GRUPO PLAZA

análisis vp 

Camps ningunea la oposición de Catalá a Ribó

11/03/2022 - 

VALÈNCIA. El expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps tiene muy claro que quiere ser el próximo candidato del Partido Popular al Ayuntamiento de València, lo que a la postre le abriría una oportunidad para alzarse como alcalde en mayo de 2023. Así lo ha manifestado en diversas ocasiones y ratificaba este mismo jueves. De hecho, no guarda en secreto que se ha ofrecido directamente a la formación para ocupar el puesto de cabeza de lista. Algo que, por el momento, no le ha reportado los frutos deseados: el PP sigue apostando por la actual portavoz en el consistorio y síndica de les Corts, María José Catalá.

Sin embargo, lo que por el momento es una negativa frontal por parte del partido no impide a Camps actuar como una suerte de oposición "alternativa" en el Ayuntamiento de València. Y es que, aunque actualmente no ocupa ningún cargo oficial ni orgánico, el expresidente sigue haciendo "campaña" con asuntos de máxima actualidad en la ciudad. Sin ir más lejos, esta semana convocaba a los medios en el ya prescrito circuito de Fórmula 1 para dar su opinión sobre qué es lo que debería hacer el gobierno de Ribó para saldar la deuda de más de 42 millones que dejó su construcción.

Opinión que, como era de esperar, va en contra de todas las medidas que está gestionando ahora mismo el consistorio. Y es que, por la parte que le toca, Camps anunció que llevaría al Ayuntamiento ante la Fiscalía Anticorrupción en caso de que finalmente se perdone una parte de esta deuda a los propietarios de los suelos, quienes aceptaron pagar tan solo 32 millones del total. Esto es, las administraciones públicas tendrán que hacerse cargo de los otros 10 millones, cuando Camps afirmó por activa y por pasiva en 2007 que el Gran Premio "no costaría ni un euro" a los valencianos.

Pero mucho más que el fondo, lo que importan son las formas. Y es que, a la pregunta "¿No sería esta una información más propia del líder de la oposición -Catalá-?", el expresidente respondió: "Si el líder de la oposición no lo ha hecho no sé entonces por qué, pero en cualquier caso yo vengo como ciudadano de a pie. Como tengo esta información, tengo la obligación de compartirla". Sin embargo, resulta imposible desligar a Camps de su pasado institucional, a pesar de que durante muchos años se haya mantenido alejado de los cargos políticos. También resulta cuanto menos complicado desligar este movimiento de sus aspiraciones como cabeza de lista del Partido Popular en las próximas elecciones locales.

Y es que, tomarse la justicia por su mano y denunciar ante la Fiscalía Anticorrupción al Ayuntamiento de València podría ser visto, más allá de su implicación personal en la materia, como un movimiento estratégico en la explotación de un tema de máxima actualidad en la ciudad. Y también, en cierto modo, como un intento de marcar agenda sobre los asuntos que debería agitar el PP en su tarea como oposición. Sugerencias que, por ahora, no se sabe si han calado mucho en el grupo municipal, el cual ha declinado hacer declaraciones sobre la convocatoria solista de Camps. 

María José Catalá. Foto: KIKE TABERNER

Aun así, y a pesar de la llamada de atención a Catalá, el exdirigente mostró finalmente su apoyo "incondicional" a la que a día de hoy parece ser la candidata potencial del partido a ostentar la alcaldía. De esta manera, asumía las decisiones de la formación en cuanto a la confección de las listas, y ante la pregunta de si aceptaría ir de 'número 2', reiteraba que está "a total disposición del Partido Popular para lo que necesite". Aunque, eso sí, no dejaba escapar la oportunidad de matizar y ratificar que su máxima aspiración es ser candidato. 

En este sentido, hacía gala de su etapa como concejal en el Ayuntamiento, antes de dar el salto definitivo a la Generalitat Valenciana que acabaría presidiendo. También hacía incluso referencias a su vinculación emocional y social con la ciudad: "He nacido aquí, he crecido aquí, he estudiado aquí y he trabajado aquí. Estoy muy comprometido con la vida social y cultural de València, con todas sus tradiciones", esgrimía, como carta de presentación en su posible carrera hacia la vara de mando. Y también como posible nuevo guiño velado a Catalá, que es originaria de Torrent e incluso ostentó la alcaldía de este municipio. 

Descarta ser el candidato de Vox

Ante lo que actualmente parece una negativa por parte del Partido Popular, mucho se ha especulado con la posibilidad de que Camps quisiera dar su salto a la alcaldía de la mano de otro partido. Por ejemplo, Vox. Sin embargo, el expresidente negó en todo momento que pudiera darse esta posibilidad, y ratificaba su compromiso con el que siempre ha sido su partido: "Hace más de 40 años que me afilié a lo que entonces era Alianza Popular, luego Partido Popular, y siempre me he mantenido firme". 

En su pulso por la alcaldía, incluso tiene claro qué es lo que haría: volver a pensar en grande. En este sentido, manifestaba que él habría estado de acuerdo con traer de nuevo la America's Cup a València, sobre todo teniendo en cuenta que las infraestructuras "ya están hechas". Además, aludía que una gran ciudad como València necesita del caché que dan los grandes eventos para posicionarse y "caminar hacia el futuro". 

Así, añadía: "Si llego a la alcaldía desbloquearé la ciudad desde el primer día". Algo que pasa -según explicaba él mismo- por agitar su nutrida agenda de "contactos de primer nivel", a los que llamaría inmediatamente para convencerles de invertir otra vez en la ciudad. Además, sus aspiraciones de crecimiento para València llegarían hasta el punto de alcanzar el millón de habitantes, hito que considera esencial para consolidarla como una de las principales capitales de España y de Europa. 

Camps durante la convocatoria a los medios en el circuito

En esta salida a la luz pública, Camps también tiene valoraciones sobre los movimientos y la actividad política que se cuece dentro de su propio partido. Por ejemplo, se ha mostrado muy alineado con el que ahora mismo es el principal candidato para sustituir a Pablo Casado como presidente de la formación a nivel nacional, Alberto Núñez Feijóo. De hecho, manifestaba que en el anterior proceso de primarias avaló al presidente gallego, por considerarlo el "relevo lógico" de Mariano Rajoy. En este sentido, ve como todo un acierto su reciente paso adelante: "Ha llegado cuatro años después, pero seguro que es para bien". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme