X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

las medidas económicas se debatirán en próximas reuniones

Draghi pide a los gobernantes (otra vez) intensificar las reformas estructurales

10/04/2019 - 

FRÁNCFORT (EP). El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) no ha discutido en su reunión de abril la posibilidad de fijar algún mecanismo para aliviar el impacto de los tipos negativos en la rentabilidad de la banca ni los detalles de la nueva ronda de megasubastas de liquidez que lanzará a la vuelta del verano, aunque el presidente de la entidad, Mario Draghi, subrayó que la institución sigue preparada para hacer uso de todos los instrumentos a su disposición para alcanzar su objetivo de estabilidad de precios.

En su comparecencia ante los medios de comunicación tras la reunión del Consejo de Gobierno, el banquero italiano se limitó a explicar que los detalles de las subastas de liquidez a largo plazo, conocidas como TLTRO III, serán desvelados en futuras reuniones, añadiendo que la institución requiere de más información antes de discutir la posibilidad de fijar tramos para hacer menos onerosos para la banca los tipos negativos de su facilidad de depósito.

En este sentido, el presidente del BCE se ha limitado a señalar que en la fijación de las condiciones de la nueva ronda de subastas se tendrán en cuenta el examen de transmisión a través del canal bancario de la política monetaria, así como la evolución de las perspectivas económicas, que serán actualizadas por el BCE en junio.

Por otro lado, Draghi indicó que en próximas reuniones la institución evaluará si con el fin de preservar los aspectos positivos de los tipos de interés negativos es necesario aplicar algún mecanismo para mitigar sus efectos colaterales. "No ha sido una reunión operativa", reconoció el presidente del BCE, añadiendo que el objetivo principal del encuentro "era reafirmar la disposición a actuar si la contingencia lo justificaba, por lo que no era una reunión operativa".


De este modo, el banquero italiano ha reiterado el compromiso del Consejo del BCE para hacer uso "de todos sus instrumentos" con el fin de garantizar que la inflación progresa hacia su objetivo, subrayando que sigue siendo necesario un amplio grado de relajación monetaria para salvaguardar las condiciones favorables de financiación que apoyan la expansión económica. En este sentido, Draghi ha afirmado que las posibilidades de una recesión en la eurozona "siguen siendo bajas", mientras que en cuanto a la evolución de los precios ha apuntado que la tasa de inflación puede desviarse del objetivo, a la baja o al alza, siempre y cuando en el medio plazo converja hacia el mismo.

Por otro lado, el presidente del BCE ha instado a otras autoridades a adoptar medidas con el fin de aprovechar completamente los beneficios de la política monetaria y elevar el potencial de crecimiento a largo plazo de la región a la vez que reducen sus vulnerabilidades. "La implementación de reformas estructurales en los países de la zona euro debe intensificarse sustancialmente para incrementar la resiliciencia, reducir el paro estructural e impulsar la productividad y el crecimiento potencial", ha señalado. Asimismo, el banquero ha recomendado a los gobiernos más endeudados reconstruir sus colchones fiscales, mientras que ha extendido al conjunto de países de la zona euro la necesidad de contar con componentes de mayor apoyo al crecimiento en sus cuentas públicas.

Un sector bancario "superpoblado"

El sector bancario europeo está "superpoblado", lo que en parte explica la baja rentabilidad del sector, donde es necesario llevar a cabo un proceso de consolidación que permita reducir costes, según ha afirmado el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. "El sector bancario en Europa está superpoblado y es necesaria una consolidación", ha declarado el banquero italiano durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que decidió mantener sin cambios su política monetaria, así como sus directrices de futuro.

En este sentido, el presidente del BCE defendió que la sobrecapacidad de la banca europea no se refleja en la producción de crédito, sino en el número de personas y en los costes. De este modo, Draghi apuntó el problema de las entidades en cuestión de escala y capacidad para acometer las inversiones necesarias para seguir siendo competitivas, señalando el bajo nivel de digitalización.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email