X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

hilando fino

Arte y feminismo con olor a pólvora

Las inauguraciones de las exposiciones de PichiAvo en Plastic Murs y de Paco Roca en el IVAM y la multitudinaria manifestación por el Día Internacional de la Mujer en una València que ya huele a pólvora

9/03/2019 - 

VALÈNCIA. Las Fallas, no nos engañemos, no comienzan con la Crida ni con la primera mascletà. Sabemos que ya estamos en Fallas cuando vemos cada 200 metros una churreria. Ese día ya ha llegado y, por cierto, si quieren comerse unos churros o unos buñuelos no olviden que el momento es ahora que el aceite está por estrenar como quien dice y todavía tiene ese color ligeramente dorado. El día 19 pueden hacer uno de esos challenge al estilo de Instagram y ponerse a comparar aceites.

Arte sin polares Quechua

Otro detalle que delata que la mecha fallera está a punto de arder es la cantidad de personas que te cruzas por la calle con polares QuechuaEs la moda fallera y desde hace varias temporadas los polares Quechua customizados con el escudo de la falla de turno son una tendencia imbatible. Lo mismo podrían irse a escalar el Everest que a preparar una paella.

El pasado jueves, mientras iba esquivando churrerias -mis favoritas son esas que parecen traidas directamente de Las Vegas, si allí existieran los churros, claro- y contando polares falleros, llegué a la galería de arte Plastic Murs en pleno barrio de Ruzafa donde se inauguraba la exposición Ekdoseis de los valencianos PichiAvo

¿Pero PichiAvo es uno o son dos? Escucho como la duda asalta de pronto a un señor con pinta de coleccionista que mira atento una de las serigrafías expuestas. Este dúo de artistas urbanos genera la misma intriga que Ortega y Gasset, del que muchos todavía creen que eran dos personas distintas. Ellos sí lo son, son Pichi y Avo, fácil ¿verdad?.

Los artistas presentaban una serie de serigrafías basadas en sus bocetos a bolígrafo y otras obras impresas con la técnica giclée. Fieles a su estilo de combinar la inspiración del arte clásico con el graffiti.

Fue llegar a la galería y no ver ni un solo Quechua ni nada que me recordara las inminentes Fallas a pesar de que PichiAvo son los diseñadores de la falla municipal creada por los artistas falleros Latorre y Sanz que dentro de unos días podremos ver en la plaza del Ayuntamiento de València. Lo que sí que vi fueron gorras, pantalones anchos, modernos y graffiteros -los diferencié del resto por su especial forma de saludarse chocando la mano-.

PichiAvo son nuestro Banksy a la valenciana y no hay nada más valenciano que autodestruir una obra que prendiéndole fuego. Nos reimos nosotros de las trituradoras de papel. 

Y del arte urbano, siguiendo con mi tour de churrerías, llegué al IVAM donde también el jueves se inauguraba la exposición El dibuixat de Paco Roca, Premio Nacional del Cómic. 

¿Qué pasaría si el protagonista del cómic tomara el control de la obra? A partir de ese supuesto se desarrolla la exposición que da vida “al dibujado” que traspasa las paredes del IVAM poniéndose al nivel del espectador. “El dibujado” se coló también en la charla de presentación de la exposición con Álvaro Pons, comisario de la muestra y el artista Paco Roca. “El dibujado”, a pesar de su protagonismo, mantuvo un silencio sepulcral durante toda la presentación.

Todo lo contrario que los asistentes, en su mayoría ilustradores, dibujantes de cómic, galeristas y admiradores de la obra de Paco Roca, que no pararon de comentar la originalidad de la exposición y lo novedoso de la propuesta del IVAM de llevar el cómic al museo.

Feminismo con olor a pólvora

Hace unos días, Luis Canut presentó en la Fnac de València su libro El hombre valenciano que quiso ser fallera (Suma de Letras), una obra ambientada en el mundo de la tradicional fiesta en clave de humor donde protagonista hará lo que esté en su mano para cumplir el deseo de su padre y convertirse en fallera mayor. 

Luis Canut, además de ser un hombre valenciano, es un popular productor y guionista que junto a su pareja la también televisiva Patricia Pérez ha protagonizado recientemente el docu-reality Los Hygge.

La presentación fue de lo más concurrida y amena, Luis Canut y Patricia Pérez son una pareja divertidísima. Entre los muchos asistentes, algunas caras conocidas amigos de Luis como Alicia Hernández, diseñadora de la firma Dolores Promesas junto a Jordi Calvet fundador de Brutus The Beer que vinieron especialmente desde Madrid o la valenciana Lorena Oliver, organizadora de eventos -o mejor dicho, eventazos- en Las bodas de Araventum.

El libro aunque trate en clave de humor una hilarante historia, plantea la iniciativa de una comisión fallera de València de renovar sus estatutos para abrir la representación de la comisión mayor e infantil a hombres y mujeres por igual, lo que permitiría que su máximo representante podría ser fallero o fallera mayor. Un tema, el de la igualdad, que ahora más que nunca está de actualidad.

Y de igualdad de género, concretamente en el ámbito de la gastronomía, hablaron ayer en Convent Carmen Begoña Rodrigo de La Salita Restaurante, Miriam de Andrés de Grupo La Sucursal, Paula Esquembre de Retrogusto coffeemates, Victoria Sevilla de Arrels Restaurant y Eva Pizarro de Fierro. El debate Ellas son y serán gastronomía fue una mesa redonda que trató la actualidad y el futuro de la mujer en la gastronomía, un mundo donde siempre se le ha dado mayor visibilidad a los hombres aunque las mujeres han tenido y tienen, cada vez más, una importancia mayor, sobre todo las nuevas generaciones.

Este debate fue el inicio de los muchos eventos que tuvieron lugar ayer en València con motivo del Día Internacional de la Mujer y que acabó con una multitudinaria manifestación que tiñó de morado, un año más, València.  

Mujeres -también hombres- de todas las edades se reunieron para reivindicar la igualdad de derechos y oportunidades entre géneros, denunciar la violencia machista y ensalzar el valor de la mujer en la sociedad. Esos son algunos de los motivos de la manifestación, por desgracia, hay muchos más.

Foto: KIKE TABERNER

No hace mucho, hablando con Elena Giménez, responsable de Comunicación de Juan Vidal y Grupo Peronda, comentábamos que existe un gran salto generacional entre las mujeres de nuestra edad y las nacidas en los 90 con las que tenemos relación, la mayoría de ellas periodistas o creativas. A pesar de que no exista una gran diferencia de edad entre ambas generaciones, la visión de las nacidas en los 90  es muy distinta en algunos aspectos y entienden el mundo desde una perspectiva que les ha hecho subir un escalón en libertad y amplitud de miras. Si dentro de unos años no existe ningún salto generacional entre nosotras será una buena señal.

Las mujeres de los 90, como las de otras muchas generaciones, no quisieron perderse, tampoco este año, la manifestación del 8M. Allí estaban alzando su voz, África Pitarch, ilustradora, Adriana Cabeza y Alexia Guillot, el tándem tras Las Entendidas o Paula Collado, cofundadora de la productora audiovisual Corinne Films y Patricia Moreno, periodista y colaboradora de Culturplaza, entre otras muchas, muchísimas mujeres más.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email