X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'Teste Grottesche'

Belles Arts expone una serie de grabados basados en las cabezas grotescas de Da Vinci

28/11/2019 - 

VALÈNCIA (EP). El Museo de Bellas Artes de València busca el "atractivo de la fealdad" en Teste Grottesche, una exposición que saca a la luz una serie de grabados de los siglos XVI y XVII, en su mayoría inéditos, realizados por uno de lo artistas más brillantes de la época, Wenzel Hollar, y basados en los dibujos de cabezas grotescas esbozados por Leonardo Da Vinci. La muestra, que podrá visitarse hasta el 1 de marzo de 2020, invita a una reflexionar sobre los cánones de belleza establecidos y "el engaño de los sentidos", esto es, cómo "los valores morales y estéticos no necesariamente son correspondientes". Además, cuestiona el sentido de la originalidad de las imágenes en favor de la pervivencia de las obras en el tiempo a través de reproducciones.

Así han presentado la muestra este jueves el director del Museo de Bellas Artes de València, Carlos Reyero, la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, y el comisario de la exposición Mariano Moret, que ha cedido para la ocasión parte de su colección personal, un conjunto de estampas únicas en España que se exponen ahora por primera vez. La colección de Mariano Moret se centra principalmente en grabado antiguo sobre metal del siglo XVI. Empezó a formarla hace treinta años, ha recordado y aunque es privada, tiene vocación pública. Su principal propósito es difundir el grabado, una de las disciplinas menos conocidas del arte y "con menos tradición en España", ha apuntado, haciendo accesibles unas obras que, debido a su excepcionalidad y a sus estrictas medidas de conservación, rara vez se exhiben en público.

Teste Grottesche se compone por una veintena de obras, la mayoría de Wenzel Hollar, uno de los dibujantes y grabadores más brillantes del siglo XVII, que copió sus cabezas grotescas directamente de los dibujos esbozados por la mano de Leonardo da Vinci. El artista florentino se interesó por la fealdad y las deformidades faciales porque sostenía que las anomalías físicas son referencias necesarias para comprender los fundamentos de la belleza, la proporción y la perfección, ha explicado Moret. Por ello, las cabezas grotescas son copiadas por sus discípulos con una finalidad didáctica. En sus dibujos, Da Vinci retrataba rostros de personas con malformaciones congénitas o que reflejaban el efecto del paso del tiempo y los estragos de la vejez.

Entre los aguafuertes de Wenzel Hollar basados en bocetos de Da Vinci que se muestran está 'Busto de anciano con gorra de perfil', 'Pareja de cabezas grotescas femenina y masculina' o 'Cabeza de anciano de perfil', entre otros. Algunos de estos grabados es exhiben junto a una reproducción digital del original para que el visitante pueda compararlos, otros son "el único testimonio" que queda de los dibujos de Da Vinci hoy perdidos, ha apuntado el comisario. Además, se pueden ver grabados basados en piezas originales que hoy en día pertenecen a la colección de la realeza británica y que se guardan en el Palacio de Windsor.

Otros de los artistas de la exposición es Daniel Hopfer con 'La danza morisca' y 'Cabezas grotescas de animales', y Sebald Beham con 'Pareja de bufones'. El Museo de Bellas Artes de València aporta cinco piezas a la exposición: 'Tríptico de los Improperios' del Bosco y 'Las postrimerías: el Alma en el Limbo, el Alma en el Purgatorio, el Alma condenada y el Alma bienaventurada', pequeñas esculturas de cera de Giovanni Bernardino Azzolino. Se completa la muestra con libros sobre las técnicas pictóricas entre el que se encuentra un tratado de pintura del propio da Vinci 'Trattato della pittura di Leonardo da Vinci' (1651) perteneciente a la Biblioteca Histórica de Santa Cruz de la Universidad de Valladolid.

El director del Museo de Bellas Artes de València, Carlos Reyero, se ha mostrado muy contento de poder presentar esta exposición, la primera desde que se puso al frente de este espacio cultural, ha subrayado. Reyero ha incidido en el aspecto inquietante de la deformidad física para defender que "los museos deben reflexionar" sobre la deformidad, dado que estos recintos habitualmente suelen concebirse como espacios para la belleza y "se tiende a asociarla con la bondad" y "ese es uno de los grandes engaños de nuestro mundo, que está constantemente persuadiendo de que lo bueno es aquello que es agradable", ha asegurado.

Además ha señalado que "las imágenes no solo tienen un sentido estable y único, sino que viajan en el tiempo y el espacio "gracias a las reproducciones", como en el caso de esta muestra, ha apuntado. Por su parte, Mariano Moret ha señalado que "la exposición es una oportunidad excepcional para contemplar y conocer unas obras nunca antes expuestas en España y profundizar en el conocimiento de otras que sí se conocían, pero que ahora se presentan tras ser estudiadas desde nuevos parámetros". Finalmente, Carmen Amoraga ha resaltado que esta exposición es "un pequeño homenaje a Leonardo da Vinci" en este año que se celebra el quinientos aniversario de su muerte y ha destacado "la singularidad de la muestra que nos cuestiona los cánones de belleza y sus límites".

Noticias relacionadas

HASTA MAYO DE 2020

El Museu de Belles Arts te quiere contar su colección

Por  - 

El acceso es libre hasta completar el aforo del salón de actos, las invitaciones se podrán retirar el mismo día de cada sesión a partir de las 16.30 horas en el mostrador de entrada del museo, donde se entregará una invitación por persona

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email