Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

EL TINTERO / OPINIÓN

Del caloret al balconet

Ya estamos de nuevo en Fallas, la Crida anuncia el inicio de las fiestas más populares del Cap i Casal.  Tras un cuarto de siglo de Rita Barberá entregando las llaves de la ciudad a la Fallera Mayor, vemos una nueva estampa con Joan Ribó, la tradición continúa a los pies de las Torres de Serranos

28/02/2016 - 

Hace un año Rita Barberá sorprendió al mundo, inundó las redes sociales de memes, vídeos e incluso hits y dejó para el diccionario de neologismos valencianos la expresión 'caloret'. Objetivamente, la que durante más de dos décadas ha sido la alcaldesa de Valencia con un respaldo en número de votos que la mayoría de aspirantes no imaginarían ni en sus mejores sueños, no estuvo afortunada en la que todos intuíamos que sería su última Crida como alcaldesa, y así fue.

Seguramente pocos imaginábamos, y los afectados menos todavía, que la última semana de febrero tendría como protagonistas en las portadas de los diarios locales y los informativos de radio y televisión a Francisco Camps, Rita Barberá y Alfonso Grau. He de confesarles que aunque sólo fuera por la estética, es decir, las fotografías de los antiguos dirigentes del Partido Popular, la imagen era como un ‘día de la marmota’, como si nada hubiera cambiado. Pese a todo, creo que alguno de esos tristes –por el tipo de informaciones– protagonistas, tendrían cierto subidón de ego al ver que volvían a ocupar doble página en la prensa. 

Probablemente aún veremos más capítulos de esta serie de estrategia política ‘made in Spain’ que deja al espectador una sensación de hartazgo y empacho

Las noticias de los presuntos casos de corrupción junto a las ruedas de prensa del ex presidente de la Generalitat (una vez más diré que creo que se equivocó en fondo y forma, prueba de ello ‘Las frases estrella de Camps en su reaparición’ que recopiló Dani Valero en este diario y que flaco favor le hacen al autor y a su partido); y la comparecencia de la ex alcaldesa de Valencia, quien desde la sede del partido reivindicó su inocencia y permanencia como senadora territorial, han tenido más minutos y gastado más tinta que el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos rubricado con solemnidad en el Congreso el pasado miércoles o el anuncio, también con su protocolo podemita y su retórica errejoniana, de la ruptura de las negociaciones por parte de Podemos. Probablemente aún veremos más capítulos de esta serie de estrategia política ‘made in Spain’ que deja al espectador una sensación de hartazgo y empacho ante el trilerismo político.   

La capital del Turia durante 21 días bailará al son de mascletà y bandas de música y así de paso no se escucharán otro tipo de quejas y denuncias sobre el nepotismo en algunas fundaciones municipales o en la Generalitat, especialmente en la Conselleria de Sanidad, pese a todo, los nuevos tiempos imponen que la política de gestos y tuits sea alabada y bendecida por eso que denominamos ‘opinión pública’. Nuestro querido alcalde, Joan Ribó ha convertido en un estandarte de su mandato, la apertura del balcón del ayuntamiento para que la ciudadanía se haga selfies con el maravilloso edificio de Correos y Telégrafos al fondo, o para las más variopintas iniciativas. 

El balcón de la Casa Consistorial es el emblema del nuevo gobierno municipal, bien organizando una fiesta de Nochevieja –con polémica por la contrataciones–; iniciando la peculiar y anacrónica cabalgata de las reinas magas o acogiendo la legítima reivindicación de la igualdad salarial entre hombres y mujeres que recordaban desde EVAP (Asociación de Empresarias y Profesionales de Valencia) y que tuvo lugar esta misma semana. A partir de hoy mismo, ese espacio que no estaba en la original estructura del ayuntamiento de la ciudad, y que desde 1967, diseñado por el arquitecto Francisco Mora y terminado por José L. Testor Gómez, es un emblema de la plaza y cobra su protagonismo durante las mascletàs, será el lugar donde se dirijan todas las miradas. 

Como todos ustedes sabrán, en el balcón se colocan las falleras mayores con sus cortes de honor todos los días desde hoy hasta el 19 de marzo a las 14h, así como autoridades, medios de comunicación y demás público. En este aspecto, otro gesto del alcalde al invitar a las fallas de la ciudad y realizar un sorteo entre los vecinos de la capital para poder ver la mascletà desde esa tribuna “privilegiada”, aunque no es el mejor lugar para visualizar el espectáculo pirotécnico. Del ‘caloret’ de Barberá al balconet de Ribó hemos mejorado en algunas cosas, pero muchos empiezan a detectar falta de plan estratégico para la ciudad, falta de proyectos que generen riqueza y en cambio política efectista con acciones sencillas y fácilmente vendibles a los ciudadanos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email