sobre cómo el crack asolaba las comunidades negras mientras la CIA traficaba

Por  - 

Son hechos probados y reconocidos. La CIA financió a los sicarios de los dictadores sudamericanos, guerrillas como la Contra, con el tráfico de drogas. La demanda que había desatada en Estados Unidos, su propio país, como consecuencia de la crisis del petróleo y las primeras políticas neoliberales, fue una oportunidad que no dejaron pasar. El documental 'Crack: Cocaine, Corruption & Conspiracy' explica este episodio histórico que hizo que EE.UU. pasase de 300.000 reclusos en 1980 a más de dos millones en la actualidad.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email