Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

ANÁLISIS

La crisis provocada por el coronavirus y su impacto sobre el sector turístico

La OMT ha examinado tres períodos que han pesado en los viajes internacionales en los últimos años: SARS, crisis financiera mundial y el 11-S

3/07/2020 - 

MADRID. Las restricciones a los viajes se están levantando lentamente, pero es más probable que la mayoría de la gente se suba a su coche para ir de vacaciones, que a un avión. Ante este escenario, ¿podrá el turismo internacional recuperarse alguna vez? y ¿podría la caída obligar a algunos países a reordenar sus prioridades económicas?
 
La OMT (Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas) ha examinado tres períodos que han pesado en los viajes internacionales en los últimos años: El SARS, la crisis financiera mundial (GFC) y el 11-S. Las recuperaciones posteriores se muestran en el gráfico que figura a continuación.
 
La actual crisis del coronavirus parece ser un cóctel bastante potente de estos tres acontecimientos: una epidemia viral más extendida que el SARS, una recesión económica más aguda que la de la GFC y un temor a volar comparable a las secuelas del 11 de septiembre.
 
Esto apunta a una depresión mucho mayor que el descenso del 45% en los viajes internacionales visto nueve meses después del GFC. De hecho, los datos de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) mostraron que la demanda global en abril, medida en kilómetros de pasajeros de ingresos o "RPK" (por sus siglas en inglés: Revenue Passenger Kilometres), se había desplomado un 94,3%.
 

Es probable que la duración de la recuperación se reduzca a cuál de los tres factores -el virus, la recesión económica o el miedo a volar- dure más tiempo. La limitada evidencia anterior sugiere que una mejora en las condiciones económicas será lo que impere en la demanda de viajes.

En muchos sentidos parece lógico que haya un aumento sostenido de la demanda de vacaciones domésticas. La cautela de apretujarse en los aviones y el aumento de la burocracia en los aeropuertos se suma a las preocupaciones existentes en torno al impacto ambiental de las vacaciones en el extranjero.

'Vacaciones en casa'

El paso a las 'vacaciones en casa' también podría verse alentado por un aumento a largo plazo de los costes de los viajes por vía aérea. Se prevé que a corto plazo los precios se mantengan bajos. La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) dijo que espera "importantes descuentos... para estimular la demanda".  Sin embargo, los precios podrían aumentar a largo plazo debido al fuerte impacto en la oferta.

Los datos de la empresa de análisis de viajes ForwardKeys muestran que la capacidad de asientos de las aerolíneas ha disminuido un 77% interanual a nivel mundial a principios de abril. Esto se debe en gran medida a que varias aerolíneas han quebrado, y otras están retirando grandes extensiones de su flota. Al menos parte de este golpe será permanente. Esto puede resultar en un mayor grado de poder de monopolio para las aerolíneas restantes, en particular a lo largo de las rutas menos transitadas.

Fuerte caída de la capacidad de asientos

La reducción de los aviones que vuelan se ve agravada por la disminución de asientos por avión. Si las aerolíneas se ven obligadas a mantener vacío el asiento central con fines de distanciamiento social, la capacidad descendería a alrededor del 67% (aunque esta cifra variará en función de la configuración de los asientos).
 
Dado que la IATA prevé que la tasa de capacidad de equilibrio sea del 73% en 2020, parece probable que las aerolíneas tengan que aumentar los precios para los pasajeros que consigan un asiento. Dicho esto, la trayectoria de las tarifas aéreas sigue siendo muy incierta. También es dudoso que el turismo interno sea un sustituto particularmente fuerte del turismo internacional a largo plazo. Pocas naciones pueden presumir de la variedad de climas y experiencias disponibles para los viajeros internacionales.
 

Además, se trata de algo más que una pandemia viral: la fuerte recesión y el desempleo resultante provocarán casi con toda seguridad un aumento de los ahorros por motivos de precaución que pesarán sobre el turismo de cualquier tipo. Como se ha señalado anteriormente, es probable que estos efectos económicos perduren más tiempo que el miedo a viajar en sí. Por consiguiente, la fe en que el turismo interno proporcione algo más que un amortiguador suave durante esta crisis parece optimista.

Otra consecuencia de la crisis puede ser un movimiento para diversificar las economías que tienen demasiada dependencia del sector turístico. La crisis del coronavirus ha sido descrita por muchos como un choque de reasignación, y no sería sorprendente ver que algunas economías se mueven para reducir su dependencia del turismo. Dado que el crecimiento del turismo ha superado el PIB en cada uno de los últimos nueve años a nivel mundial, muchos gobiernos se han contentado con ignorar esta fragilidad subyacente. Puede que ahora se lamenten de ello.

El 'mal holandés'

Las alternativas al turismo pueden no ser obvias, pero la oportunidad puede llamar a la puerta cuando las naciones se liberen de una especie de 'mal holandés' inducido por el turismo. que es cuando el rápido desarrollo de un sector de la economía precipita un declive en otros sectores.
 
Una caída de las llegadas internacionales aliviaría la presión alcista sobre las divisas locales, permitiendo a los productores en dificultades competir mejor en el escenario internacional. Al disminuir el número de puestos de trabajo en el sector del turismo con uso intensivo de mano de obra, esos mismos productores también podrían ver aliviada la carga salarial a medida que aumenta el número de trabajadores disponibles.

James Reilly es economista de Schroders

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email