GRUPO PLAZA

a partir del 9 d'octubre

Adiós a las sillas: los festivales se podrán celebrar con público de pie

7/10/2021 - 

VALÈNCIA. Los festivales de música se desconfinan y se podrá bailar por primera vez desde marzo de 2020. Este ha sido el gran anuncio en materia cultural que deja el avance en la desescalada que entrará en vigor a partir del próximo sábado 9 de octubre. 

En el caso de los eventos como festivales, Ximo Puig ha anunciado que sí se podrán celebrar con un protocolo específico que no ha desgranado. Solo ha adelantado que se deberá guardar -a la hora de calcular el aforo total- una distancia interpersonal de 2,25 metros sin límite de público total. La consellera Ana Barceló también ha confirmado que los grandes eventos que pidan a los asistentes el pasaporte covid tendrán medidas más flexibles en materia de consumo de comida y bebida.

La cultura, a pesar de haber avanzado en la desescalada en la anterior actualización de las restricciones, seguía muy pendiente del anuncio de hoy, en especial las promotoras musicales. Sanitat y festivales llegaron a un acuerdo esta misma semana para rebajar la petición de las medidas urgentes a una sola: levantar a las personas de sus asientos. Este acuerdo, que adelantó Culturplaza, era una propuesta de mínimos para poder garantizar la celebración de las grandes citas musicales. Así ha sido, junto al levantamiento total de los aforos. La mascarilla será imprescindible igualmente, pero se abre la puerta a que los protocolos permitan una experiencia relativamente parecida a la de un concierto prepandémico, especialmente si se aplica la criba del pasaporte covid.

Los macrofestivales ya han trasladado al Consell su intención de pedir el certificado en sus eventos, algo que desde la Generalitat han rechazado legislar por falta de seguridad jurídica, pero que -según afirman fuentes del gobierno valenciano- sí estaría amparado por los derechos de admisión de las empresas privadas, aunque su aplicación es voluntaria.

Las promotoras consultadas lo tienen claro: pedir certificado y así poder ser lo más flexibles posibles. Cabe recordar que el modelo de macroeventos en la Comunitat suele pasar por llenar grandes recintos a precios asequibles y un margen importante de beneficios sale de las barras. Si el público ha de decidir entre ver el concierto y beber, el formato corre peligro. Tanto SanSan como Festival de Les Arts tienen decenas de miles de entradas vendidas y serán las primeras pruebas de esta nueva era, la vuelta de los bailes, del encuentro, de los botes, de la música como espacio social.

Foto: ESTRELLA JOVER

Desconcierto en las salas de música

Por su parte, las salas de concierto dependen de la legislación del ocio nocturno, por lo que la desescalada cultural no les afectó. Los conciertos de pie dependen de las restricciones de discotecas y pubs, que hasta ahora solo permiten levantarse sin consumir y bailar desde la propia silla. La ecuación se hace fuerza complicada, porque el nuevo decreto permite utilizar la pista de baile y, de esta manera, dejar atrás las sillas, pero siempre que se haga con mascarilla y sin beber. Bajando la teoría a la hipótesis: está permitido el pogo, siempre y cuando no lleves la cerveza en la mano. El sector no quiere pronunciarse hasta estudiar el decreto durante el día de mañana, pero las soluciones parecen pasar por no servir bebida en el concierto o por diferenciar las zonas de consumo de la de baile.

"Las salas de conciertos somos muy dispares entre nosotras dependiendo de los aforos, si finalmente se estipula que en las pistas de baile no se puede consumir, habrá quién pueda hacer dos zonas diferenciadas y otras no, pero en la gran mayoría de los casos provocará que sigamos igual que estamos ahora, con muchas salas cerradas, y las que abren sin poder superar el 23% de sus aforos reales", explican desde la asociación EnViu!

Pero aún se valora sin estar en tierra firme, y todas las voces autorizadas prefieren esperar a hablar tras la publicación del decreto.

Los cines mantienen la limitación de su aforo

También en la otra cara de las medidas está el mantenimiento de la restricción de aforo para los cines, que celebraban justo al resto de la cultura hace diez días la vuelta al aforo completo. Sin embargo, 48 horas después, el Diari Oficial puntualizaba que, en el caso de las salas o cualquier otro recinto cultural que permitiera el consumo de bebida y comida en sus butacas, debía bloquear los asientos contiguos a cada grupo de espectadores, rebajando en el mejor de los casos el aforo real al 75%. Esta medida se ha mantenido en esta nueva etapa de desescalada.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email