Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Ayuntamiento de València y Generalitat buscan solución a las fallas de los talleres: ayuda o traslado

13/08/2020 - 

VALÈNCIA. Ya han pasado cinco meses desde que se suspendieron las Fallas de 2020, que se cancelarían definitivamente cerrando la puerta a unas fiestas josefinas en julio. Lo que tocaba era dar respuesta a un mundo, el fallero, que se quedó a medias: los artistas falleros, las comisiones, indumentaristas, floristas, pirotécnicos, etcétera. Ya se han puesto en marcha ayudas a las comisiones y se ha dado una respuesta parcial a los monumentos falleros que no pudieron quemarse. Pero más de tres meses desde la decisión definitiva de cancelar la fiesta, muchos monumentos todavía no tienen un futuro definido y los artistas reclaman a las administraciones que den una respuesta eficaz.

El almacenaje de las numerosas piezas que constituyen cada uno de los munumentos se ha convertido en un dolor de cabeza tanto para los artistas como para la administración. Según datos que dan en el Ayuntamiento de València, más de un centenar de fallas del total de 700 que hay fueron trasladadas al recinto de Feria Valencia. Era la fórmula que acordó la Generalitat Valenciana con el Ayuntamiento de València y el sector para dar resguardo a las piezas que se habían quedado en la calle, a medio montar. Pero la mayoría del resto permanecen bien en los talleres de los artistas, bien en almacenes o naves alquiladas pagadas por las comisiones.

Sin ir más lejos, este miércoles, el PP de la ciudad pidió una "solución definitiva" al ejecutivo local. El edil Santiago Ballester exigió a PSPV y Compromís salir "del letargo veraniego" y dejarse de buenas palabras para pasar a la acción. Los populares llevan desde junio exigiendo medidas para los artistas falleros, que "en algunos casos están pagando alquileres y están pasando por el peor de sus años y otros no pueden trabajar porque no tienen espacio en sus talleres".

Por ello, este jueves el Ayuntamiento de València y la Generalitat Valenciana mantendrán un encuentro, en el que pretenden dar un futuro claro para los artistas que todavía tienen los monumentos en sus lugares de trabajo, lo cual les dificulta continuar con sus labores, si bien es cierto que la actividad ha descendido con motivo de la pandemia. En este sentido, tanto el edil de Cultura Festiva, Carlos Galiana, como la de Desarrollo Económico, Pilar Bernabé, se reunirán con el secretario autonómico de Emergencias, José María Ángel, donde se plantearán diferentes salidas para esta problemática.

Así, según explican fuentes de ambas administraciones, se están estudiando dos vías de actuación. Una de ellas pasa por el traslado de las piezas almacenadas en los talleres a los espacios de Feria Valencia. Una posibilidad que en el ámbito de las fallas ha ido cogiendo fuerza en las últimas semanas. Aunque, ciertamente, presenta algunos problemas de lógistica, dado que el recinto ferial pretende reimpulsar su actividad de congresos y otros eventos en los próximos meses, y el almacenaje de un excesivo número de monumentos podría chocar con esta pretensión.

En este sentido, no se descarta poder adecentar otro espacio alternativo donde llevar los monumentos que esperan en los talleres. Tragsa, la empresa pública estatal contratada para hacer los traslados del primer centenar, deberá presentar el presupuesto de cuánto costaría el traslado, del que, eso sí, se hará cargo la administración, como ocurrió en el primer traslado de marzo. Entonces, pagó la factura la Generalitat, desde donde se apunta a que ya se ha dejado cerca de medio millón de euros entre el transporte y el almacenaje. El Ayuntamiento, por el momento, todavía no ha hecho ningún desembolso por esta operación.

También hay otra opción, que podría ser tomada en aquellos casos en los que el artista no tenga problema en encargarse de resguardar las piezas hasta que se quemen. Se trataría de impulsar una línea de ayudas directas a los profesionales del sector en concepto de alquiler por mantener los monumentos a salvo. Bien en sus talleres, bien en naves alquiladas a tal efecto. En este sentido, se trataría de redirigir el montante de dinero que se pagaría por el transporte de los monumentos hasta Feria Valencia y dedicarlo a ayudar al sector de los artistas falleros.

Huelga recordar, señalan desde la administración municipal, que el traslado desde las zonas de almacenamiento hasta las zonas de montaje del monumento, ya en las calles de la ciudad de València, corre a cargo de los artistas y las comisiones. Esto, de hecho, dicen en el Ayuntamiento, es una operación que las comisiones ya habían pagado para 2020, pero que no se pudo llevar a cabo, por lo que no supondría un coste adicional para los casales; tampoco para los artistas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email