GRUPO PLAZA

El billete / OPINIÓN

Al rescate de Euronews

29/05/2022 - 

He tenido que explicarles a los jóvenes redactores del periódico lo que es –o lo que era– Euronews porque algunos nunca habían oído hablar de este canal informativo de televisión. Un servidor lo conoce porque ya tiene una edad pero solo recuerda haberlo visto zapeando en alguna habitación de hotel. Si poco lo conocen los jóvenes periodistas, qué decir de la población en general, sobrepasada por la cantidad de opciones que encuentra cuando coge el mando a distancia. Solo en Movistar hay 15 canales informativos.

Euronews fue una buena idea mal ejecutada o quizá fue una mala idea –como sostenían muchos diputados del Parlamento Europeo que se resistían a financiarla– destinada a la irrelevancia por muy bien que se ejecutase. Con la mejor de las intenciones, los proeuropeos de principios de los años noventa decidieron que el viejo continente no podía verse colonizado informativamente por la CNN, canal de noticias yanqui catapultado internacionalmente gracias a la Guerra del Golfo, como lo fue Al Jazeera en la siguiente Guerra del Golfo. Así que decidieron crear un canal de noticias europeo impulsado por las televisiones públicas de una decena de países, entre ellas nuestra RTVE.

Para la elección de la sede de la futura Euronews se presentaron quince ciudades, entre ellas València y Barcelona, que no tenía bastante con los Juegos Olímpicos. El Consell de Joan Lerma, que venía de perder sus apuestas por los Juegos del Mediterráneo y la sede de Eurodisney y no había rascado bola en los fastos del 92, echó el resto –con escaso apoyo del Gobierno de Felipe González– y quedó finalista junto a Lyon, pero acabó perdiendo. Como premio de consolación, Julián García Candau, a cambio de la cesión gratuita para RTVE de las instalaciones del Parque Tecnológico previstas para Euronews, nos 'regaló' un canal iberoamericano que tuvo poco recorrido.

Puesta en marcha en 1993, en plena Guerra de Bosnia, Euronews no aprovechó ni esta ni ninguna de las guerras posteriores –tampoco la actual en Ucrania–, ni los grandes atentados, ni las elecciones en la UE o las primaveras árabes para posicionarse como referente informativo internacional. El principal motivo fue la falta de recursos, ya que se le dotó de un presupuesto limitado, sin ingresos publicitarios de inicio. A ello se sumó el modelo multilingüe, la ausencia del Reino Unido –en 1991 lanzó BBC World sin esperar a nadie–, y, al menos en España, unas emisiones irregulares a lo largo del tiempo, primero por satélite y luego en diferentes canales y plataformas con horarios y franjas cambiantes.

Foto: EURONEWS

La mayor prueba de su falta de tirón es que algunas televisiones públicas que la habían impulsado lanzaron poco después sus propios canales de noticias, como el 24H de RTVE (1997) y se resistieron a inyectar más fondos en un proyecto que no cuajaba. En 1995 se dio entrada al capital privado y Alcatel tomó un 49%, que en 2001 vendió al canal británico ITN. Posteriormente, algunos socios fueron abandonando el proyecto ya con mayoría de capital privado. RTVE salió en 2008.

Lastrada por la multiplicación de la competencia de televisiones, internet y plataformas de contenidos, la cadena fue rescatada en 2015 por el magnate egipcio de las telecomunicaciones Naguib Sawiris, que tomó la mayoría en una operación que valoró Euronews en 66 millones de euros. El 12% sigue en manos de televisiones de varios países, entre ellos algunos del Magreb. Sawiris, pese a las inyecciones de fondos, no consiguió llevar la empresa a beneficios. Las pérdidas anuales entre 2017 y 2020 fueron de entre 17 y 22 millones de euros.

El pasado mes de diciembre, Sawiris anunció la venta de su participación del 88% al fondo de inversión portugués Alpac Capital, con cuyo presidente, Pedro Vargas, se reunió Ximo Puig el pasado martes en un modesto cuarto de hotel en Lisboa (en ese viaje institucional que iba a ser de dos días y se alargó a cuatro para ahorrarle al president la sesión de control en Les Corts en la que le estaba esperando Eva Ortiz para preguntarle por su hermano).

De la reunión de Lisboa salió Puig con un anuncio relevante respecto a la instalación de un centro de producción de programas de Euronews en la Ciudad de la Luz de Alicante anunciada el año pasado. La novedad es que la Generalitat tiene la intención de pagar un canon de 3 millones de euros al año a esta cadena privada, además de avalar un préstamo intermediado por el IVF por valor de 1,5 millones para que monte el centro de producción. El proyecto consta de una redacción de 30 personas y una academia de formación en materia audiovisual –Euronews Academy– con 10 alumnos.

Edificio del complejo Ciudad de la Luz. Foto: AP

Que el Gobierno infrafinanciado de Ximo Puig se vaya a gastar 3 millones de euros al año en una televisión privada convencional para que monte un centro de producción con 30 personas y un máster de comunicación audiovisual me genera tantas dudas como sorpresa me causa el silencio con el que se ha acogido en el principal partido de la oposición –¿será porque Mazón es de Alicante?– y en la mayoría de los medios, con excepciones como la de mi admirado Ferran Belda, que asistió en primera fila a aquella derrota frente a Lyon.

También la vivió de cerca Joan Calabuig, a la sazón director del Instituto Valenciano de la Juventud, quien en un ataque de nostalgia quizá pensó que 30 años después València aún podía ganar la batalla por Euronews –esta vez sin ciudades competidoras– y lanzó la idea de aprovechar las instalaciones de Ciudad de la Luz para marcarnos ese tanto, sin advertir que sería un gol en propia puerta. La idea fue desarrollada después por Beatriz Gallardo y continuada hoy por Pere Rostoll, jefe de prensa de Puig.

Para defender el proyecto, Presidencia cuenta con un informe de KPMG que justificaría un retorno de ese dispendio en forma de empleos creados y recaudación de impuestos, informe que este periódico ha solicitado sin éxito, más que nada por ver cómo la consultora ha conseguido multiplicar los panes y los peces. Curiosidad insana, sobre todo después de saber que el informe lo tendría que haber hecho el Ivie pero el equipo de Paco Pérez no lo tenía tan claro.

Muy de acuerdo con Puig en que "la comunicación es un valor fundamental de nuestra democracia", como argumentó en Portugal tras salir de la reunión con Vargas, pero la comunicación ya no es lo que era hace 30 años. La apuesta por Euronews tuvo sentido entonces, cuando había unas pocas televisiones analógicas públicas y privadas, no había internet, nos informábamos fuera de hora por el Teletexto y el único contenido audiovisual de que disponíamos llegaba a través de la caja tonta.

Foto: GVA

Hoy la comunicación es otra cosa, no hace falta extenderse en ello. Seguro que para ayudar al sector audiovisual valenciano, para proyectar la Comunitat Valenciana en Europa y para dotar de contenido a las instalaciones de Ciudad de la Luz hay, por 3 millones de euros, mejores alternativas que una sede territorial de Euronews.

Eso sin contar con los problemas legales que puede acarrear este aparente trato de favor a una empresa privada que compite en un mercado muy saturado. Cuando Bruselas nos acaba de levantar el castigo sobre Ciudad de la Luz, después de diez años sin poder utilizar sus estudios cinematográficos por considerarse aquella inversión pública ayuda de estado que vulneraba las reglas de la competencia, parece un poco arriesgado inaugurar el liberado recinto con una ayuda de 3 millones a una de las muchas televisiones que existen en Europa, televisión que arrastra al menos cinco años de pérdidas. Un rescate es lo que parece.

Pero bueno, abogados tiene la Generalitat. Por si sirve para repensárselo, solo recordar que cuando en 2008 RTVE decidió salir de Euronews, el Grupo Socialista en el Congreso preguntó al respecto al entonces secretario de Estado de Relaciones con la Unión Europea, el también socialista Diego López Garrido. En su respuesta, López Garrido apuntó lo siguiente en forma de aviso a navegantes: "En cuanto a la posibilidad –si a alguien se le ocurriera, no digo que se le haya ocurrido a nadie– de que un gobierno ayudara directamente a Euronews, también es imposible porque Euronews es una entidad privada, y es que Euronews no admite la intervención, la ayuda económica de entidades de carácter público de cualquier tipo de gobierno. Por tanto, esta es la situación de Euronews. Creo que tiene una vida por delante que dependerá de cómo lo haga. Estará en el terreno de la competencia con otras televisiones". 

Y 14 años después, va y se le ocurre a Ximo Puig.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme