Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 5 de marzo y se habla de pablo hasel LA MANADA retail fusión bankia caixabank
GRUPO PLAZA

el tsjcv falla a favor de la concesionaria por retrasos en el pago de facturas de la cápita

Sanidad paga a Ribera 2,5 millones por intereses de demora en el Hospital del Vinalopó

16/02/2021 - 

VALÈNCIA. La Conselleria de Sanidad abonó 2,5 millones de euros en 2019 a la compañía valenciana Ribera por intereses de demora en facturas de la cápita por la gestión del departamento del Vinalopó. Así lo recogen las cuentas de la sociedad gestora del área de concesión, Elche Crevillente Salud, quien el pasado año vio disparado su beneficio hasta los 4,2 millones debido al pago del departamento de Ana Barceló por retrasos en los abonos de las facturas.

Tal y como consta en el informe de gestión que acompaña a las cuentas, la empresa gestora del departamento reclamó en los tribunales los intereses de demora entre los ejercicios 2012 y 2018. Según consta en el informe de gestión, las reclamaciones presentadas en 2015 y 2016 han sido objeto de sentencia por parte del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, la cual no ha sido recurrida por parte de la Generalitat Valenciana.

Esto ha supuesto que la compañía ingrese 2,5 millones de euros como ingresos financieros en el pasado ejercicio, mientras que las reclamaciones presentadas en 2017 y 2018 se encuentran en proceso contencioso administrativo en el TSJCV, habiéndose estimado parcialmente por parte del citado Tribunal la adopción de las medidas cautelares solicitadas por la Sociedad, que se han materializado en el cobro en 2017 de 184.000 euros en concepto de intereses de demora.

Con respecto a la reclamación administrativa presentada en 2019, todavía no ha sido presentado recurso contencioso administrativo, en la fecha de formulación de estas cuentas anuales. La compañía también presentó durante el mes de diciembre de 2017 una reclamación a la Sanidad las diferencias obtenidas entre el precio del contrato que la Conselleria resolvió reconocer a las concesionarias, y aquél que correspondería, según la gestora, haberle reconocido de haberse actualizado la prima per cápita según lo previsto en el contrato y en los pliegos que rigen el mismo. 

Según señalan, la Conselleria desestimó la reclamación presentada por la Sociedad, por lo que se presentó recurso de reposición. Mientras, a finales de 2019, el TSJCV rechazó el recurso relativo a la reclamación del restablecimiento de equilibrio económico financiero interpuesto por la Sociedad. En febrero de 2020, la gestora se personó ante el Tribunal Supremo, estando pendiente de aceptación su recurso de casación.

Elisa Tarazona, CEO de Ribera Salud. Foto: KIKE TABERNER

Mientras, la sociedad ha pactado las liquidaciones con la Conselleria de Sanidad de los ejercicios 2010, 2011 y 2012, mediante acuerdos en Comisión Mixta. Con respecto a las liquidaciones de los ejercicios entre 2013 y 2019, las cuentas anuales han sido preparadas a partir de la información disponible a la fecha de formulación de las mismas. La compañía, en 2019, también incrementó un 4,4 millones hasta los 126,12 millones.

El informe que acompaña a las cuentas también hace referencia a la covid, y recuerda que fue el 15 de marzo cuando llegó el primer al hospital. "La situación provocada por la circunstancia anterior ha supuesto un importante esfuerzo asistencial de nuestros hospitales, y entre otras decisiones: establecer áreas específicas de aislamiento en diferentes servicios del hospital, reubicar profesionales en diferentes especialidades, reforzar plantilla en los casos necesarios, doblar la capacidad de la Unidad de Cuidados Intensivos, doblar camas de habitaciones individuales.", recuerda. 

En este sentido, señalan que se ha producido una caída de la actividad prevista del hospital en sus prestaciones de servicios de asistencia sanitaria correspondientes a los primeros meses del año 2020, no siendo posible evaluar si dicha situación se mantendrá y en qué medida en el futuro. Además, destaca que en el mes de marzo el Servicio Valenciano de Salud decidió suspender toda actividad programada en la red pública de hospitales, lo que se ha vuelto repetir este inicio de 2021.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email