X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

anecdotario de susana lloret y nuria enguita

Dos años de Bombas Gens, según sus valedoras

4/07/2019 - 

VALÈNCIA. Aunque Bombas Gens celebra este año su segundo aniversario, lo cierto es que la aventura se extiende un poco más en el tiempo. Fue en 2014 cuando los impulsores de la Fundació Per Amor a l’Art compraron la fábrica, salvándola de la desaparición. Entonces comenzó un proceso de recuperación –con alguna sorpresa en forma de bodega del siglo XV o refugio antiaéreo- que culminó el 7 de julio de 2017, con la inauguración de un centro de arte privado dispuesto a remover los cimientos culturales de València, con un proyecto que supone un “cambio de paradigma en el modelo de museo clásico”. Estas últimas palabras corresponden a Susana Lloret, vicepresidenta de la fundación, quien ayer hizo balance sobre la –todavía corta- vida de un proyecto que, por cierto, pronto viajará a Madrid. La exposición de Anna-Eva Bergman se podrá ver en el Museo Nacional Reina Sofía, tal y como adelantó su director, Manuel Borja Villel, durante una reciente entrevista en Culturplaza. La directora de Bombas Gens, Nuria Enguita, destacó lo “poco común” que resulta que el Reina Sofía sea segunda sede de una exposición nacional, un hito que, más allá del propio hecho artístico, supone la mejor de las campañas de publicidad para un espacio que sigue presentándose al mundo.

Esto por lo que respecta a Bombas Gens outdoors. Ahora toca hablar del menú de cara a la próxima temporada expositiva. La muestra de la artista india Sheela Gowda, en coproducción con HangarBicocca, o de la valenciana Inma Femenía conforman uno de los pilares de la programación del próximo curso, una oferta que abre apetito hoy mismo con Herencias, una muestra sobre las alquerías de València. “Femenía trabaja desde lo digital, pero recogiendo las enseñanzas de los artistos del pasada, sobre todo de los 70”, incidió Enguita sobre la artista valenciana, que será uno de los platos fuertes de un calendario que completa Hiperespacios y Botánicas, dos exposiciones en torno a la Colección Per Amor a l’Art. Esta última, por cierto, se exhibirá en la Zona B, que se independiza del resto de espacios para dar cabida a proyectos con un componente mayor de investigación. Con mucho por hacer, también toca parar y revisar lo hecho. Por eso, desde Culturplaza hemos invitado a Susana Lloret y Nuria Enguita a compartir con nuestros lectores algunos de sus recuerdos, el reto pendiente del centro o una pieza expuesta destacada de dos años que han dado para mucho.

Esto es (por ahora) Bombas Gens, según sus valedoras: 

Una experiencia

Nuria Enguita. (En) Proceso con Teresa Lanceta

“Permitidme en este caso ser más subjetiva, mas privada y también mas global. Las mejores experiencias que he tenido en el centro son preparando las exposiciones y las actividades con el equipo. Es increíble como un pequeño grupo de personas se pueden potenciar ante un reto común, como si algo más fuerte tirara de nosotras, a pesar de todo, por encima de todo; participando cada una desde su campo de acción, en diálogo con otros, en continua transformación, potenciando los detalles, las zonas mas luminosas y las mas escondidas. Una cabeza colectiva que va tendiendo redes, con colaboradores, proveedores y públicos.

Una experiencia para mi importante, entre otras muchas, fue la inauguración de la exposición resultado del taller de Teresa Lanceta el verano del 2018, una artista tan generosa como brillante. Teresa es una artista que está en la colección con cuatro telas y un tapiz, lo que ya supone un hito importante para una colección española, en un país que solo recientemente ha descubierto la importancia del textil en el arte. Fue un elemento clave en la definición de la primera exposición en torno a la idea de ornamento y delito junto con otros muchos artistas como Cristina Iglesias o David Reed. Realizamos con ella una actividad que llamamos (En) Proceso, un seminario expandido en varias sesiones que terminó en una exposición. Colección, museo, taller, escuela, todo en una experiencia que resultó redonda y cuya inauguración mostró la potencia de un centro de arte que considera su programa orgánicamente, defiendo relaciones e intercambios que nos sirvan a todos”

Nuria Enguita. Foto: KIKE TABERNER.

Susana Lloret. ‘Joves en marxa’, una iniciativa conjunta del Área Social y el Área de Arte de la Fundació Per Amor al’Art

“Ver a los chicos y chicas del Centre Jove Per Amor a l’Art atravesando el espacio físico y simbólico que les separa de Bombas Gens Centre d’Art fue muy emocionante. Allí crearon, con ayuda de profesionales volcados en el proyecto, un trap con letra y música compuesta por ellos mismos, que habla de sus miedos y esperanzas, y que demuestra la capacidad del arte -en este caso la música-, para ayudarles a creer en sí mismos, que es lo verdaderamente importante.

Ese trap se titula “Superando barreras” y dice el estribillo: “la vida es difícil, no mires atrás, despliega tus alas y empieza a volar”

No saben quiénes somos, quiénes formamos el patronato, quiénes impulsamos este proyecto. Ni falta que hace. Lo que saben ahora es que si quieren, pueden. Cosas como este trap no les resuelven la vida, pero les enseñan una lección: que el esfuerzo tiene recompensa. Y que tienen la oportunidad de pedir ayuda, que pueden recibir apoyo, que depende de ellos luchar por su futuro, que vale la pena”

Una obra expuesta 

Susana Lloret. A través, de Cristina Iglesias

“Pocas cosas tuve tan claras cuando iniciamos la colección Per Amor a l’Art como que algún día habría una pieza de agua de Cristina Iglesias en ella. Y pocas cosas me resultaban más difíciles de ver convertidas en realidad. Pero la vida da sorpresas...

La primera vez que vi esas piezas fue en un catálogo, durante una edición de ARCO de no recuerdo qué año. Y ya me impactaron.

Luego ya en directo, en Toledo, la Torre del Agua me dejó absolutamente impresionada. El agua, el reflejo, el sonido y el tiempo se combinaban en aquella pieza de una manera casi espiritual, como un mantra. La persona de Cristina Iglesias también me impresionó.

Finalmente, el jardín de Bombas Gens, sería el lugar que acogería esta pieza site specific, A través, que se incorporó a la Colección Per Amor a l’Art. Por fin encontramos el sitio. Solo era cuestión de esperar”

'A través', de Cristina Iglesias.

Nuria Enguita. Transformándose en una mariposa nocturna, de Toyoko Tokiwa.

“He querido elegir una obra que está actualmente expuesta: una fotografía de Toyoko Tokiwa. Una fotógrafa que trabajó durante la década de los cincuenta en Japón pero que dejó de trabajar muy tempranamente y, a excepción de unas pocas exposiciones durante esa década en Tokio, no ha vuelto a exponerse nunca.

Es uno de los descubrimientos importantes que se han hecho durante la investigación de la exposición La mirada de las cosas. Fotografía Japonesa en torno a Provoke. La elijo por muchas cosas; la primera porque la encontramos Vicent Todolí y yo en un pie de foto, y he de decir que no sabíamos si era hombre o mujer, y tampoco nos importaba. Era protagonista de una nueva forma de mirar, y eso era lo mas importante. Investigando más sobre ella supimos que era una mujer, y pensamos…  ¡los fotógrafos están en el cuerpo del texto, las fotógrafas  en las notas al pie! ¡Pero están! Llegó un libro a nuestras manos, una joya en la que se mostraban una serie de fotografías que tenían que ver con las mujeres trabajando: como enfermeras, como performers o como geishas.

Es impresionante la dignidad, la emoción, y la fuerza que emanan de esas fotografías que nos muestras ciertos colectivos de mujeres durante la ocupación americana en diferentes ciudades japonesas. Una mirada crítica y desapasionada que define un momento preciso de la historia y una condición global del trabajo de la mujer”

Un reto

Susana Lloret. Romper el tópico de que el arte es para unos pocos

“Nosotros ponemos el arte al alcance de todos, porque no cuesta dinero visitarnos, y porque nuestros mediadores manejan muchos lenguajes, para llegar a muchos públicos, para despertar su interés.

Creo que en general hemos heredado del pasado un concepto de museo aburrido y un concepto del arte como algo complicado, y por eso solo para entendidos (qué, como entienden, ya no lo ven complicado). No conozco a nadie que le guste aburrirse, y menos sentirse ignorante. Así que ese era nuestro reto cuando inauguramos, y ese sigue siendo nuestro reto dos años después: hacer de Bombas Gens un espacio interesante cada día, lleno de actividad, y suficientemente versátil para despertar el interés del que se acerca por primera vez a un museo (a la vez que mantenemos el interés del publico entendido)”

Nuria Enguita. Hacer que el arte y la cultura sean imprescindibles para la vida

“No entiendo mi trabajo de otra manera, la cultura en general y las artes en particular son fundamentales para comprender nuestros presentes (incluso cuando se manifiestan en forma de pasado o de futuro), para enfrentarnos a ellos cotidianamente. Los hechos culturales siempre están ahí, son archivos de memoria, elementos para la crítica, superficies de inscripción que nos dan claves para movernos con ciertas brújulas.  Las obras de la cultura son además fuentes inagotables de imaginación y  de sensaciones que nos mantienen vivos y alertas, que despiertan nuestro sentido crítico y,  por ello, nos hacen mas libres.

Aunque Bombas Gens forma parte de una fundación privada (la Fundació Per Amor a l’Art) adquiere con su presencia y su trabajo una dimensión pública. Y a pesar de que  Bombas Gens ha conseguido que la ciudadanía más cercana se identifique con su propuesta,  colabore con numerosas instituciones públicas de carácter educativo y haya recibido un importante reconocimiento, ha de aspirar a ser un elemento transformador de la vida cultural valenciana, junto a otros agentes activos, públicos y privados, de la ciudad”

Susana Lloret. Foto: EVA MÁÑEZ.

Un hito

Susanta Lloret. El premio A de ARCO

“Este premio fue todo un hito para José Luis Soler, el verdadero coleccionista, y para mi. Cuando lo recogí destaqué uno de los significados de la palabra arte que me resultó especialmente inspirador. Y todavía lo recuerdo: “El arte es una manera de transmitir emociones, ideas y conceptos”.

Y me resultó inspirador porque pienso que el arte transmite todo eso, pero además creo que la manera en que uno disfruta del arte también transmite todo eso.

Como dije en aquel momento, nosotros disfrutamos al poner la colección Per Amor a l’Art a disposición del público en Bombas Gens, y me gusta pensar que con ello estamos transmitiendo la emoción de la gratitud por lo que tenemos; la idea de que el arte es para todos pero hay que ayudar para que llegue a todos; y el concepto de la responsabilidad de compartir que todos tenemos en mayor o menor medida (y cada uno sabe su medida).

La concesión de este premio tan importante fue un hito, porque lo recibí como un reconocimiento a la colección, al centro de arte, y a esa emoción, esa idea y ese concepto”

Nuria Enguita. El cambio de modelo de gestión de las salas de arte por la introducción de un equipo de mediación

“Bombas Gens centre d’Art tiene una misión fundamental que es poner en valor y difundir la Colección Per Amor a l’Art, una colección que permite elaborar discursos contemporáneos que hablan a muy diferentes públicos. Fue una premisa del centro desde su inicio y dos años después podemos decir que se ha consolidado con gran éxito. Junto a las responsables del centro de arte, un equipo de profesionales especializados en historia y crítica de arte, pedagogías críticas o arqueología elaboran los contenidos y las metodologías que activan diariamente la colección.

Las enormes naves de Bombas Gens, trasunto del cubo blanco de la modernidad, permiten poner juntos todos los tiempos, porque eso es también una exposición, una colección;  una edición de tiempos diversos, de hechos diferentes, de artistas singulares. De esta forma el arte, autónomo de la vida en su cubo blanco, no lo es tanto cuando los mediadores y las mediadoras nos lo acercan, cuando nos ayudan a navegar por él, cuando apreciamos un poco más los contextos, las referencias, los porqués. Dotar de vida y pensamiento al centro es hacer que la colección se active continuamente, convirtiéndose en una colección vivida e interiorizada, que nos llega a través de la palabra, de la imagen, de la experiencia sonora o de la visión coreográfica”

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email