GRUPO PLAZA

rebaja las previsiones de crecimiento de la economía nipona

El Banco de Japón no mueve ficha y mantiene sin cambios su política monetaria

18/01/2023 - 

MADRID (EP). El Banco de Japón (BoJ) ha decidido mantener sin cambios su política monetaria y de estímulo, después de haber revisado a la baja sus proyecciones de crecimiento para los próximos años, a pesar de las expectativas del consenso de analistas que apuntaban a nuevas señales de giro en la posición del instituto emisor nipón. De esta manera, la entidad presidida por Haruhiko Kuroda ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés del país en el -0,1%, la misma tasa que lleva manteniendo desde enero de 2016, cuando se adentró en terreno negativo por primera vez en su historia.

Asimismo, continuará aplicando su política de control de la curva de rendimientos de la deuda pública permitiendo que la rentabilidad del bono de Japón a 10 años fluctúe en un rango de alrededor de +/- 0,5 puntos porcentuales respecto del nivel objetivo, mientras que continuará con sus compras de bonos soberanos a gran escala. En su reunión del pasado diciembre, el Banco de Japón sorprendió a los mercados al ampliar el rango de fluctuación aceptado para la cotización del bono japonés a diez años en su estrategia de control de la curva de rendimientos.

Entonces, la institución anunció un ajuste en la banda de fluctuación aceptada en la cotización del bono japonés a diez años desde alrededor de +/-0,25 puntos porcentuales hasta los actuales +/-0,5 puntos porcentuales. La entidad subrayó que continuará con su política de flexibilización monetaria cuantitativa y cualitativa (QQE) con control de la curva de rendimiento, con el objetivo de alcanzar la meta de estabilidad de precios del 2%, siempre que sea necesario para mantener esa meta de manera estable.

Por otro lado, el Banco de Japón ha presentado sus nuevas proyecciones macroeconómicas para el país, expresando su confianza en que la actividad se recupere hacia la mitad del período de previsiones ante el menor impacto relacionado con la pandemia de Covid-19 y la disminución de las restricciones del lado de la oferta, aunque espera que esté bajo presión a la baja derivada de los altos precios de las materias primas y la desaceleración en las economías internacionales. De este modo, las tasas de crecimiento proyectadas para los años fiscales 2022 y 2023 son algo inferiores que en su anterior proyección del pasado octubre, principalmente debido al debilitamiento de la coyuntura internacional.


En el caso de la inflación, las tasas de aumento proyectadas se mantienen más o menos sin cambios para los ejercicios 2022 y 2023, mientras que para el año fiscal 2024 es algo más alta debido a una disminución de los efectos de las medidas aplicadas para aliviar el aumento del coste de la energía.

De este modo, el banco central nipón prevé que el PIB cierre el ejercicio fiscal 2022 con una expansión del 1,9%, frente al 2% previsto anteriormente, y que en 2023 aumente un 1,7%, frente al 1,9% previsto en octubre. De cara al ejercicio 2024, la entidad anticipa una expansión del 1,1%, frente al 1,5% esperado anteriormente.

Inflación

En el caso del IPC, el Banco de Japón espera que la tasa suba en el ejercicio 2022 un 3%, una décima más de lo previsto en octubre, para desacelerarse al 1,6% en 2023, en línea con su estimación previa, mientras que espera que los precios suban un 1,8% en el ejercicio 2024, dos décimas más de lo anticipado anteriormente.

En este sentido, Marcel Thieliant, analista senior para Japón de Capital Economics, comentó que, a pesar de mantener la configuración de sus políticas, "el aumento en sus pronósticos de inflación a medio plazo respalda la opinión de que el control de la curva de rendimiento se abandonará una vez que asuma (el cargo) un nuevo gobernador en abril".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme