X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

convenio de colaboración

Bombas Gens se ‘hermana’ con el Museo Reina Sofía

El centro de arte valenciano firmará un convenio de colaboración con el museo dirigido por Manuel Borja-Villel, a pocas semanas de que acoja la exposición de Anna-Eva Bergman

27/02/2020 - 

VALÈNCIA. Bombas Gens tiene un nuevo destino. Próxima parada: Madrid. El centro valenciano firmará próximamente un convenio de colaboración con el Museo Reina Sofía, en lo que supone el espaldarazo definitivo para el joven centro expositivo, que abrió sus puertas en verano de 2017. El museo nacional colaborará así con la Fundació Per Amor a l’Art, una relación que se formalizará con un convenio marco en el que llevan meses trabajando, un escrito que tenderá un puente entre ambas instituciones y allanará el camino para el desarrollo de proyectos conjuntos. “Supone un gran apoyo para nosotros, un reconocimiento al trabajo que venimos desarrollando poco tiempo pero con un gran nivel de calidad, algo que nos hace sentir muy orgullosos. Somos pequeños pero nuestra idea es ofrecer algo singular. Esto [el convenio] viene a darnos un apoyo en ese camino que estamos trazando”, explica a este diario Susana Lloret, vicepresidenta de la Fundació per Amor a l'Art.

El origen de este acuerdo tiene un origen claro: la exposición de Anna-Eva Bergman. Fue en 2018 cuando el centro inauguró De norte a sur, ritmos, una muestra con la que reivindicaban la trayectoria de la artista sueca, proyecto que también se encaja en una línea de trabajo que quiere poner el foco en algunas de las creadoras ‘invisibles’. “Es una artista muy especial con poco reconocimiento en España”, recalca Lloret. El proyecto resultó en éxito, algo que no escapó a la vista de Manuel Borja-Villel, director del Reina Sofía, que llevará la muestra el próximo mes de mayo al Palacio de Velázquez, un viaje que supone el aterrizaje por todo lo alto de Bombas Gens en la capital. “Nos da mucha satisfacción que esta exposición viaje de esta manera. Valida el trabajo de investigación y comisariado de todo el equipo […] Quisiéramos también ser capaces de dar a conocer a otras artistas con las que tenemos una relación parecida, como Irma Blank o Barbara Kasten, mujeres de un nivel muy alto pero desconocidas para muchos”, explica la vicepresidenta de la fundación.  

La exposición de Anna-Eva Bergman, cuya obra está profundamente marcada por su estancia en Menorca y Almería, es el punto de partida de un convenio que unirá los destinos del principal museo de arte contemporáneo del país y el centro valenciano. Pero esto es solo el principio. “En un momento como en el que estamos, es necesario aunar esfuerzos para sumar conocimiento”, explica Nuria Enguita, directora de Bombas Gens, quien destaca la formalización del acuerdo como un “gran reconocimiento” a un centro “nuevo”, un convenio que, además, también pone en valor el savoir-faire de la escena cultural valenciana. “Siempre tendemos a importar. En este caso es al revés […] Esto encaja dentro de nuestra política de compartir la colección”, explica. Esta no es la primera vez que Anna-Eva Bergman pisa el museo nacional, pues se expuso obra suya en la muestra París pese a todo, hace apenas dos años, mientras que la fundación también facilitó obra al museo para la exposición D’après, de Miguel Ángel Campano. La conexión es en la práctica pero, también, en la filosofía del centro, una forma de trabajar "desde la colección" que alaba Enguita.

 Foto: EVA MÁÑEZ

El propio director explicaba el pasado año a Culturplaza, tras la firma de un convenio similar con el IVAM, esta filosofía. “Lo que hemos intentado demostrar en el Reina Sofía estos años, con una programación donde no siempre todos los nombres son conocidos, es que se entienda que la sociedad son múltiples minorías, que hay un proceso de aprendizaje. Una programación que no hace concesiones a los nombres puede ser atractiva”. Si bien la exposición de Bergman es el –vistoso- pistoletazo de salida del convenio, lo cierto es que no solo se centra en la itinerancia de muestras o el préstamo de piezas entre los distintos centros artísticos.

“Una de las cosas que han llamado la atención en el Reina Sofía ha sido la manera en la que nuestros mediadores trabajan […] No solo hablamos de préstamos de obra, que es una parte importante, sino movimiento de personas”, explica Susana Lloret. Efectivamente, la cuestión de las obras es una parte de un todo que quiere ir dibujando nuevas líneas de actuación conforme vaya madurando la relación entre los museos. De esta forma, se plantea el “movimiento de personas”, potenciar las estancias formativas y de investigación de los profesionales de ambas instituciones, con el fin de favorecer el intercambio de experiencias y conocimientos.  En este sentido, también se refleja la intención de desarrollar programas de interés mutuo que abran líneas de investigación y de conocimiento en materias relativas al arte contemporáneo, en sus diversas disciplinas y manifestaciones. La edición conjunta de publicaciones o la organización de congresos, seminarios, conferencias son otros de los pilares del convenio, que se firmará próximamente.

Quizá te interese

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email