GRUPO PLAZA

opinión

¿Qué hay detrás del Bitcoin: innovación tecnológica o simples expectativas?

La gran subida ha sido impulsada en los últimos meses principalmente por su creciente aceptación por parte de las grandes empresas

6/07/2021 - 

MADRID. Las disrupciones suelen comenzar con una idea innovadora. En 2008, Satoshi Nakamoto propuso un sistema de pago electrónico descentralizado. Nakamoto diseñó una red entre pares que almacenaría las transacciones entre los participantes en una base de datos pública distribuida y las resumiría en bloques de datos. La cadena de transacciones se denomina 'blockchain' y es operada por un gran número de participantes que utilizan software de código abierto y nodos de red descentralizados.

Los llamados 'mineros' verifican las transacciones, las agrupan en bloques de transacciones y las cifran mediante un código llamado 'hash'. Este proceso se denomina "prueba de trabajo" y consume una gran cantidad de potencia de cálculo y, por tanto, de energía. Los mineros son compensados por su trabajo con bitcoins. El número de bitcoins está limitado a 21 millones. Actualmente hay unos 19,1 millones en circulación. Se espera que el último bitcoin se extraiga en 2140. Si se multiplica el número de bitcoins en circulación por el valor máximo del bitcoin (alcanzado el 15 de abril de 2021), 63.410 dólares, se obtienen activos de bitcoin por valor de 1,2 billones de dólares.

Según los economistas, una burbuja especulativa se produce cuando los precios de los activos se han desviado de sus fundamentales. Y, de hecho, el gráfico del precio del bitcoin recuerda a la crisis de los tulipanes del siglo XVII, con su precio disparado desde menos de 10 céntimos en julio de 2010 hasta más de 60.000 dólares. La bitcoin-manía se está extendiendo muy rápidamente, sobre todo entre la gente joven y cosmopolita, impulsada por sus promesas de riqueza, progreso tecnológico e independencia de los burócratas.

Creciente aceptación de las grandes empresas

A diferencia de las acciones, los bonos y los bienes inmuebles, el bitcoin no posee un valor por sí mismo. Los inversores en acciones poseen una parte de una empresa, cuyo valor depende de sus flujos de caja previstos. El valor del bitcoin no puede determinarse mediante ningún modelo de valoración estándar. Las subidas de precios se basan únicamente en la esperanza de que se limite el número de bitcoins y que cada vez más compradores hagan subir el precio.

La gran subida de precios del bitcoin ha sido impulsada en los últimos meses principalmente por su creciente aceptación por parte de las grandes empresas (véase el gráfico). Proveedores de servicios como PayPal permiten a los usuarios estadounidenses comerciar con bitcoin a través de su cuenta de PayPal. Larry Fink, director general de Blackrock, la mayor gestora de activos del mundo, cambió hace poco de opinión sobre el bitcoin y ahora cree que podría convertirse en una "gran clase de activo". En febrero de 2021, el director de Tesla, Elon Musk, hizo que el precio se disparara con su anuncio de que Tesla había comprado 1.500 millones de dólares en bitcoin y que ahora aceptaría el bitcoin como medio de pago. En mayo de 2021, Musk anunció que Tesla dejaría de hacerlo, alegando que la minería consume demasiada energía y que para generar esa energía se suele utilizar carbón, en lugar de fuentes renovables


El hecho de que la minería de bitcoin sea una actividad que consume mucha energía y que las actividades mineras se localicen en su inmensa mayoría en China, país que consume mucho carbón, no es ninguna novedad. Investigadores de la Universidad de Cambridge publican el 'Índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin"' Según sus cálculos, la minería de bitcoins utiliza más de 133 teravatios-hora al año de energía. Eso es más que la energía consumida individualmente cada año por Suecia, Ucrania, Noruega y Argentina.

Esto plantea la cuestión de qué beneficios sociales ofrece el bitcoin. El bitcoin se denomina criptomoneda. Según los economistas, las monedas viables deben tener algunas características claramente definidas. Estas son: un medio de pago, una medida de valor y un depósito de valor. Cualquier moneda que duplique o reduzca a la mitad su valor en pocas semanas fracasa como medio de pago eficiente, medida de valor o depósito de valor. Bitcoin es demasiado volátil para estos usos (véase el gráfico 2).

Escepticismo

Muchos dirigentes son escépticos. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, por ejemplo, lo calificó de "activo altamente especulativo, que ha llevado a cabo algunos negocios de dudosa procedencia y algunas actividades de blanqueo de dinero bastante curiosas y totalmente reprobables". Recientemente, el Banco Mundial se negó a apoyar el plan de El Salvador de introducir el bitcoin como moneda de curso legal, alegando problemas medioambientales y falta de transparencia. El director del Banco de Pagos Internacionales (BPI), Agustín Carstens, fue aún más directo en una entrevista con el semanario alemán Der Spiegel: "El bitcoin sólo sirve para dos cosas: la especulación y el pago de rescates".

Blockchain es una tecnología innovadora y disruptiva, pero, debido a las preocupaciones medioambientales, su uso no puede recomendarse actualmente. Eso deja al bitcoin como un vehículo para la especulación. Quienes disfrutan de la enorme volatilidad de los tipos de cambio y pueden ignorar los problemas de sostenibilidad pueden querer comprar bitcoin. Pero debido a su alta volatilidad, el bitcoin no es ciertamente adecuado para la inversión a largo plazo de los inversores con aversión al riesgo.

Jan Viebig es CIO de Private Wealth Management y Laurent Denize Global Co-CIO Oddo BHF

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email