X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 7 de diciembre y se habla de caso mas mut sandra gómez EMT VALENCIA Impuesto de sucesiones
GRUPO PLAZA

en caja alta

A vueltas con el 'trencadís'

La bella paradoja de la innovación desde la artesanía pega con fuerza desde la Comunitat Valenciana, y seguiremos esperando que vuelva el ‘trencadís’

20/05/2019 - 

VALÈNCIA.-Volverá. Como lo hizo hace veinticinco años con Calatrava pero esta vez será sin convertirse en un recurso de autor, como ya lo hizo a principios del siglo XX en València inspirándose en Antonio Gaudí.

El trencadís, esta técnica modernista decorativa a partir de azulejos rotos, destila Mediterráneo. La Finca Güell en el barrio barcelonés de Pedralbes de finales siglo XIX es, probablemente, la primera aplicación de estos mosaicos cerámicos del arquitecto catalán Gaudí, que volvería a utilizar después en el Park Güell y la Pedrera; un recurso que llegaría a los mosaicos de la Estació del Nord de València, proyectada por Demetrio Ribes Marco en 1906, y a la fachada principal del Mercado de Colón de la mano del arquitecto Francisco Mora Berenguer en 1914, tras haber sido formado en Barcelona donde conoce precisamente a Gaudí.

En València el modernismo llega un poco tarde y se crea sus propios iconos a partir de flores de azahar, de falleras, de huertos o de naranjas, y en el trencadís encuentra un lenguaje gráfico y arte decorativo que ya es un mito hoy. En la Ciudad de las Artes y las Ciencias, Santiago Calatrava lo recupera en versión monocroma apostando por el blanco del Umbracle o el azul cobalto del Ágora para recubrir sus obras.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Así, vemos que estas decoraciones han estado siempre de alguna manera ligadas a la burguesía o a los sobrecostes, pero encontramos también usos más modestos en València como La casa de Trencadís en Benimaclet, una fachada haciendo esquina entre las calles Mistral y Murta ahora protegida, construida humildemente por un albañil del barrio como homenaje a Gaudí y que tuvo su momento de gloria gracias a la película La mala educación (Pedro Almodóvar, 2004). 

* Lea el artículo completo en el número de mayo de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email