X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'Cronología de las bestias'

Carmen Machi en 47 frases

27/10/2018 - 

VALÈNCIA. Octubre de 2018. Decir Carmen Machi (Madrid, 1963) se ha convertido en sinónimo de lanzar una oda al mundo de la interpretación en general y del teatro en particular. No en vano, aunque la actriz ha cultivado con éxito tanto en el celuloide (La puerta abierta, El bar, Mi gran noche, La tribu...) como la televisión (7 vidas y Aída, serie que la catapultó a la fama más arrolladora), no esconde que su verdadera pasión se encuentra en el trabajo que desarrolla sobre las tablas. Es ante un patio de butacas donde alcanza la plenitud profesional, donde su organismo se colma de ficción (y de verdad).

Desde imponentes tragedias clásicas hasta comedias frívolas y descacharrantes: el talento de Machi devora con fruición cualquier texto que se le ponga por delante. Hasta el 4 de noviembre, la artista se encuentra en València representando su última obra, Cronología de las bestias, cuya dirección y autoría corre a cargo del argetino Lautaro Perotti. Un drama que se asoma a la oscuridad de una familia carcomida por una red de mentiras y engaños. En el contexto de su estancia a orillas del Mediterráneo, la intérprete de Los Mácbez, El mercader de Venecia o Antígona participó este viernes en un encuentro con el público. La conversación, conducida por Iolanda Muñoz, presidenta de la asociación de actores y actrices profesionales valencianos (AAPV), tuvo lugar en el hall del Teatro Principal. A continuación se recogen algunos fragmentos de esta charla sobre trabajo, .

Sobre Cronología de las bestias

"La mentira y la ocultación a veces es necesaria para sobrevivir".

"Uno solo sabe la mitad del otro, la otra mitad se oculta, y esto está bien. Está bien guardar cosas de nosotros mismos".  

Sobre Juicio a una zorra, soliloquio sobre Helena de Troya.

"Es la catarsis más heavy que yo he tenido en mi vida. El dolor es tan inmenso y tan profundo... Todas las mujeres tendrían que hacer ese monólogo".

"Es terrible llevar como mujer el cartel de adúltera, perra, puta, la que abandona a su hijo y se va con otro… Esa es la imagen que tiene todo el mundo de Helena de Troya. Y olvidamos que la violaron y comerciaron con ella siendo una niña. Ha sido eternamente castigada en la memoria de los humanos por haber huido con un hombre al que amaba".

"Se le da la voz a un personaje que siempre ha sido secundario".

"La historia hasta ahora la han escrito los hombres y ahora empiezan a escribirla las mujeres".

Sobre el teatro: 

"Mi estreno sobre las tablas fue con 16 años en Bodas de sangre y lo hice fatal, no lo podría haber hecho peor". 

"Me pongo muy nerviosa cuando voy a ver las obras de otros compañeros por si no les sale bien. Empatizo mucho".

"Me alegra mucho el renacer que está teniendo el teatro en València".

"Me enloquecen las tragedias grecolatinas porque son muy catárticas, muy potentes".

"Nunca ha pasado por mi cabeza dirigir una obra, me parece imposible".

"A mí me gusta llegar al ensayo con mi texto bien aprendido y muy dentro de mí para ir cogiendo lo que me dice el director y de ahí ir construyendo".

Foto: SERGIO PARRA 

"Hay directores que me da igual lo que me propongan, les voy a decir que sí seguro. Me gusta mucho trabajar con compañeros a los que admiro, porque vas a trabajar mejor seguro. Para mí es muy importante quién dirige a la hora de elegir un proyecto".

"El teatro es mi medio natural y creo que siempre lo va a ser.  Es donde encuentro más tranquilidad, es lo que más sencillo me resulta. También produce grandes descargas de adrenalina".

"La semana antes de estrenar, el director se vuelve loco, le entran las dudas sobre por dónde se está llevando el proyecto y eso hace que también los actores se sientan inseguros".

"El teatro para muchos es la forma de empezar en el mundo de la interpretación".

"No eres mejor actor porque seas actor de teatro. Hay intérpretes de cine excelsos que nunca harán teatro y no por eso son peores. También al revés: hay actores de teatro que en el audiovisual no llegan a conectar".

"El público es muy listo, pero a veces se venden las funciones de forma equivocada o confusa: la gente cree que va a ver una cosa y es otra".

Sobre el cine y la televisión:

"El cine y la televisión no tienen nada que ver, los tiempos son muy distintos, todo vas más rápido".

"El cine es arte y, en España, la televisión está empezando a ser arte ahora. Las nuevas plataformas están comenzado a hacer esa televisión más parecida al cine. Vamos 15 años por detrás de la televisión de Estados Unidos: allí ahora los grandes talentos están haciendo televisión".

"Yo casi no he hecho televisión al uso, sobre todo, he hecho sitcom".

"El actor que está acostumbrado a la televisión y se pone a hacer cine no entiende los tiempos, no comprende que haya que repetir tanto las tomas porque está acostumbrado a grabar capítulos de una hora en 15 días".

"El trabajo en cine es agotador, durante los días de rodaje solamente puedes dedicarte a la película, es lo único que haces".

 

"Es muy difícil levantar una película, es un puto milagro lograr que se estrene en las salas".

"En una sala de montaje, un drama puede convertirse en una comedia".

"Para mí, lo más difícil es hacer películas, porque tienes que estar pendiente de mil cosas. Crees que has hecho la toma de tu vida y hay que repetirla por cuestiones técnicas. Es muy complicado".

"A la hora de elegir proyectos cinematográficos, me gusta apostar por gente joven poco conocida. Hay un talento, una mirada nueva, una diversidad…Me encanta dejarme llevar por ellos, aprendes mucho, me fascina y me hace sentir tremendamente joven".

Sobre la profesión de actriz:

"Ser actor es una manera de vivir, una manera fantástica y preciosa. Tienes que tener muy claro el compromiso que adquieres con ella. Pero para mantenerte vivo, no siempre tienes que estar trabajando como actor. Somos afortunados de poder trabajar en ello, no hay fecha de caducidad, no pasa nada si tienes que dedicarte a otras para comer. No hay que desesperarse. Hay que disfrutar cada segundo cuando te sale un trabajo, no angustiarse porque se vaya a acabar".

"Yo vivo de hacer teatro y cine. He vivido de hacer televisión. Como de los tres medios y pretendo no lucirme en ninguno".

"Me cuesta mucho dar consejos a los actores jóvenes".

"Me resulta fácil memorizar, no tengo problemas para ello. La memoria es muy rara: si no entiendes lo que memorizas, no se queda sellado en el cerebro".

"Con la pobra La autora de las meninas me equivoqué en los tiempos: empecé a memorizar demasiado tarde y cuando empezaron los ensayos no me lo sabía bien. No llegué. Y así no se puede trabajar bien".

"Los autores vivos son muy pesados, te dan un texto y mientras te lo estás memorizando te lo quieren cambiar".

"Justo cinco minutos antes de salir a presentar los Goya me entró muchísimo sueño y tuve que tumbarme un momento en un diván…me quedé frita. La propia tensión me dio sueño".

"Para estudiar los textos y concentrarme necesito que haya ruido a mi alrededor, necesito tener la televisión o la radio encendidas".

"La inseguridad como intérprete viene cuando sabes que no has hecho bien los deberes, que hay algo que no te has preparado bien".

"Cuando estoy actuando, me gusta que me dirijan, soy muy mala proponiendo, me da vergüenza. Me gusta que me propongan e intentar hacerles caso, me lo paso mejor, me estimula. Disfruto más así. No me gusta que me digan cómo quieren que lo haga, sino qué quieren que haga".

2La comedia y el drama son el mismo oficio, exactamente el mismo. Tienen códigos distintos. La comedia es infinitamente más compleja técnicamente, requiere escuela, tiempo y experiencia".

Foto: SERGIO PARRA 

"Los actores comemos de mentir muy bien y de saber transmitir".

"No siempre que haces comedia te lo pasas bien: es muy cansada y requiere de precisión y escuela".

"En teatro tienes que estar muy concentrado en tu personaje, pero también debes ser consciente de todo lo que pasa a tu alrededor para poder solucionar los problemas que puedan estar sucediendo en directo".

"Muchas veces se estrenan piezas sin que haya habido suficiente tiempo de preparación y ensayos previos. A veces encuentras cosas en tu interpretación cuando ya llevas varias semanas en cartel".

"No todo el mundo talentoso es buena gente, para nada".

"Siempre he tenido la obsesión y la necesidad de distanciarme de mis personajes, observarles con distancia me permite ver los matices. Si te acercas demasiado, no ves nada. Para mí es muy importante que sus historias estén separadas del resto de mi vida. Pero con el paso del tiempo, te das cuenta de que cuando haces una función, parte de la energía de los personajes está en ti misma. Siempre te queda algo de ellos, es inevitable: el grito, el llanto o la risa sale de tu cuerpo".

"Cuando ya no te lo pasas bien interpretando a un personaje, cuando se pierde ese color y te aburres, es el momento de dejarlo. Por eso no me gusta hacer cada función durante más de un año seguido".

"No hay ninguna gran figura fetiche que tenga especiales ganas de interpretar y todavía no haya interpretado. Por mi carrera han pasado papeles tan diferentes que no he echado ninguno de menos, aunque sí que me encantaría dar vida a cualquiera de los personaje de Patria, el libro de Aramburu. Hay algo tan emocional y emocionante en esa novela que me encantaría sentirla, parece un gran clásico".

"Cuando estoy actuando, me gusta que me dirijan, soy muy mala proponiendo, me da vergüenza. Me gusta que me propongan e intentar hacerles caso, me lo paso mejor, me estimula. Disfruto más así".


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email