Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

nacida en ontinyent

Lurbel, la marca valenciana que viste con tecnología al mundo del deporte

15/12/2019 - 

VALÈNCIA. La tecnología ha pasado a formar parte del mundo del deporte con prendas cada vez más técnicas que benefician a aquellos que lo practican. La ciencia ha conseguido integrarse en el textil y en este camino la compañía valenciana Lurbel ha recogido un testigo que seduce a un consumidor cada vez más exigente. La marca de calcetería y prendas técnicas deportivas, nacida en Ontinyent en el año 2000, continúa la estela de MLS Textiles 1992 S.L, una empresa familiar que decidió orientarse hacia un sector en boga.

“Cada vez este ámbito está siendo más exigente. Hay mucho practicante de deporte; existen los que se inician y los que ya saben cuál quieren realizar, que son a los que nos dirigimos nosotros principalmente”, explica Miguel Lurbe, responsable de Marketing. El público al que se destinan está definido en una disciplina específica, como el running, el trail running o el ciclismo, deportistas especializados que ya son conscientes de cuáles son sus necesidades. En Lurbel, el deporte se mezcla con la ciencia a través de la tecnología.

En productos de calcetería, utilizan unas fibras naturales de origen marino, que ayudan a regenerar las heridas que se puedan producir durante la práctica deportiva. “Gracias a la tecnología Regenactiv, que proviene de origen marino, transformamos estas fibras en hilo. Esta tecnología se comercializa a nivel farmacéutico y de ortopedia, bajo la marca Muvu, especializada en prendas textil terapéuticas y que pertenece también al grupo empresarial MLS Textiles 1992 S.L.”, señala Miguel, quien asegura que han adaptado esta fibra, junto con otras más convencionales, al mundo del deporte bajo la tecnología Bmax, aportando beneficios al sector deportivo y, en concreto a los pies, que no existían.

Tras el origen de Lurbel, se esconden sus dificultades, ya que les costó arrancar el proyecto enfocado al género de punto porque desconocían cómo era su producción. “No había gente especialista, por lo que tuvimos que buscar fuera y adaptarla a los procesos”, explica. Una vez el proyecto había arrancado, se chocaron con las importaciones chinas, que también supusieron un freno comercial.

Miguel ya había empezado su camino en el mundo del textil antes de la aparición de MLS Textiles 1992 S.L; venía, junto con su padre, de otra empresa, en la cual había adquirido experiencia en la parte comercial, lo que le permitió aprovechar los contactos que había conseguido en su recorrido, el cual quería que continuara por la fabricación de un producto de primera necesidad y que tuviera rotación. “¿Y qué tiene más rotación que unos calcetines?”, plantea el responsable de promoción.

Tecnología para proteger los pies

Para la marca, los pies son fundamentales en su camino. “Si los tienes protegidos, puedes evitar muchas lesiones y ahí es donde actúa Lurbel”, expone, por lo que reciben una especial importancia dentro de la empresa. Su primer destino fue el mercado tradicional, como los mercadillos o las tiendas de lencería o paquetería, donde vendían calcetines de vestir o de deporte básicos, unos artículos que hoy han evolucionado bajo el nombre de la marca de prendas Lurbel, gracias a estar producidos con tecnología propia. “Cuando eres una marca tienes que aportar un factor diferencial; a nosotros nos diferencian las tecnologías propias que utilizamos”, asegura.


Lurbe confiesa que el hecho de estar en Ontinyent, una ciudad de larga tradición textil, implica que la mentalidad de producción ya está instalada. “En Lurbel todos somos autóctonos, incluso nuestros proveedores son de las comarcas cercanas”, asegura. La marca llega a diferentes puntos de España, donde quieren permanecer aportando nuevos productos y proyectos para que “la maquinaria de la evolución esté siempre en marcha”.

“En estos momentos hay una gran ampliación en el mercado internacional, centrado en Portugal, Francia, Italia, Suiza o Inglaterra, entre otros, porque es la única manera de crecer”, afirma. Lurbe asegura que siguen recorriendo camino en el mundo del deporte mediante nuevos proyectos como una línea pensada en el ámbito de la competición, que está creciendo y demanda estructuras más técnicas, como equipamientos con bolsillos o cremalleras en zonas específicas para aportar una mayor comodidad. Lo hacen con colección  Pro Line, la cual estará disponible a partir de diciembre en el ámbito nacional y llegará al mercado internacional el próximo año. 

En las iniciativas del grupo empresarial MLS Textiles 1992 S.L también hay sitio para el proyecto ligado a la parte sanitaria Muvu, donde están haciendo esfuerzos de cara al nuevo curso para ofrecer nuevas prendas terapéuticas, que actualmente se componen de calcetines para el cuidado del pie, como el Pie Diabético, y otras para el cuidado del cuerpo, como un guante, un gorro y una muñonera, para las afecciones de la piel provocadas tras una amputación

Lurbel, que factura alrededor de 4 millones anuales, alberga unos clientes dedicados a trabajar productos técnicos. “Cuando predefines tu deporte, tienes que invertir en tu salud y tu persona”, sostiene. La compañía se apoya en una plantilla de 40 personas a nivel interno y, a nivel externo, 15 representantes en el ámbito nacional y 12 en el internacional, que se encargan de que la marca esté presente en el extranjero.

Preocupación por la sostenibilidad

La sostenibilidad es otra de las claves de la compañía. Con sus calcetines no deja huella ecológica ya que sus productos son 100% reciclables. Lurbe incide en los packagings, donde lo que no es reciclable es reutilizable. La marca también ofrece, a través del cartón, consejos de alimentación, entrenamiento, reutilización o estiramientos. Además, los envases de ropa son neceseres que pueden tener diferentes usos personales, así como las pinzas de sus productos.


“Queremos continuar haciendo las cosas bien y de manera honesta", señala Lurbe, quien recalca la importancia de saber escuchar a la gente y de que, aunque tengan diferentes ambiciones para un futuro, cuidar de lo que disponen ahora. "Hay que estar actualizados con las últimas tecnologías y trabajar con un buen equipo de gente, como el que tenemos, que crea en el proyecto”, asegura.

No obstante, el cofundador de la compañía destaca que aún les queda camino por recorrer. “Evolucionamos cada día con nuevas ideas y proyectos, así como invirtiendo en nuevas tecnologías. Pero lo más importante es moverse, saber lo que quieren en la calle, por lo que hay que estar en contacto con la gente, porque cuanto más aporten su opinión, mejor sabremos transmitir con nuestros productos las necesidades", explica. “Siempre hemos nadado a contracorriente, y lo seguiremos haciendo, porque nos ha costado mucho llegar hasta aquí”, insiste.

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
EL CALLEJERO

Pepote es un tríptico

Por  - 

Este vecino de Rocafort viajó por toda Europa con una compañía de teatro, luego perdió una pierna y llegó a ser paralímpico. Ahora tiene una tienda de bicicletas eléctricas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email