Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

SILLÓN OREJERO

'Eclipse', una distopía sobre monopolios eléctricos cuando la humanidad viva bajo tierra

Cuando Zach Kaplan pensaba que no lograría tener una carrera como guionista, cuando trabajaba en un casino y volvía al amanecer todos los días a su casa, se le ocurrió una historia derivada de su situación. Imaginó que el sol se expandía y abrasaba toda la Tierra. Desde entonces, los hombres tendrían que vivir bajo tierra. En su cómic distopía post-apocalíptica, Eclipse, no falta crítica social. En ese mundo subterráneo, las eléctricas se hacen con el monopolio de la energía y sus accionistas pueden así construirse mansiones lujosas, aunque estén bajo tierra

27/05/2019 - 

No es un cómic de motivación ecologista, Eclipse de Image, escrito por Zachary Kaplan y dibujado por Giovanni Timpano, pero su argumento parte de una premisa similar. Un día el sol experimenta una fulguración que abrasa a los terrícolas. Desde entonces, la humanidad se verá forzada a vivir bajo tierra. Ahí abajo siguen ocurriendo las mismas desgracias. Las grandes empresas se hacen con el poder económico, a continuación con el político y sus monopolios crean represivas dictaduras en beneficio de una oligarquía que vive mal en el post-apocalipsis, pero mejor que los demás.

El guionista trabajó de crupier durante años, se dedicaba al póker después de haber estudiado para ser guionista de cine y televisión en la Universidad del Sur de California y no haber podido hacer carrera. No obstante, al cabo de una década logró que le publicaran algo. Todo ese tiempo vivió aislado de su familia y sus amigos haciendo vida nocturna, trabajando de noche y durmiendo de día.

Es ahí donde encontró la inspiración para desarrollar esta historia. Concretamente, en los momentos cuando volvía a casa conduciendo y veía desde el coche cómo iba amaneciendo. Tenía la sensación de que se estaba escondiendo de él cada vez que aparecía el sol.

En el cómic, se alude constantemente en flashbacks al día en el que el sol, digamos, creció. Achicharró todo lo que había sobre la corteza terrestre y millones de personas murieron. Desde entonces, la humanidad hace vida subterránea. Solo sale al exterior de noche y hay un toque de queda para que vuelva a bajar. De no hacerlo, es el sol el que les deja secos en el sitio. Los que se atreven a estar en la superficie, lo hacen dentro de barracones colocados entre las ruinas de la civilización de los que no pueden salir. La serie lleva desde 2016 y se puede comprar por Kindle si lees inglés.

Se pinta un mundo subterráneo poco alegre, lógicamente. La falta de vitamina D hace que la gente se vuelva loca. Y todo va mal hasta que aparece una especie de mutante y entonces va todavía peor. Es bastante gracioso porque es un cura. Su piel logra reflejar los rayos del sol. Cuando hablan de él suena bastante curioso si lo piensas en términos locales relacionados con la historia de este país. Dicen: "¡un cura que no arde!". Es "el sacerdote ignífugo". Un tipo de albinos que son llamados, muy a lo Star Wars, los Day Walkers.

El cómic es una intriga con thriller de persecución de asesino que se va cobrando víctimas una a una, pero la hipótesis tiene detalles divertidos, además del citado cura. Por ejemplo, el aludido complot empresarial. Bajo tierra, una empresa, Solarity, tiene el monopolio de la energía, se lo arrebató al antiguo alcalde. Se hizo con la red municipal cuando hubo que bajar al subsuelo y a quien pilla robando kilowatios le empuran con una brigada de policías especializados, una bella historia distópica de privatizaciones. Uno al que atrapan, al que le dan una paliza, se expresa en términos muy actuales. Se queja de que con la fortuna que hacen con el monopolio bien pueden pagar matones para que les persigan. Hay una oligarquía que se las ha arreglado para vivir a todo trapo por encima de los demás incluso en esas condiciones.

La intriga de la trama reside en el origen de estos tipos ignífugos, un misterio que al irse resolviendo irá dando pistas sobre el cataclismo climático que ha obligado a la humanidad a vivir en esas condiciones y donde es aún más sometida que antes por una gran corporación. El protagonista, típico héroe desencantado de vuelta de todo, irá experimentando una evolución conforme todo se vaya aclarando. Es arquetípico, pero llegado un punto, a partir del octavo número, la conspiración oculta presenta dos facetas. Unos luchan contra ella por injusta, pero el héroe entiende que hay un bien superior que la justifica. Es un dilema filosófico.

En el camino hay muchas batallas, peleas, tiros, muertos, y escenas de suspense muy cinematográficas, como cuando la pareja protagonista se queda atrapada bajo una sombra en la superficie, mientras el sol churrusca todo como todos los días, y se tiene que quedar ahí esperando a que anochezca. También hay esa parte épica, revolucionaria, de búsqueda del antídoto oculto custodiado por una organización mafiosa o empresa gracias al cual todos los hombres podrán volver a ser libres.

El dibujo, como todo lo referente al género post-apocalíptico, tiene una gran belleza. Los cuerpos calcinados por todas partes en una Nueva York deshabitada tienen su encanto. Sin embargo, el trazo y el color son demasiado asépticos. En una historia que se supone que se desarrolla a altas temperaturas, se echa de menos el sudor, la asfixia... Los personajes parece que solo se enfrentan a que les queme el sol y nada más, no hay más consecuencias. Falla un poco la atmósfera, transmitir un lugar invivible como pasaba en Soylent Green con esos tonos ocres y verdosos por todas partes. 

Kaplan está influido por guionistas como Garth Ennis (Predicador), Brian K. Vaughan (Ex Machina) o el autor de superhéroes, Warren Ellis. Ellos, admite, le enseñaron que en el cómic "todo es posible". Antes, ya había hecho cine y televisión, pero no con mucho éxito. Eclipse fue el primer borrador que presentó a la editorial Top Cow donde le aceptaron la idea para una mini-serie de cuatro números de los que ya lleva casi veinte.

Noticias relacionadas

sillón orejero

Waterworld 2 al final solo salió en cómic

Por  - 

La tercera temporada de Fortinte homenajea el escenario acuático de Waterwold, una película maldita por el dinero que dilapidó y su producción megalómana en Hawai, pero que el canal SyFy  estuvo a punto de convertir en serie recientemente. Sin embargo, en 1997, Christopher Golden y Thomas E. Sniegoski, escribieron una secuela, la única que hay, que fue llevada al cómic en Valiant. El universo, el mutante y el trimarán seguían siendo los mismos, pero el villano era más purulento, había creado su propia religión y las ciudades en el fondo del mar tenían habitantes. Hasta metro.

sillón orejero

Los tebeos de Peñarroya; censurado en el franquismo por no mostrar "felicidad"

Por  - 

Tras la guerra, en la que luchó en el bando republicano, el castellonense José Peñarroya se puso a trabajar en una empresa de licores como contable hasta que le reclutó la editorial Bruguera. Allí, en los años de esplendor del tebeo infantil, creó numerosos personajes que solían estar marcados por la mala suerte y acabar molidos a palos. En el caso de Don Pío, con su visión de la familia de clase media, un hombre que recibía palizas de su mujer, hizo intervenir a la censura franquista que no podía aceptar que un matrimonio no fuese "feliz".

SILLÓN OREJERO

Sturmtruppen, la tira cómica que se burlaba de los soldados del III Reich

Por  - 

En pleno debate por los límites del humor y de la ficción, tras la retirada incluso de un episodio de Fawlty Towers de los servicios de streaming de la BBC, en el mundo del cómic viene el recuerdo de Sturmtruppen. El italiano Bonvi se dedicó durante décadas a hacer humor con el absurdo de la disciplina militar utilizando como personajes a soldados de la Wehrmacht. En sus tiras retrataba a desgraciados, carne de cañón, y oficiales psicópatas, pero en sus gags también aparecía el Holocausto.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email