GRUPO PLAZA

Declaración en el tribunal supremo

Barberá señala a Novo, Grau y García-Fuster en el caso de la financiación irregular

Foto: EFE/Emilio Naranjo

La exalcaldesa declara que tanto Alfonso Grau como Alfonso Novo eran las personas encargadas de las cuentas del PP de Valencia junto a la cajera Mari Carmen García-Fuster. Novo responde

22/11/2016 - 

VALENCIA. El lunes 21 de noviembre de 2016 quedará para los anales de la historia valenciana. Este lunes, a las diez de la mañana la que ha sido la alcaldesa de España, una de las máximas dirigentes del PP de Valencia, la mismísima Rita Barberá, bajaba de un taxi, con cara de circunstancias, para declarar como imputada. Ella, que ha gobernado la tercera ciudad de España con mano de hierro durante 24 años tuvo que hacer el ‘paseíllo’ delante de los medios. Ni "hola" dijo al llegar. Y un escueto "buenos días" pronunció al salir, en los pasillos del Supremo.

Vestida de rojo alcaldesa de pies a cabeza, con abrigo negro y bolso de Loewe, Barberá bajaba de un taxi acompañada por su letrado y su sobrina, hija de su hermana Asunción y del abogado José María Corbín, la también abogada Rita Corbín. Este hecho llamo la atención de los presentes ya que la sobrina de la senadora ayuda a su padre en la defensa de la cajera del PP Mari Carmen García-Fuster y ésta no salió precisamente bien parada de la declaración. El conflicto de intereses está servido.

Barberá acudía voluntariamente a declarar  ante el Tribunal Supremo como investigada por un delito de blanqueo de capitales. Según  el sumario instruido en Valencia y remitido al Alto Tribunal por la condición de aforada de la actual senadora, Barberá entregó 1.000 euros como donación al PP de Valencia y se investiga si después le habrían sido devueltos en dos billetes de 500. Es lo que se conoce como pitufeo, es decir, blanqueo de dinero negro en pequeñas cantidades, por el que están imputadas en Valencia 47 personas del exequipo de Barberá.

La senadora negó de plano haber cometido ningún delito, pero con su declaración ha puesto en el filo de la navaja a su exvicealcalde Alfonso Grau, a su sucesor en el consistorio Alfonso Novo y a su íntima amiga y ex secretaria general del partido en Valencia Mari Carmen García-Fuster. A los tres los hace participes de ser las personas con acceso a las cuentas opacas.

Valencia Plaza habló después de la declaración de Barberá con Alfonso Novo. El sucesor de Barberá aseguró no entender las declaraciones hechas por su predecesora ya que, afirmó: "Yo tuve acceso cuentas del PP de la ciudad de Valencia a finales de marzo, cuando las donaciones ya se habían realizado". Novo explicó a este periódico que no entiende nada de lo sucedido este lunes en Madrid, pero que él, como ya explicó ante el magistrado instructor del caso Taula, no sabe nada de las cuentas del PP de Valencia.

"No hubo financiación irregular"

Pero no sólo Alfonso Novo salió ‘trasquilado’ de la declaración de Rita Barberá. La cajera del PP y mano derecha en el plano económico, no salió muy bien parada tampoco. En su declaración, la senadora afirma que la exresponsable de las finanzas del PP de Valencia, a la sazón su íntima amiga, "no le comunicó ni le dio cuenta de las aportaciones" (presuntamente ilegales). No obstante, Barberá se mantuvo en todo momento en que "no hubo financiación irregular dentro de su partido".

Barberá reconoció que la decisión de pedir 1.000 euros para financiar al partido se tomó en el comité de campaña del PP de Valencia, pero al mismo tiempo se desvinculó de ello diciendo que "no estaba presente en la reunión y que no recuerda quién le pidió la aportación". Pese a estar falta de memoria, y no saber nada más allá de que a ella le solicitaron la aportación, la senadora sí afirmó contundentemente que "no se amenazó a nadie".

Rectificación

Una de las explicaciones que llamó la atención de los presentes fue la rectificación de las mentiras del primer escrito que Barberá presentó ante el juez de Taula. En aquel escrito, la senadora afirmaba que los cuatro asesores que se habían negado a cometer el blanqueo pertenecían a Alfonso Grau y que lo hacían como venganza por irse a la calle.

En esta ocasión, Barberá tuvo que reconocer que una de las asesoras lo era de ella, que sólo trabajaba para ella, y que otra también dependía de ella, pero que estaba cedida a Grau.

Con respecto a por qué estos asesores no pagaron, esta vez no fue tan contundente y simplemente dijo que estaban asustados por las encuestas electorales, que apuntaban a que se irían al paro por la caída de votos y concejales del PP.

Fuentes conocedoras de la investigación del pitufeo en Valencia informaron a Valencia Plaza de que, tras conocer los detalles de la declaración, obviamente la transcripción de la misma será solicitada por los investigadores en la capital del Turia, ya que lo declarado por Barberá choca con lo dicho en sede judicial por Grau o Novo. De hecho, las mismas fuentes afirman que no tardarán en volver a llamar a declarar a los Alfonsos.

Protesta valenciana en Madrid

Justo tras la llegada de la senadora a declarar, un grupo de tan solo seis personas pertenecientes al 15M de Valencia hacían acto de presencia en la puerta del Tribunal Supremo, portando una pancarta que decía: "El poble valencià contra la corrupció". Los agentes de la Policía Nacional se acercaron para ‘disolver’ la concentración de seis personas. 

Ellos, ya sin pancarta, esperaron a que Barberà saliera de declarar para, a gritos, despedirla mientras cogía un taxi. Barberá fue objeto de insultos a gritos, tales como "borracha", "corrupta", "vas a pagar aunque te escondas en el Senado", "no te escondas que lo vas a pagar todo".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email