Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Más noticias

Foto: MIGUEL TRILLO
sillón orejero

Macarras de Madrid

Por  - 

Ha acudido incluso a narcopisos a escuchar lo que tenían que contar los que fumaban base dentro, Iñaki Domínguez ha reunido todos los testimonios que ha podido de los años en los que la delincuencia de Madrid se enfrentaba a la policía tardofranquista y ha trazado su evolución hasta la época en la que los bakalas y los skinheads ocuparon el lugar de los quinquis y los sicarios de Fuerza Nueva. Un mapa del macarrismo madrileño que se sale del foco que habitualmente se pone sobre la ciudad.

SILLÓN OREJERO

Hasañas, con ese, una parodia del racismo y la épica militar franquista de Hazañas Bélicas

Por  - 

Es un cómic poco conocido, pero lo publicó Amaika, la editorial de El Papus, a la que le pusieron una bomba en un atentado fascista por el que nadie fue condenado, no recibieron indemnización alguna y los heridos figuraron como "accidente laboral"; la editorial que tuvo ojo para fichar en Argentina para su cabecera Hara-Kiri, porno y gore, a un dibujante que quería burlarse de lo que había leído en el tebeo Hazañas Bélicas. Con desprecio a los militares y a la guerra, fue precursor del humor sangriento y cruel, donde nunca faltaban mutilados.  

Generalitat Valenciana
sopa de letras

¿Por qué nos gustan las distopías? Mundos (post)apocalípticos y qué podemos aprender de ellos

Por  - 

Según la RAE, una distopía es una «representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana». Las distopías son, en sí mismas, y en líneas generales, futuros indeseables. En ellos existen sistemas totalitarios, represión y control social, crisis climáticas, feroces instintos humanos de supervivencia... Lo más espeluznante cobra sentido –y forma– en estas narraciones. Este género, común en la literatura y también en lo audiovisual, nos hace reflexionar sobre las consecuencias más desastrosas de nuestras acciones. ¿Por qué entonces nos gusta leer sobre estos temibles escenarios? Nos adentramos en una oscura carretera –al más puro estilo Cormac McCarthy– sin tener certeza alguna sobre ello.

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email