X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la ONG realizó el año pasado 435.802 actuaciones

Casa Caridad registra la cifra de atenciones más alta de los últimos cuatro años

Foto: KIKE TABERNER
10/04/2019 - 

VALÈNCIA (VP). La centenaria ong valenciana Casa Caridad realizó el año pasado un total de 435.802 atenciones con las personas más desfavorecidas, un 7,6% más que en 2017 y la cifra más elevada de los últimos cuatro años. “Son datos que demuestran que hay mucha gente en riesgo de exclusión social, una situación que afecta tanto a españoles como a extranjeros que buscan una nueva oportunidad en nuestra ciudad”, ha explicado el presidente de Casa Caridad, Luis Miralles

Esto se refleja en una ocupación del 100% en los albergues de Pechina y Benicalap, que registraron 44.363 pernoctaciones, un 6,8% más que en 2017, y en un reparto diario de unas 1.000 raciones de alimentos entre desayunos, almuerzos y cenas, hasta alcanzar las 327.741, con un aumento del 8,4%, respecto al ejercicio 2017.

El presidente de la Asociación ha apuntado que “a pesar de la mejoría económica de los últimos años, sigue habiendo muchos españoles, especialmente en edades comprendidas entre 50 y 65 años, que sufren una situación de pobreza crónica derivada de una estancia prolongada sin empleo y que en algunos casos se agrava con problemas físicos o de adicciones, y aunque reciban un subsidio, éste no les permite cubrir sus necesidades por lo que precisan de nuestra atención. Además, hemos notado en los últimos meses el aumento de personas extranjeras que llegan a nuestra ciudad coincidiendo con políticas de externalización y blindaje de fronteras que han provocado un cambio en los movimientos migratorios”. 

Crece la asistencia a jóvenes entre 18 y 30 años, que han doblado su presencia en el comedor en 2017 y triplicado con respecto al año 2014 

 “Estas atenciones en servicios básicos, como poder comer todos los días o tener un techo donde dormir, se acompañan de un seguimiento de cada una de las personas que acuden a nosotros”, ha subrayado Cristina Sánchez, responsable de Trabajo Social del Multicentro de Benicalap. Así, en 2018 se han realizado 63.698 atenciones personalizadas, un 4,3% más, donde se incluyen las entrevistas que llevan a cabo los trabajadores sociales que diseñan un plan individualizado para dar respuesta a las necesidades de cada persona, el servicio de los Centros de Día, los talleres de búsqueda de empleo o vivienda, o las diferentes acciones con las familias a través de las actividades del programa de las escuelas infantiles.

En especial, Casa Caridad pone el foco en el aumento de jóvenes, colectivo especialmente vulnerable que puede derivar en una situación de pobreza crónica. Así, en 2018 ha vuelto a crecer el número de personas entre 18 y 30 años sin trabajo que acuden al comedor social, que se han doblado respecto a 2017 y triplicado sobre 2014. “Tal y como venimos advirtiendo en los últimos años, cada vez más jóvenes que han cumplido la mayoría de edad acuden a nuestros servicios más básicos y en búsqueda de asesoramiento ya que carecen de recursos de ningún tipo” ha indicado Cristina Sánchez. “Si no se ofrece ninguna solución a estas personas, su situación de desprotección puede prolongarse a largo plazo”.

En 2018 se repartieron 327.741 raciones de alimentos, un 8,4% más que en 2017 y se registraron 44.363 pernoctaciones, un 6,8% más

Otro de los perfiles que más preocupa a la ONG son las familias. Así, el albergue de Benicalap destinado a este colectivo ha presentado un índice de ocupación del 100%. La gran mayoría son familias biparentales procedentes de países del Este de Europa o Latinoamérica con dos o más hijos que llegan a València solicitando protección internacional. “Son parejas jóvenes en situación irregular que obtienen ingresos de trabajos temporales y que buscan su autonomía pero que encuentran muchas dificultadas para alquilar un piso”, ha explicado Cristina Sánchez quién ha añadido que, “el año pasado hemos notado un aumento de personas y familias que llegan a nuestros albergues derivados de servicios sociales por la pérdida de su hogar debido a que no han podido hacer frente a alquileres o por haber sido desahuciados”. 

Esta preocupación por las familias también se observa en el aumento en un 36% de las acciones de asesoramiento, búsqueda de empleo y vivienda, talleres de formación o gestión de prestaciones del programa Escuela Familia que el año pasado realizó 7.500 actuaciones. 

Proyecto Fénix 

En 2018 Casa Caridad puso en marcha el proyecto Fénix, una vivienda supervisada en la que conviven cuatro usuarios que han pasado con anterioridad por otros recursos de la ONG y que se encuentran en su última fase de reinserción.  “Es un proyecto piloto pensado para personas con el perfil más cronificado dentro del colectivo de personas sin hogar, que han estado varios años en la calle y con problemas de salud o adicciones, y que ahora, después de trabajar varios años con ellos queremos con la convivencia en esta vivienda que normalicen su situación y refuercen su autonomía”, ha destacado Guadalupe Ferrer, gerente de Casa Caridad. Desde la puesta en marcha, han pasado ya nueve usuarios, de los que cinco ya han recuperado su independencia al encontrar un nuevo alojamiento. 

Campaña #votacontralapobreza

El presidente de Casa Caridad ha presentado estas cifras “detrás de las que hay personas reales que nos necesitan. Por ello, hacemos un llamamiento a la solidaridad de la sociedad valenciana para aumentar el número de socios y empresas que son los que nos ayudan a abrir nuestras puertas cada día”, ha explicado Luis Miralles.

En este sentido, la Asociación ha presentado la campaña #votacontralapobreza con la que pretende visibilizar las necesidades de las personas a las que atiende para sensibilizar a la sociedad. “Nuestros trabajadores, voluntarios, socios o empresas son colaboradores que están volcados con ayudar a los más vulnerables. Una solidaridad a la que tenemos que sumar a más gente, por ello es fundamental concienciar a la sociedad civil, empresas y Administraciones contra la pobreza”, ha subrayado el presidente de Casa Caridad.

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
La nave de los locos

La ciudad y sus pordioseros

¡Noticia bomba! La València del ‘iaio’ Ribó se ha llenado de mendigos. Eso demuestra el poderío de la ciudad, que atrae a gente de toda condición. Pobres en las puertas de los supermercados, de las iglesias y de los restaurantes de lujo. Un gran catálogo de pordioseros para elegir. ¡Y aún se habla de la fortaleza de la economía española!

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email