Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

destinará cuatro millones a vehículos no contaminantes

València dedica 32 millones de superávit a pagar préstamos 

30/07/2020 - 

VALÈNCIA (EP). El Ayuntamiento de València ha acordado este jueves dedicar los 32 millones de euros de su remanente de tesorería a amortizar la deuda municipal para dejarla al 34% a fin de año, junto a otras partidas menores como cuatro millones para la compra de vehículos de emisiones cero, un millón para motos eléctricas híbridas de Policía Local y otra para señal wifi en los pueblos.

Esta propuesta del equipo de gobierno (Compromís y PSPV) ha salido adelante en el pleno municipal de julio con el apoyo de los dos grupos del Govern de la Nau y la abstención de toda la oposición (PP, Cs y Vox).

El alcalde, Joan Ribó (Compromís), ha defendido la necesidad de las modificaciones presupuestarias a las que "obliga la pandemia" y ha reiterado su convencimiento de que "de esta crisis no saldremos si no atendemos la emergencia del planeta", con el objetivo de avanzar en la descarbonización de los vehículos municipales. También ha destacado que el 20% del superávit ya se ha destinado a gasto social, hasta 12 millones, "lo máximo que ha dejado el Gobierno".

Ahora, "la parte gorda" de la amortización, los 32 millones que "prácticamente quedan" de remanente, va para pagar anticipadamente los préstamos. Ribó ha justificado a la oposición que "Colau lo hará mañana y el alcalde del PP lo hizo hace unos días en Alicante", en referencia a la de Barcelona, Ada Colau, y a Luis Barcala.

Y ha resaltado que este proceso tiene "simbolismo" para él porque fue prácticamente la última operación que cerró con el exconcejal socialista de Hacienda, Ramón Vilar, fallecido hace unas semanas por un infarto a los 64 años.

"Muy poca diferencia entre Montero y Montoro"

En clave nacional, Ribó ha lamentado que la amortización es "la mejor solución o la menos mala" a finales de julio y ante la postura del gobierno PSOE-Unidas Podemos de no permitir a los ayuntamientos decidir dónde invertir todo su remanente. "Ahora mismo hay muy poca diferencia entre Montero y Montoro", ha criticado en relación a la ministra de Hacienda, la socialista Mª Jesús Montero, y el exministro del PP Cristóbal Montoro.

A esto se suma, a su juicio, el impacto que tendrá la aplicación del nuevo ingreso mínimo vital (IMV) en España en la inversión para la atención a la dependencia y en su gestión por parte de los ayuntamientos. Otro de los objetivos es poder dedicar fondos del remanente a pagar inversiones de 2021 "si el presupuesto se complica".

Ante las críticas del PP, Ribó ha sacado pecho de que la deuda del Ayuntamiento de València ha pasado del 105% que encontraron en 2015 al 34% con el que acabará el año, "la más baja desde 1997", unas cifras que ha comparado con la que tenía la localidad vecina de Torrent cuando su alcaldesa era la actual portavoz 'popular', Mª José Catalá. "Por sus hechos los conoceréis, estamos muy contentos de hacer las cosas de forma distinta a vosotros", ha remachado.

Catalá, por su parte, ha definido la última amortización de deuda como "el fracaso de los cabecillas de la reivindicación, Ribó y Colau, porque no se fían de Pedro Sánchez", además de denunciar que no se dedique "ni un solo euro para el coronavirus" y que el Ayuntamiento encare agosto "sin una inyección extra ni medidas sociales extraordinarias". "Le veo flojo, parece que ha perdido fuelle", ha espetado a Ribó.

Cs también rechaza la modificación de crédito porque el Ayuntamiento "lleva 15" desde el cambio de gobierno en 2015, "112 millones gastados". "Lo achacarán a la Covid, pero es una norma de los cinco años en esta casa", ha apuntado su portavoz, Fernando Giner, para desear suerte al nuevo concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, en la elaboración de los presupuestos de 2021.

Vox justifica su abstención a la amortización de 32 millones en que es necesario pagar a los proveedores del Ayuntamiento de València, aunque promete mantener una actitud "vigilante" para que cumpla los compromisos, como ha advertido su concejal Vicente Montañez.

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email