GRUPO PLAZA

el tintero / OPINIÓN

Cerrado por restricciones

Este debería ser el nuevo cartel que colgarán los bares y restaurantes y en general los negocios del sector hostelero. Llevábamos días con rumores, bulos que en vista de lo anunciado no eran tal y comentarios sobre lo que ya es rutina: prohibir, cerrar y lo más importante hacernos sentir culpables

20/01/2021 - 

Recuerdo, casi con añoranza, el año 2020, de hecho, cada día que pasa de este aciago 2021 cobra visos de grandeza en triste comparación con el año que estamos comenzando y que no parece que nos traiga los buenos augurios que todos nos deseábamos hace apenas quince días. Las redes de comunicación llevan días alertando de posibles nuevas medidas más restrictivas y algunos lanzan mensajes tranquilizadores del tipo: “si has recibido un WhatsApp anunciando medidas de cierres y confinamiento, no hagas caso, es un bulo”. Como estamos en los tiempos de las noticias falsas y sobre todo de los organismos de verificación, por supuesto de la verdad oficial/gubernamental, creo que muchos cuando leemos cualquier tipo de mensaje, sea un whats que reenvía un conocido o un meme en redes sociales o un tuit de los cientos de perfiles falsos que existen en el universo digital, pensamos más en la posible lógica o sentido común del mensaje. En este caso, el supuesto bulo, lo era por unas horas porque todos pensábamos que ante el creciente número de infectados y fallecidos, no iban a anunciar la creación de un gabinete de crisis con los mejores médicos y profesionales, ni drásticos recortes en los gastos superfluos de la administración, ni quizá valientes y honorables dimisiones ante la manifiesta incapacidad para gestionar la situación, no por Dios, todos sabemos que la culpa es nuestra y especialmente de los empresarios de la hostelería, claro. 

En menos de dos meses se cumplirá un año desde que el mundo occidental cayó rendido y sometido a la China comunista y capitalista. En estos días mucho se habla de cómo hoy mismo un venerable señor que sólo con verlo caminar, dan ganas de ayudarle amablemente a cruzar la calle, tomará posesión de la presidencia de los Estados Unidos, pero muy poco o más bien casi nada se habla de que hay una delegación de la OMS (Organización Mundial de la Salud) visitando China para investigar y “buscar el origen el virus”, que por si acaso ya ni lo recordamos surgió en Wuhan, ciudad donde está el principal centro de investigación virológica y un laboratorio para estudiar las enfermedades más contagiosas y peligrosas, como el ébola y el SARS. Curiosamente, el propio director de la OMS se ha mostrado crítico con la cantidad de trabas burocráticas que el gobierno comunista chino ponía a dicha expedición. No confío que aclare mucho, pero me sorprende que apenas se hable de esto y si googleas cualquier cosa relacionado con el centro de investigación de Wuhan, enseguida salen esos organismos de verificación que les mencionaba antes para desmentir todo, o sea, todo lo que es más que razonable pensar o al menos cuestionarse. 

En estos tiempos, asistimos cada día con mayor virulencia, a la imposición total de una verdad oficial, pero con el cruel añadido de que quien ose a despreciarla o simplemente ponerla en cuarentena (perdón por el uso de esta maldita palabra), pasa automáticamente al lado del mal, se le tacha de negacionista (¿de qué?, ¿de la verdad impuesta, no reflexionada?), o directamente de fascista, cómo no. Nos sometemos a una censura previa y cada vez más, de pensamiento. Las restricciones físicas tienen una clara plasmación en las ideas y los mensajes, y ya que tenemos que pasar más horas en nuestros hogares, bueno sería que la razón, el espíritu crítico y la sana duda sobre lo que dicen, hacen e imponen nuestros gobernantes, comenzara a expandirse entre la sociedad. Porque saldremos más fuertes, los que sobrevivamos, si salimos más críticos con el poder y más reflexivos sobre cualquier orden que nos den, no si salimos como un rebaño inmune a las críticas y sobre todo a la búsqueda de la verdad. Una vez más me viene a la mente esa frase que parece ser que tampoco dijo Churchill y de la que no se conoce autor claro, aunque en algún interesante artículo leía que podría ser de un senador estadounidense a mediados de la década de los 30 del pasado siglo cuando dijo: “Cuando el fascismo llegue a América será llamado antifascismo”, nunca mejor para acabar este Tintero el día en que toma posesión el 46 presidente de los Estados Unidos de Norte América. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email