Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

TRIBUNA LIBRE / OPINIÓN

Desescalada: el doble reto al que se enfrenta la sanidad pública

19/05/2020 - 

VALÈNCIA. Superada la primera gran exigencia impuesta por el coronavirus, gracias al esfuerzo colectivo, nos enfrentamos ahora al reto de avanzar en la recuperación progresiva de la normalidad en los ámbitos y actividades en que las circunstancias lo permitan. 

Una recuperación que, por la falta de conocimiento pleno sobre el desarrollo de la pandemia, crea nuevas incertidumbres a las que hay que enfrentarse con buenas dosis de planificación y precaución por parte de las autoridades competentes. No hay que olvidar que la clave del éxito va a residir en su mayor parte en la responsabilidad y solidaridad individual. 

Para el sistema sanitario público, la desescalada supone un doble reto que mantiene elevadas exigencias en el sistema. Por un lado, la recuperación de la actividad sanitaria ordinaria y, por otro, la adaptación a la nueva situación que el desarrollo de la pandemia impone, en el que cobra especial relevancia la vigilancia epidemiológica y de la salud colectiva.

Ambos aspectos requieren de una adecuada planificación por parte de la Conselleria de Sanidad a corto, medio y largo plazo, en la que se contemplen los diferentes escenarios posibles y los recursos necesarios para hacerles frente con éxito en sus dos vertientes, la clínica y la epidemiológica.

En este escenario de desescalada de la Covid-19, la detección precoz de casos y el rastreo de sus contactos son elementos claves para el control de la pandemia, lo que la convierte en una actividad prioritaria. Sin embargo, es ahí donde la planificación y la dotación de recursos la Conselleria ha presentado la mayor debilidad. El informe que presentó al Ministerio revela un control insuficiente en la detección de los casos y la trazabilidad en sus entornos. La consecuencia de lo anterior no es otra que  la pérdida del control sobre la situación epidemiológica, que es obligatorio corregir desde estos mismos momentos a través de la planificación y dotación de los recursos humanos y materiales suficientes.

En lo referente a la recuperación de la actividad ordinaria en Atención Primaria, es esencial que sea efectiva y completa en horario y dotación de personal. Hemos de recordar que durante el periodo de alerta sanitaria se paralizó prácticamente toda la actividad programada con lo que se ha creado una demora importante en la atención de patologías crónicas y aguda leve que, si no se resuelve de forma urgente, puede generar un gravísimo problema de salud pública debido al progresivo agravamiento de estos procesos.

De lo anterior se deduce que Atención Primaria va a sufrir un aumento considerable de la presión asistencial. Para afrontar este reto con posibilidades de éxito es necesario planificar las medidas asistenciales y de refuerzo de personal necesarias que garanticen la correcta evolución de la epidemia pero que, paralelamente, posibiliten la reactivación de la actividad ordinaria para proteger la salud de las personas con otras patologías. 

Sin embargo, desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarias, FSS CCOO PV, vemos con preocupación que la previsión de refuerzos anunciada por la Conselleria de Sanidad no va a resultar suficiente para resolver los graves problemas sanitarios y que no se pueden ignorar. Son a todas luces insuficientes los refuerzos en Atención Primaria y en Salud Pública, fundamentales para realizar la detección y el rastreo de los casos,  así como para el resto de servicios implicados: hospitalización, UCI, urgencias, laboratorio, SES- SAMU, etc. 

Considerando que los refuerzos no llegan a suplir el déficit estructural del que adolece históricamente la plantilla y, si a esto le sumamos una insuficiente previsión para la  cobertura de las merecidas vacaciones del personal, la normalización de la actividad asistencial seguirá demorándose y, con ello, el agravamiento de la situación de gran parte de la ciudadanía.

La Conselleria ha de ser consciente del deterioro adicional del estado de salud al que se expone la sociedad valenciana y debe planificar de forma consensuada y transparente la actividad y los recursos que sean necesarios para afrontar sin demoras, incluso en el periodo estival, los retos anteriormente expuestos, sin olvidar la necesidad de solventar la precariedad de recursos de los que parte el sistema sanitario valenciano.

Es el momento de adoptar medidas estructurales de calado y de incrementar la capacidad de respuesta del sistema ante los retos que se nos presentan, presentes y futuros. Se requerirán recursos y decisiones audaces  para reforzar el sistema público, con diálogo y participación. En esta senda la Conselleria contará con el apoyo de CCOO.

Autores: Arturo León, secretario general de CCOO PV, y de Rosa Atiénzar, secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarias de CCOO PV.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email