Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Audi SQ2: entusiasmo por la conducción deportiva

30/11/2020 - 

VALÈNCIA. El SUV compacto deportivo recibe un diseño renovado. Gracias en gran parte a los nuevos grupos ópticos y paragolpes, el nuevo Audi SQ2 ofrece una apariencia más llamativa, mientras que los nuevos servicios Audi connect y los sistemas de asistencia hacen que su conducción resulte más relajada. También ofrece mejores prestaciones: el 2.0 TFSI con 221 kW (300 CV) acelera al SQ2 de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. Gracias a la tracción quattro y a la suspensión deportiva S, la potencia se transmite de forma eficaz y controlada a la carretera.

Desde su debut hace dos años, el SQ2 se ha forjado su propio nombre como un vehículo con carácter. Se trata de un SUV compacto deportivo para conductores que valoran el diseño, la versatilidad para el uso cotidiano y el dinamismo. Las cifras hablan por sí solas: de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos, con una velocidad máxima de 250 km/h.

Motor deportivo y versátil en plena forma: el 2.0 TFSI
El 2.0 TFSI tiene una cilindrada de 1.984 cm3, y es un motor deportivo muy polivalente, que se utiliza en muchos modelos de la marca de los cuatro aros. En el Audi SQ2 rinde una potencia de 221 kW (300 CV) y un par máximo de 400 Nm, que se mantiene constante entre 2.000 y 5.300 rpm. El cuatro cilindros turboalimentado ofrece una respuesta al acelerador inmediata y su sonido se hace más rotundo a medida que sube de revoluciones, gracias en gran medida a las mariposas instaladas en el sistema de escape.

Para mejorar la entrega de potencia y la eficiencia, el 2.0 TFSI cuenta con un gran número de sofisticadas tecnologías. El Audi valvelift system (AVS) modifica el recorrido de las válvulas de admisión en dos niveles según sea necesario, optimizando de esta forma el ciclo de carga, especialmente en el rango de funcionamiento a bajas revoluciones. La mejora del flujo de gases de escape que mueve el turbocompresor permite una respuesta ágil y una contundente capacidad de empuje. El avanzado sistema de gestión térmica controla el flujo del refrigerante, y el colector de escape integrado en la culata contribuye a que el motor alcance su temperatura rápidamente, lo que permite activar en una fase temprana los sistemas de tratamiento de los gases de escape. El Audi SQ2 cumple con los límites establecidos por la normativa de emisiones Euro 6 AP.

Seguridad y placer de conducción: la tracción quattro y el S tronic de siete velocidades
La caja de cambios S tronic de siete velocidades es de serie en el SQ2. Tiene relaciones cortas y deportivas en las primeras marchas, mientras que la séptima velocidad cuenta con un desarrollo largo para reducir el consumo de combustible. El conductor puede elegir que la rapidísima transmisión de doble embrague cambie de marcha en los modos D o S, o hacerlo de forma manual. Si se selecciona el modo efficiency en el sistema de conducción dinámica Audi drive select, el motor se desacopla de la transmisión cuando el coche avanza por inercia.

La tracción quattro proporciona al nuevo Audi SQ2 un plus de estabilidad y dinamismo. Su embrague multidisco de accionamiento electrohidráulico distribuye con suavidad el par entre los dos ejes. En caso de que se produzca una pérdida de tracción en el eje delantero, el embrague se encarga de redirigir el par hacia las ruedas traseras en apenas unos milisegundos. El SQ2 está equipado con la última generación del embrague multidisco, que presenta muchas mejoras que contribuyen a aumentar la eficiencia; por ejemplo, en los rodamientos y en el suministro de aceite. La bomba es accionada por un motor eléctrico sin escobillas de bajo desgaste. El conjunto del embrague es alrededor de un kilogramo más ligero, lo que se debe, en gran parte, a que la unidad de control está integrada en la propia carcasa.

El placer de conducción que proporciona la tracción quattro contralada electrónicamente se mantiene al mismo nivel. Durante la conducción deportiva el embrague puede dirigir parte del par al eje trasero y, de este modo, favorecer la agilidad al girar el volante. El sistema de gestión permite giros precisos durante los cambios de carga y proporciona el máximo control cuando se conduce sobre superficies con bajo coeficiente de adherencia. El control selectivo del par complementa a la tracción quattro, realizando pequeñas intervenciones en los frenos de las ruedas interiores al trazar una curva, que son las que soportan menos carga.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email