GRUPO PLAZA

Bruselas advierte a los Estados que se preparen ante la incertidumbre si el Reino Unido se va sin acuerdo

10/12/2020 - 

VALÈNCIA. No debió haber ido muy bien la cena entre el primer ministro británico Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, celebrada el miércoles en Bruselas para acercar posturas ene torno a una salida ordenada del Reino Unido de la Unión Europea (UE). Al día siguiente, Bruselas daba un aviso a los Estados miembros de que estuvieran preparados con medidas de contingencia en caso de que la retirada del Reino Unido el próximo 31 de diciembre fuera a las bravas, ya que no había “garantías” de un acuerdo.

Ello significa que el 1 de enero, tras la resaca por la despedida de 2020, todo tipo de intercambio por tierra, mar y aire entre la isla británica y el continente se regularía por las normas de la Organización Internacional del Comercio, ralentizando todo tipo de traslado de personas y mercancías. Hay que destacar que, desde el verano de 2016, poco después de que se votara en referéndum la salida de la UE, el Reino Unido ha dedicado todos sus esfuerzos precisamente a la contingencia de un Brexit sin acuerdo, modificando todas sus leyes y comunicando a todos sus sectores productivos y a los ciudadanos los pasos a seguir en ese caso.

El anuncio de la Comisión ha sido, no obstante, prudente, al menos hasta el próximo domingo, fecha que se han dado como plazo Boris Johnson y Ursula von der Leyen, para llegar a un acuerdo de asociación para las futuras relaciones comerciales. La Comisión explica que, si bien seguirá haciendo todo lo posible para alcanzar un acuerdo mutuamente beneficioso con el Reino Unido, “ahora existe gran incertidumbre sobre si entrará en vigor un acuerdo el 1 de enero de 2021”. 

A continuación, la Comisión Europea ha presentado una serie de medidas de contingencia específicas que garantizan unas conexiones aéreas y por carretera básicas recíprocas entre la UE y el Reino Unido, así como la posibilidad de que los buques de ambas partes puedan acceder recíprocamente a la pesca en sus aguas respectivas.

Sin garantías

El objetivo de estas medidas es cubrir el período durante el cual no haya acuerdo. Si ningún acuerdo entrara en vigor, concluirían transcurrido un plazo determinado que podría ser de seis meses, pero que no se ha especificado oficialmente. La presidenta Von der Leyen ha reconocido que no hay garantías de que se llegue a una cuerdo. Y ha declarado al respecto que «las negociaciones siguen en curso. Sin embargo, puesto que el final de la transición está muy próximo, no hay garantías de que, si se alcanza un acuerdo, pueda entrar en vigor a tiempo. Es nuestra responsabilidad estar preparados».

La Comisión ha pedido reiteradamente a todas las partes interesadas de todos los sectores que se preparen para todos los escenarios posibles el 1 de enero de 2021. Si bien un escenario de salida sin acuerdo causará perturbaciones en muchos ámbitos, algunos sectores se verán afectados de forma desproporcionada debido a la falta de soluciones alternativas adecuadas. 

Las medidas de contingencia para paliar algunas de las graves perturbaciones que se producirán el 1 de enero, en caso de que no haya aún un acuerdo con el Reino Unido, pasan desde las conexiones aéreas hasta el transporte por carretera o la pesca. 

En concreto, respecto a las conexiones aéreas, se propone “garantizar la prestación de determinados servicios aéreos entre el Reino Unido y la UE durante seis meses, siempre que el Reino Unido garantice lo mismo”. También se garantiza que los diversos certificados de seguridad de los productos puedan seguir utilizándose en las aeronaves de la UE sin interrupción, “evitando así la inmovilización en tierra de las aeronaves de la UE”.

Michel Barnier, negociador de la UE. Foto: Stefan Rousseau / PA Wire / DpaCon reciprocidad

Una propuesta de Reglamento contempla las conexiones básicas tanto en lo que se refiere al transporte de mercancías por carretera como al transporte de pasajeros por carretera durante seis meses, de nuevo, “siempre que el Reino Unido garantice lo mismo a los transportistas europeos”.

Respecto a la pesca, que es uno de los puntos de desencuentro más importantes, se ha propuesto crear el marco jurídico adecuado hasta el 31 de diciembre de 2021 o hasta que se haya celebrado un acuerdo de pesca con el Reino Unido, si esta fecha es anterior, ·para el acceso recíproco continuado de los buques de la UE y del Reino Unido a las aguas de la otra parte”. A fin de garantizar la sostenibilidad de la pesca y habida cuenta de la importancia de ésta para el sustento económico de muchas comunidades, “es necesario facilitar los procedimientos de autorización de los buques pesqueros”, insiste la Comisión.

Y añade, en un mensaje nada tranquilizador, que “las perturbaciones se producirán con o sin acuerdo entre la UE y el Reino Unido sobre sus relaciones futuras”. Para la Comisiñon, “ésta es la consecuencia natural de la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión, y de dejar de participar en el mercado único y la unión aduanera de la UE”, sentencia con una especie de reproche hacia el Reino Unido y de aviso al resto de Estados miembros que puedan pensar en abandonar.

Cabe señalar, por último, que no fue hasta julio de este año que la UE se planteó una salida sin acuerdo futuro. Fue entonces cuando publicó una Comunicación con los preparativos para el final del período transitorio entre la Unión Europea y el Reino Unido”, preveyendo los cambios que se producirán en cualquier escenario. También publicó una lista de comprobación sobre la preparación ante el Brexit, para las empresas que trabajan con el Reino Unido.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email