GRUPO PLAZA

conversaciones cultur plaza

Barbiturikills, Hope y Xèlon al aparato: radiografía del arte urbano en la 'València XLF'

25/07/2018 - 

VALÈNCIA. Cuesta creer, en la València en la que estos días se borra y censura murales, que sea cuna de uno de los colectivos clave por lo que respecta a la historia reciente del arte urbano. Por suerte, también está la ‘València XLF’. Hace más de una década que los miembros del colectivo suman fuerzas en las calles de la ciudad (y más allá de ella), configurando una crew un tanto atípica, pues lleva por bandera ser la suma de distintos estilos, sin un líder definido. Aunque años después, y con todo lo que ha llovido, se pueda analizar tanto su impacto como los ‘techos de cristal’ que han roto con respecto al arte urbano, lo cierto es que su nacimiento no tiene nada que ver con estos ambiciosos objetivos. Un grupo de amigos con ganas de pintar. Ni más ni menos. Este es el punto de partida de un XLF que se gestó desde la naturalidad y que, a la postre, es uno de los ejes que vertebran al arte urbano 'marca València'.

Reunimos a tres de sus miembros en la galería Sabotage, regentada por el también artista urbano Vinz, que la inauguró hace apenas unas semanas con una muestra dedicada al colectivo. Ubicada en el número 5 del Carrer de la Puríssima, a pocos metros de la contundente Rosita Amores sobre paella, llegan de manera escalonada y con un granizado de limón en la espera. Menos mal. Ellos son Barbiturikills, Xélon y Hope. Más de una década después de la creación del colectivo, hacen balance de las escena valenciana y de su acople en un sistema más organizado (desde su relación con la administración a los festivales). Conversan sobre libertad de expresión y las temidas etiquetas aunque, antes de todo, Vinz se apiada de los entrevistados y eleva un ventilador para hacer más agradable la charla. Comenzamos.     

Capítulo 1.  ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

-Xélon: No sé si es mejor o peor. Igual hubo una temporada hace años en la que había más entusiasmo. Quizá ahora está volviendo el movimiento: hay más proyectos, las instituciones trabajan esta parte, se valora más...
-Barbiturikills: Antes no esperabas que el Ayuntamiento te encargara algo, como lo de [el mercado] Rojas Clemente o los autobuses. Va evolucionando. A lo mejor ha perdido un poco de frescura el grafiti.
-Hope: Para mí ha perdido la esencia, ha ido a peor realmente. Mucha gente lo ha tomado como una trayectoria y se ha perdido la esencia de pintar en la calle. Creo que se ha 'festivalizado' todo. Al final todo el rollo de la 'democratización' de la calle entra dentro del control y eso hace que se pierda el sentido del arte urbano.
-Barbiturikills: A nivel general se ha normalizado y entonces ha perdido esa esencia transgresora que tenía. El grafiti en origen es subversión, es ilegal.
-Hope: Pasa en todo. Llegó un momento en que el rock se absorbió socialmente y perdió la esencia, el punk, el rap...
-Barbiturikills: ¡El capitalismo! [ríe]
-Hope: Es el ciclo que tienen las cosas. Antes se salía a la calle para pintar por pintar y ahora por la fama.
-Xélon:Con las redes y los 'likes'… Antes pintar era una necesidad, una forma de expresión, ahora está más viciado.
-Hope: Está todo más condicionado.

Foto: ESTRELLA JOVER.
-Xélon: XLF fue fruto de la ilusión, de la amistad.
-Hope: Teníamos muchas ganas todos.
-Xélon: No teníamos ningún tipo de meta. Lo mejor que tenía XLF es que nos sabíamos mezclar entre nosotros, conseguíamos hacer algo nuevo. Eso nos diferenciaba de otros posibles grupos.
-Hope: Fueron saliendo oportunidades y nosotros las aprovechamos, fuimos abriendo campos. En nuestro grupo además éramos todos bastante buenos. En otros había un cabeza al que todos seguían, sacaban un estilo parecido. Nosotros teníamos una línea cada uno que hemos mantenido.
-Xélon: Como colectivo, [abrimos campos] cuando pintamos el antiguo mercado de Mossén Sorell, a través de las instituciones. Eso no había pasado antes.
-Hope: En el centro solo había pocas piezas y empezamos a machacar un montón, recuerdo empezar muchas paredes que estaban sin pintar, muros que ahora es normal ver pintados. Yo he vivido de pintar persianas y la gente lo ve como algo surrealista.

Capítulo 2. Museos y etiquetas.

-Barbiturikills: Cuando yo estudiaba el departamento de pintura mural no hablaba del grafiti, y ahora sí […] Con lo que está pasando en València en este ámbito, ya era hora de que el IVAM, como centro de arte moderno, lo reflejara... Hemos tenido unos años de oscuridad en este ciudad. Estuve en el museo de Colonia y tienen un Joseph Beuys al lado de un artista local que no conoces pero te lo presentan, aprendes. El arte contemporáneo tiene que estar vivo. Que el IVAM haya hecho ahora el mural de Escif... vamos a ver la peña que está currando aquí tantos años.
-Hope: Si hay que hacer un reflejo de arte contemporáneo lo que más llama la atención es la calle.
-Barbiturikills: Y València es un referente.
-Xélon: Si haces la falla del Ayuntamiento ya tienes una exposición en el Centro del Carmen, ¿no?


-Barbiturikills: Ahora es mucho más atractiva la oferta.
-Xélon: Y no hay nada más contemporáneo que lo que está en la calle ahora mismo. Tendría que haber una sala con todo eso. Vas a una feria de arte contemporáneo y es Tàpies. Tàpies está muerto, colega.
-Barbiturikills: Necesitamos un nuevo nombre. En el arte moderno la palabra quedó antigua y con el contemporáneo ha pasado lo mismo. Estuve en París y lo pensé: vas a Pompidou y debería ser el Prado. Picasso, Matisse... Después llegas a lo de Escif [en el Palacio de Tokyo] y ves lo que se está haciendo ahora.
-Xélon: Hace falta una palabra, pero sobre todo alguien que potencie eso.
-Hope: Sería interesante [un museo de arte urbano], aunque en el momento en el que lo haces le quitas el sentido al arte urbano en la calle, ¿para qué hacerlo si está en la calle?
-Xélon: Sería mostrar la obra en papel, por ejemplo, de artistas de calle. Se puede gestionar a otros niveles, que ese museo no sea cerrado, que sean varios muros.
-Barbiturikills: ¿Hasta que punto la ciudad está convertida ya en un museo?
-Hope: El arte urbano tiene que estar en la urbe, esparcido. Puede haber un artista urbano en papel que haga una exposición, pero no es 'urbano'.
-Xélon: El problema son las etiquetas. Cuando llamas arte urbano a un estilo que se hace en la calle y lo metes en un museo. Hay un problema semántico.
-Barbiturikills: Igual, como en todo, hay que cambiar el lenguaje.
-Xélon: Nosotros empezamos a pintar y era grafiti, street art, post-grafiti...
-Barbiturikills: ¿Qué es el post-grafiti?
-Xélon: Lo que haces tú. Grafiti para mí son letras y poco más, tiene poco que ver con el arte urbano o con el muralismo.
-Hope: Si no hubiese tenido éxito el grafiti... El rollo es la acción.
-Xélon: Pero no tiene nada que ver con el arte urbano.
-Hope: Eso es que tú no lo consideras arte, pero si vas a una exposición a París de JonOne, son todo firmas goteadas. Ahí es arte y vale una pasta.
-Xélon:Precisamente los que hacen letras están en contra de que se llame arte urbano, hablan de grafiti.
-Barbiturikills: Yo creo que arte urbano engloba todo lo que está en la calle.
-Hope: Para mi el graffiti es la acción en sí, no el resultado del dibujo.
-Xélon: ¿Ves que lío tenemos? [ríe]

Barbiturikills. Foto: ESTRELLA JOVER.

Capítulo 3. Festivales

-Xélon: Hemos organizado durante muchos años el 'Mislata Representan', que empezó siendo una cosa y ha ido cambiando, también cosas en Torreblanca (CITRIC), en Fanzara... Me gusta esa parte de gestor cultural. Es verdad que la gran mayoría de festivales no aportan nada nuevo. Nosotros por ejemplo, en Torreblanca queríamos recuperar esa parte que se ha perdido, la de pintar juntos, experimentar. Antes en seguida te juntabas con alguien y salía algo nuevo. Tratábamos de generar colaboraciones, que pintasen juntos y arriesgaran, que salieran de la zona de confort.
-Barbiturikills: Los murales grandes en los que he participado yo ha sido con el colectivo XLF. En Intramurs nos presenté para que nos dieran una fachada, [un festival] sirve para tener un muro grandote en el barrio, que no es fácil. Eso es lo que te da.
-Hope: Yo creo que a veces devalúan el trabajo del pintor mural porque acabas aceptando ir a pintar fachadas súper grandes por menos de lo que valen.
-Barbiturikills: Hay festivales que ponen mucha ilusión y, luego, también ves a cada cantamañanas que dices: madre mía.
-Xélon: Tiran mucho del buen rollo del artista para que no les cueste dinero pero luego se lo gastan en otra cosa. Hay mucho dinero en movimiento en los festivales, pero no tanto que repercuta en el artista.
-Barbiturikills: ¿Te acuerdas del chavalín ese que se gastó la pasta en el equipo de música y nos puso a dormir en casa de sus padres?
-Hope: Eso son infrafestivales.
-Barbiturikills: Nos lo pasamos muy bien.

Foto: ESTRELLA JOVER.

Capítulo 4. Libertad.

-Barbiturikills: Flipo un poco, no tanto con el grafiti, en general. La música a la que estábamos acostumbrados en los años 80..
-Xélon: Que te cagabas en todo.
-Barbiturikills: Y lo podías cantar. Ahora estamos es una situación muy retrograda. No me gusta nada.
-Xélon: Da miedo, porque se está permitiendo. Lo de Elías [Taño] no deja de ser un reflejo de la actitud, del pensamiento, de cierto sector.
-Barbiturikills: Tengo entendido que el mural de La Punta lo borraron los vecinos, salía Rita y Camps.
-Xélon: Se tiene la piel más fina en general.
-Barbiturikills: Lo que veo es que la situación está así para todo: para el grafiti, la música...
-Xélon: Cuando pinto en la calle o en un festival siempre intento hacer algo que contribuya o que tenga un mensaje, que no sea solo hacer un dibujo bonito. Quiero comunicar. A veces tiene más crítica, otras menos.
-Hope: Si no es crítica de una manera, es de otra. De actualidad, conceptual... [aunque] no me planteo que sea por apretar las tuercas.
-Barbiturikills: El humor es una herramienta muy importante también.
-Xélon: Si no te puedes burlar de los políticos, de los impuestos...

Epílogo.

-Barbiturikills: ¿Que quién nos interesa ahora?
-Xélon: Justo estamos en una galería, Sabotage, que apuesta por esta nueva escena.
-Hope: Lo que más me gusta últimamente es Disenylexya.
-Barbiturikills: A mi también, justo te lo iba a decir. Y quedó muy bien el concurso de comedores valientes de picante del año pasado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme