X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

"Caos" en la reacción contra el fuego en Galicia: "Quisimos hacer más y no se nos permitió"

20/10/2017 - 

SANTIAGO DE COMPOSTELA (EP). Diversos colectivos han denunciado el "caos total" y la "descoordinación" que sufrió la gestión de las emergencias durante la ola de incendios que afectó a Galicia desde el pasado viernes hasta el lunes, con especial incidencia durante la jornada del domingo.

Así lo han asegurado, en rueda de prensa, representantes del servicio 112, que atiende a las llamadas por incidencias en la comunidad; miembros de los bomberos públicos y comarcales, de las brigadas contra incendios y de los agentes forestales.

En su comparecencia, han criticado que existe un "conglomerado precario y desorganizado" para dar respuesta a las emergencias, y han mostrado su "alianza" para dar "el ejemplo que no dan los políticos". "Nos unimos y vamos a buscar soluciones comunes", han proclamado.

La integrante del comité de empresa del 112 Susana Camba ha descrito una situación de "colapso" en la central, fundamentalmente durante la tarde-noche del domingo, y ha asegurado que "se veía venir" desde horas atrás.

Sin embargo, según ha criticado, "solo" siete personas estuvieron atendiendo "cientos, miles de llamadas" durante la mañana del domingo. Cuando llegó el refuerzo, ya por la tarde, el personal se incrementó hasta 14 trabajadores.

"Impotencia y rabia"

Otro de sus reproches se ha dirigido al hecho de que "no se habilitó una línea especial", como sí tiene el 061, para que los organismos encargados de actuar 'in situ' se pusiesen en contacto con los teleoperadores.

De esta forma, según ha advertido, el "caos" fue "total" e "inadmisible". De hecho, ha lamentado que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el vicepresidente, Alfonso Rueda, cuando se pronunciaron ante los medios de comunicación "recomendaron" a la ciudadanía contactar con el 112.

"Hasta para pedir información sobre el estado de las carreteras se llamó al 112", ha revelado, después de hacer referencia a la existencia de un número específico para llamadas sobre fuegos (el 085).

Así, ha confesado "impotencia y rabia", puesto que la plantilla del 112 sabía que el panorama era "muy grave" pero, en sus propias palabras: "Hicimos lo que pudimos".

"Se nos dijo que no hacíamos falta"

Por su parte, el bombero en el parque de Vigo y presidente de la Plataforma de Bomberos Públicos de Galicia, Miguel Ucles, ha ido más allá, al asegurar que fueron rechazados varios de sus ofrecimientos. "Quisimos hacer más y o no se nos permitió o se nos dijo que no hacía falta", ha aseverado.

Igualmente, Gustavo Tubío, representante de la plataforma de bomberos públicos de Galicia, ha ilustrado su "frustración" con casos concretos como el de una movilización que "nunca llegó" para ir a Ponte Caldelas, "donde ardían casas"; o compañeros de A Coruña que, según su relato, se ofrecieron por la mañana y no fue hasta la noche cuando les pidieron acudir a Oia, al sur de la provincia de Pontevedra.

Del mismo modo, se ha referido a escenas vividas en Santiago, Lugo y Ourense, donde hubo, ha afirmado, "autoorganización de los parques" por la "inacción" de la Axega, la agencia de gestión de emergencias de la Xunta.

Por todo ello, ha denunciado "falta de regulación" y "segregación del sector", que está conformado por un "conglomerado precario y desorganizado" que hace "difícil" una gestión "rápida y eficiente".

"Esperamos que esta ola de incendios sea un paso previo a esa necesaria regulación, y también de la recuperación del servicio de manos privadas para el sector público", ha subrayado, clamando por un servicio "homogéneo" en este ámbito.

Vecinos de Soutomaior colaboran en la extinción de un incendio. Foto: EFE

Baile de cifras

Miguel Ucles ha cifrado en unos 400 los profesionales que afrontaron los momentos más críticos de la oleada de fuegos: según sus números, 50 agentes forestales que subieron a 80 tras incorporarse 30 voluntarios; 40 brigadistas de Seaga en la provincia de Pontevedra (de 125 posibles); 120-125 bomberos públicos y 75 de gestión indirecta.

Preguntado por los más de 5.000 efectivos que, de acuerdo con el presidente gallego, estuvieron operativos en esas horas, ha respondido que "están mintiendo", y que "no vale sumar con todo", ya que los agentes del orden, por ejemplo, no están formados para apagar fuegos.

Del mismo modo ha sido objeto de críticas la UME (unidad militar de emergencias), al reprochar el representante de los brigadistas que "vienen para sacarse la foto y cuestan mucho dinero, pero actúan desde la carretera".

Ha sido el presidente del comité de Seaga en Pontevedra, Josafat Puente, el que ha señalado esta circunstancia, que ha contrapuesto con que los miembros de las cuadrillas, ya sean del personal propio de la Xunta como de la empresa pública para la que él trabaja, se meten a luchar contra incendios a veces "de 20 metros de alto".

De nuevo en materia comunicación, Ucles ha llamado la atención sobre que el 'WhatsApp' acabó siendo la "red" de los diferentes cuerpos de atención a las emergencias.

Sobre eso ha incidido el agente forestal Rafael Cudeiro, que ha reclamado "un mando único y un único canal de comunicación", porque, si no, "es un galimatías".

Múltiples causas o "trama"

Cudeiro, que lleva años investigando el origen de incendios forestales, ha apuntado que en estas fechas del año y por la zona por la que él se mueve (Ourense) suelen responder a quemas de ganaderos para generar pastos, pero también a "cuatro descerebrados y dos o tres cazadores".

En este contexto de múltiples causas y descartando la existencia de una "trama" incendiaria, ha indicado que los vientos "complicaron mucho" las tareas, al generar focos secundarios y frentes de hasta 10 kilómetros de longitud, como el de un incendio en Pazos de Borbén, que ha abogado por estudiar una vez se calmen las cosas.

Además, ha afirmado que este colectivo, compuesto por 540 agentes forestales, lleva "tiempo solicitando" su incorporación al protocolo de la atención de emergencias, incluso su "presencia física" en la sala. "Hasta el momento, la callada por respuesta", según ha censurado.

Cambios en el operativo

Ha advertido de que cada vez se dan más casos de incendios forestales en interfaz urbana, por lo que tanto él como otros brigadistas presentes en la convocatoria han urgido "formación", para que los bomberos sepan cómo actuar ante fuegos en el monte y para que los trabajadores contra incendios forestales aprendan a responder en escenarios urbanos.

Ha sido coincidente entre varios de los participantes también la demanda de un cambio de modelo, con más prevención y recuperación de un monte con diversidad de usos y especies.

El representante de Seaga ha exigido la dimisión del director xeral de Montes, Tomás Fernández-Couto, para que haya "un cambio" toda vez que bajo sus órdenes lleva la política forestal de la Xunta durante las últimas décadas.

La Xunta se defiende

La conselleira do Medio Rural, Ángeles Vázquez, ha defendido la gestión realizada por su departamento sobre el dispositivo de extinción durante la ola de incendios de esta semana y ha asegurado que "el personal nunca es suficiente en situaciones extremas".

Ángeles Vázquez se ha pronunciado de este modo al ser preguntada por las críticas realizadas este viernes por diversos colectivos encargados de la gestión de las emergencias en Galicia, que denunciaron un "caos total" y la "descoordinación" que sufrieron durante los fuegos que tuvieron especial incidencia en la jornada del domingo.

Dos caballos, a galope sobre la tierra calcinada.

Al respecto, aunque ha señalado que "cada uno es libre de decir lo que piense", ha recordado que, pese a que el verano fue "muy difícil" por la sequía, Galicia llegó al 30 de septiembre con un "44% menos de hectáreas quemadas". En esta línea, ha asegurado que, a partir de esta fecha, "por supuesto" que se tomaron las medidas necesarias.

Sobre los medios humanos, ha señalado que no hubo despidos sino "unos contratos que empiezan y acaban en un momento determinado". "Cuando nosotros tuvimos toda la información y hubo un decreto de sequía hidrológica y después meteorológica, y cuando después los partes de MeteoGalicia nos avanzaban unos vientos huracanados se decidió llamar a la gente que estaba de vacaciones para que se incorporara", ha apuntado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email