GRUPO PLAZA

La librería

Agujeros de gloria: La Guerra vuelve a Valencia

Fue un lugar célebre, un espacio simbólico único en la ciudad y en el país. El legendario punto de encuentro para hombres en busca de sexo resucita temporalmente a propósito del festival Intramurs

26/10/2015 - 

VALENCIA. A la altura del número cuarenta y siete de la calle Quart existe un edificio que ha sido testigo de un sinfín de batallas cuerpo a cuerpo. Una construcción entre cuyas paredes se ha sudado, se ha mordido y se ha arañado, se ha embestido, se ha agarrado, se han susurrado nombres e instrucciones al oído. Escaleras arriba y abajo y a oscuras, se libraba en sus rincones una auténtica lucha sin cuartel entre legiones de hombres. Era una época distinta aunque cercana, un pasado muy reciente que sin embargo la gran mayoría desconoce.

A la altura del número cuarenta y siete de la calle Quart, un pub se convertía en leyenda y pasaba a la historia como el cuarto oscuro más grande del momento, un templo orgullosamente pagano consagrado al sexo sin prejuicios, que ahora, años después de que la persiana se bajase por última vez, va a ser recordado en el marco del festival Intramurs mediante una serie de actividades que incluyen visitas guiadas por zonas ahora cerradas del edificio. Quienes lo disfrutaron entonces podrán ponerse nostálgicos, quienes nunca lo conocieron tendrán la oportunidad de asombrarse con los tesoros lúbricos que allí se esconden. Que nadie se asuste si encuentra señales de pelea: quien marchaba a La Guerra no pretendía salir de ella ileso.

Debe ser cierto aquello de que una estructura puede contener la memoria de los sucesos que han tenido lugar en su interior, porque cuando uno accede a los pisos superiores de lo que ahora es Víbora Club, puede sentir el pulso todavía de lo que a principios de los ochenta abrió bajo el nombre de Las catacumbas y más tarde, a mediados de la década, fue rebautizado con el nombre bélico que mantuvo hasta su cierre en 2007. Los espacios otros, la exposición comisariada por la artista y curator especialista en new media art Ángela Molina, se va a encargar de rescatar ese latido y de amplificarlo: “Los espacios otros es el título de una conferencia pronunciada por Michel Foucault el 14 de marzo de 1967 en el Centre d’Études Architecturales de París, y constituye una reflexión sobre espacios donde las funciones y las percepciones se desvían en relación con los lugares comunes donde la vida humana se desarrolla. Es un concepto que alude a historias de espacios que rompen con los espacios creados por el poder.

Son los otros, esos lugares que generan alguna fractura en la sociedad porque en ellos se ejerce una transgresión crítica de los modelos y relaciones de poder. A tales espacios, puesto que son completamente distintos de todos los espacios de los que son reflejo y alusión, los denomina Foucault heterotopías”. La Guerra fue una heterotopía valenciana conocida a nivel nacional, un hito en la historia de la ciudad cuya popularidad trascendió las fronteras locales, llevando la fractura a la que alude Molina a prolongarse haciendo la tan necesaria lesión más grave.

La exposición contará con varias instalaciones audiovisuales permanentes: Geografías del morbo, de Pepe Miralles, un proyecto de documentación sobre espacios de encuentro sexual entre hombres en los ámbitos urbanos, periurbanos y rurales; Being Watched, de Graham Bell Tornado, Lisa Haskell y Anna Maria Staiano, una reflexión en torno al control que la tecnología ejerce sobre los cuerpos en los espacios públicos; Glory Sounds, de Graham Bell Tornado y el Colectivo69, una instalación sonora que aborda las percepciones en los espacios oscuros del sexo: “presencias, sonidos, olores y tensiones de la acción sexual en los cuartos oscuros del local La Guerra”; y Two Women, de Elena Battaglia, Ángela Molina y Horacio Silva, una acción a tiempo real y con público, en la que se improvisa una crisis entre dos mujeres que quieren amarse, y que saca a relucir los estereotipos, prejuicios y cargas emocionales a las que se enfrenta cualquier relación de pareja, especialmente aquellas que no siguen los cánones de la sociedad.

Por otra parte, Sexualidades transgresoras en los espacios otros es el título del coloquio moderado por Ángela Molina en el que se hablará sobre los lugares otros, y que será un acercamiento a sus historias, a los cambios que han vivido, a su vigencia en la actualidad. En él participarán los artistas Pol CoronadoDaniel Tejero, Pepe Miralles y la artista Carmen Navarrete, el comunicador Fabrizio Campisi, el sexólogo Vicent Bataller, y Luis Nogerol, fundador de Culturama.

El último que encienda la luz

Si algo llamará la atención a quien no conozca el edificio -que en época de La Guerra llegó a tener hasta un laberinto-, será sin duda el cine, en el que se proyectaban vídeos porno ininterrumpidamente durante las horas en que los clientes poblaban el bar. Pepe Miralles, artista, activista visual y director de la Cátedra Arte y Enfermedades de la UPV, será quien se encargue de hacer de guía por el recinto: “La verdad es que entonces no tenía la percepción de que aquello fuese un cine. Simplemente era el sitio donde se proyectaba porno, un lugar casi de paso. Tampoco sonaba el pub una música concreta, ni se daba mucha vida social. A La Guerra se iba a follar”. Con el nombre de Arqueologías de La Guerra, esta actividad se llevará a cabo en grupos limitados de hasta 15 personas y durante el transcurso de la misma se explicará la función de los espacios, la disposición que adoptaban los cuerpos en ellos y los usos que se les daban. 

Además, dentro de la programación de Intramurs en Víbora Club -pero sin ser parte de Los espacios otros-, se ofrecerá un pase con presentación ambientada de la divertidísima película de culto The Rocky Horror Picture Show, film cuyas proyecciones siempre derivan en un espectáculo interactivo.

Del 29 de octubre al uno de noviembre, el mítico bar que fue hogar de la transgresión y símbolo en Valencia y más allá, acabará con la tregua. Vuelve La Guerra, hasta que nos vayamos, que nadie encienda la luz.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme