GRUPO PLAZA

El sector hotelero confía en la buena tendencia del verano para llenar septiembre

Efecto inocuo de las Fallas en el turismo de València

24/08/2021 - 

VALÈNCIA. Las Fallas son una fiesta que tradicionalmente congregan a miles de turistas de todo el mundo que acuden a València para disfrutar de sus monumentos, ensordecerse con una mascletà y vivir la celebración. Pero este 2021 todo será diferente. La situación sanitaria ha obligado a planificar unos festejos limitados bajo estrictas medidas de seguridad para evitar que la evolución epidemiológica se descontrole. Unas Fallas en tiempos de pandemia que, a priori, no han animado al turismo en la ciudad.

Según las principales patronales de alojamientos turísticos en València, el efecto de la fiesta en septiembre es inocuo y tendrá un mínimo impacto en el turismo del 'cap i casal'. No obstante, la buena marcha del verano hace presagiar que esos días la capital del Turia mantendrá la tendencia de los meses de verano y seguirá recibiendo visitas. Pero más que por la fiesta, por el efecto arrastre de los últimos días de verano. 

De hecho, pisos turísticos ubicados en importantes zonas de la ciudad como Russafa tienen sus plazas sin ocupar y el libro de reservas permanece sin movimiento para esos días. Los operadores aseguran que en países del exterior, la celebración los primeros días de septiembre de las Fallas de 2021 no ha trascendido y ya llegan peticiones para marzo de 2022.

De acuerdo con lo acordado entre la Administración valenciana y el colectivo fallero, este año la fiesta será con mascarilla obligatoria en todos los actos, Ofrenda cerrada y sin público, 'Cremà' dos horas avanzada para cumplir el toque de queda y no habrá 'mascletaes' en la Plaza del Ayuntamiento ni castillos en el Jardín del Turia. Una decisión con la que se busca preservar la salud y la seguridad de la ciudadanía.

De esta forma, también se busca evitar la masificación en las calles de la ciudad y las aglomeraciones en citas tradicionalmente muy concurridas como son los disparos pirotécnicos al mediodía y durante la noche. Los monumentos poco a poco van tomando las calles de la ciudad hasta el gran día de la 'plantà'.

Foto: ROBER SOLSONA/EP

Pero, sin embargo, este año la ciudad acusará la falta de turistas que año tras años se interesan por esta fiesta. "La ocupación vinculada solo a las Fallas es casi residual", señala Luis Martí, presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat. También desde la Asociación de Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas de la Comunitat Valenciana (AVAEC) su presidenta, Pilar Giner, asegura que el impacto va a ser "mínimo" y apenas existe reclamo, por lo que muchos alojamientos siguen vacantes.

"En el extranjero no se han enterado de que ahora en septiembre habrá Fallas. El visitante americano y europeo no lo tiene asumido y, pese a que en zonas muy demandadas como Russafa, se han bajado precios, no han entrado reservas. De hecho, están entrando para marzo de 2022", explica Giner. "Es un año raro", apunta. No obstante, la ocupación este verano en este tipo de alojamientos ha repuntado este verano de forma considerable superando los niveles previos a la pandemia. Por lo que, poco a poco, el turismo despierta del letargo de la pandemia.

Verano "positivo"

En los hoteles de la ciudad, la sensación es similar. Lo cierto es que la fiesta no ha propiciado un mayor movimiento de huéspedes, pero la ocupación se mantendrá en niveles positivos por la inercia del buen tiempo y las vacaciones. "La ocupación vinculada solo a las fallas es casi residual, pero agosto ha sido bueno y creemos que esa tendencia la mantendremos las primeras semanas de septiembre", apunta.

De hecho, según los datos de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunitat, el balance de los fines de semana en València está siendo muy positivo para el sector hotelero con medias por encima del 85% de ocupación. En este contexto, Martí cree que el fin de semana de Fallas será "igual de bueno", pero no tanto por la celebración, sino "por la propia dinámica de la evolución turística". "Afortunadamente, los turistas están normalizando las restricciones, abandonando el miedo y viajando con prudencia, pero considerando viajar como una actividad segura", señala.

Así, el turismo en València se recupera con datos mejores que en 2020, aunque lejos de 2019, año previo a la crisis sanitaria. El propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aseguraba este mismo lunes que la temporada turística de este verano está siendo positiva "superando las expectativas iniciales y alcanzando, en algunos segmentos, niveles de ocupación similares a las de antes de la pandemia". 

No obstante, desde el sector son más prudentes."Con el verano bueno estamos comenzando a recuperarnos, será necesario un buen otoño y que el 2022 lo encaremos con normalidad. Hay que comenzar a trabajar, pero sin bajar la guardia e intentando cerrar el año minimizando pérdidas", resalta Martí.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email