GRUPO PLAZA

tribuna libre / OPINIÓN

Datos abiertos y estratégicos para València

7/03/2021 - 

Hoy se celebra el Día Mundial de los Datos Abiertos. Las democracias más avanzadas deben afrontar el reto de incorporar la generación y gestión de los datos abiertos en sus políticas y en la evaluación de las mismas, porque apostar por ofrecer datos abiertos de calidad es apostar por la transparencia y la rendición de cuentas de los gobiernos, pero también es apostar por contribuir a la generación de riqueza, empleo y conocimiento.

La calidad de los datos abiertos puede determinarse a partir de la utilidad que supongan para la sociedad, para las universidades, para el tejido económico y productivo y para las propias administraciones públicas. Esta crisis nos ha mostrado carencias a todos los niveles en el manejo de los datos por parte de entidades públicas y privadas.

No se entiende la recogida y publicación de datos sin una estrategia de datos abiertos sólida detrás que haga que los ingentes esfuerzos que supone ofrecerlos de forma continua y actualizada cobren sentido. Y no se entiende una estrategia de datos abiertos de una Administración Pública que no tenga en cuenta que los datos deben servir a diferentes perfiles y para diferentes fines.

Foto: DFA

En el Ayuntamiento de València estamos elaborando una estrategia de datos ambiciosa que suponga un cambio de paradigma en nuestra ciudad en lo que a la disposición y manejo de datos abiertos se refiere y que incentive la apertura de datos e información de calidad públicos y también privados. En esta estrategia, aparecen dos comunidades clave para garantizarnos el éxito en esta empresa: la de alimentadores y la de reutilizadores.

Hay muchas fuentes de información, y también de datos, que ofrecen un nivel extraordinario de fiabilidad y que deben ser incorporadas en la estrategia de una administración local. Y esas fuentes no son sólo organismos públicos. Además de las universidades y centros de generación de conocimiento, también están surgiendo con fuerzas iniciativas de datos generados por la ciudadanía desde el tejido social de nuestra ciudad que no pueden ser ignorados en la configuración de la comunidad de alimentadores.

La pregunta clave en todo esto es para qué queremos los datos. Los queremos porque no cabe duda de que las economías más fuertes ya no son aquellas que disponen de más recursos naturales, sino aquellas que disponen de más datos y saben utilizarlos para mejorar los productos y servicios que generan y ofrecen a escala global. Por eso, no se entiende una estrategia de datos sin involucrar desde el principio, desde su misma creación, a una comunidad de reutilizadores con capacidad crítica para valorar qué datos aportan más valor añadido en la reactivación económica, la generación de empleo, la consolidación del emprendimiento y, por tanto, la generación de riqueza en nuestra sociedad.

Foto: KIKE TABERNER

Los datos son un ingrediente imprescindible en la rendición de cuentas de las políticas públicas, pero no debemos asumir que más datos implican más transparencia. En términos de transparencia, la visualización de los datos y su transformación en información son determinantes para cumplir con la rendición de cuentas ante la ciudadanía, ante toda la ciudadanía.

La realidad es que vivimos en un contexto de sobreexposición a información con múltiples orígenes y las administraciones públicas deben garantizar el acceso de la ciudadanía a información veraz sin perder nunca de vista que la cantidad y la calidad son cuestiones, a veces, reñidas.

Elisa Valía es teniente de alcalde del Área de Participación, Derechos e Innovación de la Democracia en el Ayuntamiento de València

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email