X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de febrero y se habla de forinvest 2020 FACEPHI ley del juego CÓMICS puerto de valencia
GRUPO PLAZA

Compromís se inclina por que Marco siga en À Punt ante la mayoría de candidatos afines al PSPV

21/12/2019 - 

VALÈNCIA. El plazo para presentarse para ocupar la dirección general de À Punt expiró este viernes con la confirmación de que nueve aspirantes han registrado su intención de optar al puesto que actualmente ocupa la periodista Empar Marco, si bien la próxima semana todavía podría llegar alguna solicitud más por correo.

Unos nombres que han sido desvelados durante esta semana por Valencia Plaza y que ahora se convierten en candidatos en firme para un puesto que, aunque atractivo profesionalmente, conlleva una serie de dificultades nada desdeñables.

A partir de ahora, estos perfiles serán evaluados por la Comisión de Valoración que integran cinco miembros del Consejo Rector: Enrique Soriano, Marc Pallarés, Mar Iglesias, José Martínez y María Lozano. Este órgano elegirá solo a tres de ellos, que pasarán a la segunda fase, la final, donde deberán enfrentarse a la evaluación de todo el Consejo Rector. Así, los consejeros deberán designar a uno de esa terna como ganador, tal y como fija la ley de la CVMC en su artículo 22.2, por una mayoría de tres quintos. Es decir, seis consejeros. 

En este sentido, el elegido deberá comparecer en Les Corts para pasar un examen de idoneidad y lograr la mayoría absoluta de apoyos de la comisión parlamentaria de RTVV y del Espacio Audiovisual. Si no lo consiguiera, el Parlamento podría tumbar la propuesta y el Consejo debería volverse a enfrentar a la elección de un candidato, tal y como reza la normativa aprobada en 2016. 

Foto: KIKE TABERNER

Precisamente esta segunda fase, la ratificación del candidato ganador por parte de Les Corts, es la que genera más incertidumbre entre los aspirantes, dado que implica contar con cierto consenso político; al menos entre los grupos que integran el Botànic. Esto es porque en la comisión de RTVV de Les Corts, PSPV, Compromís y Unides Podem suman 6 diputados, frente a los cinco que tiene la oposición que forman Vox, Ciudadanos y PP. Por lo que, el candidato a la dirección general que designara el Consejo Rector, debería ser ratificado por socialistas, valencianistas y morados en su totalidad, puesto que la mayoría absoluta en la comisión obliga a que el aspirante reúna el voto favorable de más de cinco diputados. 

Con estos mimbres, resulta obvio pensar que si la sintonía de alguno de los candidatos con alguna formación concreta se antoja excesiva podría provocar el rechazo de las otras dos patas del Botànic implicadas, lo que impediría sumar los seis diputados necesarios para ser ratificado. O en otras palabras: el escenario ideal sería que ninguno de los aspirantes gozara de una simpatía clara, sino de una neutralidad cómoda que evitara un posible veto de alguno de los partidos.

Compromís, expectante

Esto, precisamente, es lo que puede ocurrir con el proceso abierto actualmente. El PSPV-PSOE que lidera el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se ha movido en la búsqueda de perfiles que pudieran dirigir el ente y, al mismo tiempo, ha visto cómo diversos profesionales del sector próximos al partido han decidido dar el paso y presentarse. 

En cambio, Compromís no se ha prodigado de la misma manera durante el proceso. Las probables búsquedas que han efectuado no han dado sus frutos y entre los finalistas no abundan los candidatos que puedan señalarse como afines a la coalición valencianista liderada por Mónica Oltra.

Con este escenario, las formaciones observan con curiosidad y expectación los perfiles de los aspirantes ya confirmados. Especialmente, Compromís, coalición en la que no ha pasado inadvertida algunas conexiones de varios de los aspirantes con la formación socialista que, al menos en cinco casos, son relativamente evidentes. 

Foto: KIKE TABERNER

Una circunstancia que no tiene por qué ser excluyente en un proceso donde se analiza proyecto y trayectoria pero que sí genera desconfianza en la UTE electoral que integra el Bloc, Iniciativa y VerdsEquo. Así, Paco García Donet por ejemplo trabajó en su día en el gabinete del exministro socialista Jordi Sevilla; Alfred Costa fue concejal del PSPV en Torrent; y Francesc Picó, quien genera cierta simpatía en Presidencia, es militante del partido según él mismo admite en redes sociales.

Por otro lado, también se observan ciertos vínculos socialistas -al menos así lo opinan en Compromís- en otros dos candidatos: Pepe Crespo, parte de la empresa Crespo Gomar que estuvo bajo la lupa por la financiación de la campaña del PSPV de 2007 y Pau Vergara, hijo de Vicente Vergara, quien fue el exvocal del Consejo Rector a propuesta del PSPV.

En total, la coalición mira con cierto recelo a más de la mitad de los actuales aspirantes y ya admiten que no les desagrada la posibilidad de que Empar Marco pudiera continuar. Aunque la actual directora no se ha presentado al proceso -al menos a través del registro de la Corporació, pero podría haberlo hecho por correo postal-, podría seguir al frente de À Punt de forma interina si no existe un consenso sobre su sustituto. 

Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email