X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El ministro Planas pide ayuda ante la amenaza arancelaria de Estados Unidos

Bruselas propone recortar los fondos de cohesión de los que se beneficia la Comunitat Valenciana

10/10/2019 - 

BRUSELAS. “No nos salen las cuentas”. El comisario de presupuestos de la Comisión Europea, Günther H. Oettinger, fue tan explícito que asustó durante la rueda de prensa en Bruselas cuando explicó que la propuesta de la Comisión Europea para el próximo presupuesto del Marco Financiero Plurianual incluye un recorte en los fondos de cohesión regional y en agricultura. 

Preguntado minutos después el ministro español de Agricultura, el valenciano Luis Planas, manifestó su asombro ya que salía de una reunión con los comisarios Paul Hogan y Cecilia Mälsmtrom, quienes le habían prometido mas fondos para la PAC (política común de agricultura).  Planas, además, intentó un compromiso de la Unión Europea para hacer frente común a las amenazas arancelarias de Estados Unidos contra productos agrícolas españoles como el aceite, la aceituna y el vino. “No es justo que nuestos productos agrícolas paguen las consecuencias de una guerra comercial entre Boeing y Airbus”, explicó.

A preguntas de este periódico, el ministro de agricultura obvió dar una respuesta al problema de la naranja sudafricana que ha arrasado con la comercialización de la naranja valenciana en Europa. “Son los consumidores los que deben presionar a los supermercados no comprando naranjas de fuera”, dicho, al tiempo que señalaba que el 80% de la naranja en la Unión era valenciana. 

El resultado de esta reunión no se compadece con lo que Oettinger explicó enérgicamente a los periodistas y que es fiel traducción de la Comunicación remitida al Consejo y al Parlamento para su consulta. La política agraria tradicional y el programa Erasmus Plus serán los que paguen la salida del Reino Unido de la Unión Europea. La falta de 84.000 millones de euros en los próximos cuatro años -12.000 para 2020-, que supondría la contribución neta británica se va a traducir en “recortes en agricultura y fondos de cohesión regional”, explicó.

La propuesta es de un recorte en el presupuesto del 1,3% del PNB, mientras que algunos Estados han propuesto un 1,0%. “No se pueden llevar a cabo las tareas del nuevo gobierno, no se pueden financiar los fondos para África, la inmigración o la defensa de nuestras fronteras, ni las digitalización... Y nuestro deber es ocuparnos del Brexit”, añadió el comisario de presupuestos. Según la Comunicación, “el nivel propuesto por la Comisión ya representa una reducción en comparación con la situación actual. Esta es una respuesta realista al impacto de la partida de un importante contribuyente al presupuesto de la UE, pero también proporciona un impulso de financiación esencial para prioridades nuevas y emergentes”.

Así, en la propuesta a los Estados, la Comisión explica que los recortes previstos son “en parte consecuencia de la retirada del Reino Unido de la UE y en parte impulsado por una inversión reforzada en prioridades comunes como investigación, digitalización, clima, migración, seguridad y defensa, así como la acción exterior de la Unión”. Y añade que “otros recortes significativos evitarían que la Unión cumpla con sus prioridades y tenga un impacto inmediato en el nivel de apoyo de la UE en las regiones y para los agricultores, estudiantes e investigadores de Europa. Se abriría una brecha seria en relación con la Agenda Estratégica acordada por el Consejo Europeo en junio de 2019”. 

El comisario explicó que tampoco se cumplen las reglas de solidaridad, ya que hay países como Bulgaria y Croacia que pagan más respecto a otros Estados en mejor posición económica. Por tanto, explicó que la Unión Europea debe desarrollar “nuevos recursos propios”, que no dependan de la aportación de los Estados miembros. 

En la Comunicación se dice claramente: “Hoy, la contribución que cada Estado miembro hace al presupuesto de la UE no refleja la solidaridad o la relativa prosperidad. La incorporación de reembolsos y correcciones a lo largo del tiempo ha dado como resultado un sistema opaco e injusto. Los Estados miembros que se benefician de las rebajas aportan una parte inferior de sus ingresos que los demás Estados miembros. Los Estados miembros más ricos pagan menos como porcentaje de su ingreso nacional bruto per cápita”.

Por lo tanto, la Comisión ha propuesto que los reembolsos se eliminen gradualmente durante un período de cinco años. “Es hora de que el Consejo Europeo acuerde un sistema más justo y transparente en el que se apliquen las mismas normas a todos”, añade.

Oettinger: “Necesitamos más ingresos”

De otra parte, Oettinger manifestó que los acuerdos internacionales con Japón, Canadá y otros países han implicado un menor ingreso en derechos arancelarios, por lo que “las nuevas prioridades no serán viables si no hay más recursos”. Además, la salida del Reino Unido requiere “un presupuesto estable”, con un 12% más sobre el presupuesto después de años de infrafinanciación. A ello se añade que “Francia y Alemania han dicho que no quieren ni un reverte más”, declaró el comisario. 

“Cuando oigo esto y luego quieren dar dinero para África, pienso que no saben las cuentas que se están haciendo desde Berlín”, dijo Oettinger sin morderse la lengua. El comisario fue especialmente duro con Alemania al añadir que “hay un país  que bloquea cualquier esfuerzo solidario en Europa cuando dice que no quiere que el dinero de los alemanes  vaya a parar a los derrochadores del sur”. Y se preguntó: ¿No estará convirtiéndose Alemania en el nuevo Reino Unido?”, que se dedicó a bloquear la Unión durante cuarenta años, al tiempo que defendía las políticas de cohesión regional. 

“Necesitamos más ingresos”, concluyó el comisario Oettinger, en una llamada desesperada para evitar los necesarios recortes para afrontar la inminente salida el Reino Unido sin acuerdo, es decir, sin pagar la factura pendiente que dejarán los británicos si no hay acuerdo y que los Estados miembros deberán pagar. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email