X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de noviembre y se habla de policía local VGP circuito del motor energía fotovoltaica dealz
GRUPO PLAZA

REUNIONES CON LA OPOSICIÓN

El acuerdo por el pelotazo de Tabacalera se envenena: los vecinos se agrupan en contra

27/02/2019 - 

VALÈNCIA. En el Ayuntamiento de València  creyeron que era una buena idea. Pero la propuesta para solventar el entuerto de Tabacalera, por el cual el consistorio debe compensar a la constructora Guadalmedina, va camino de convertirse en un culebrón. 

En principio el Govern de la Nau creía haber encontrado la solución cediéndole a la constructora un solar previsto para centro escolar y otro que formaba parte de una zona verde, ambos en el barrio de Penyaroja. El primero no les servía porque incumplía los requisitos exigidos por la Conselleria; el segundo sólo era una parte de un conjunto más amplio en un barrio, dicen, con suficientes dotaciones.

Pero lo que desde fuera del bosque se ve muy nítido, en el propio bosque no está tan claro. Y los vecinos de Penyaroja han decidido movilizarse para impedir que el pleno del Ayuntamiento de València apruebe este jueves la modificación del PGOU que permitirá la permuta. Para ello esta semana se han reunido con concejales de la oposición de cara a contar con su apoyo para detener una resolución municipal que consideran “un atropello”.

Reunión con la oposición

En la primera reunión que mantuvieron este lunes noche, por parte de la Asociación de Vecinos de Penyaroja intervino su presidente quien trasladó a concejales de Ciudadanos y representantes del PP el malestar del vecindario con la recalificación. Asimismo, les expuso la falta de equipamiento en el barrio y los perjuicios y riesgos que el edificio proyectado podrían suponer para los edificios colindantes, ya que prácticamente lo bloquea. 

Junto a los vecinos de Penyaroja se encontraba una representación de la Asociación de afectados por la recalificación del solar anejo a las Naves Cros, cuyo presidente intervino para mostrar la plena sintonía entre ambas asociaciones, que han creado un frente común para parar las recalificaciones.

Ciudadanos estuvo representado por su portavoz, Fernando Giner, quien ha hecho bandera de detener esta recalificación. Su concejal Narciso Estellés, presente también en la reunión, planteó a los vecinos las particularidades del procedimiento administrativo en curso y las múltiples irregularidades que se estaban produciendo con dicha recalificación. Junto al representante del PP Carlos Mundina, se comprometieron, si tras las elecciones había un nuevo consistorio y ellos formaban parte de él, a hacer lo posible por frenarla.

La solución que no gusta

El gobierno municipal apuesta por entregarle dos pastillas a la constructora Guadalmedina. La más pequeña corresponde a lo que debería haber sido un colegio. Se trata de una parcela en la confluencia de las calles Penya-Roja y Río Escalona de más de 1.180 metros cuadrados de forma triangular. Esta peculiaridad geométrica hace que no se puede emplear ya que se trata de un tipo de solar que la legislación expresamente prohíbe su uso en colegios. Guadalmedina tiene derecho a construir aquí 7.400 metros cuadrados de suelo techado en un edificio que como máximo puede tener 10 alturas.

La segunda parcela con la que se quiere compensar a Guadalmedina formaba parte de una gran zona verde prevista en la calle 3 de abril 1979, junto a las naves de Cros. En este solar de 1.680 metros cuadrados la empresa podrá construir un edificio con 8.700 metros cuadrados de techo que como máximo tendrá 13 alturas. En este caso, en el Ayuntamiento defienden que los vecinos continuarán teniendo más de 7.000 metros cuadrados de parque.

En el Govern de la Nau justifican estas soluciones desde una perspectiva global. La cesión de suelo que se le debería hacer a Guadalmedina sería mucho mayor en otros barrios, recuerdan, ya que se hace en función del valor del metro cuadrado y Penyaroja es uno de los barrios más caros de València. Una clave económica que no se escapa a Ciudadanos.

“Ribó no nos quiere”

Pero desde la formación naranja comparten la opinión de muchos vecinos, que aseguran que tras esta decisión anida también una clave política. “Es una medida impopular que saben que no les costará votos porque Penyaroja es un barrio en el que los partidos del tripartito no tienen predicamento”, comenta Estellés. 

En concreto se refiere a que en las elecciones municipales de 2015 la suma de votos de PP (1.770) y Ciudadanos (1.734) duplicó a la de los tres partidos que conforman el Govern de la Nau (Compromís, 912; PSPV, 452; y ValC, 287). “Ribó no nos quiere”, asegura un vecino.

Desde el Ayuntamiento niegan cualquier interpretación partidista e insisten que si se han elegido esos dos solares es porque su incidencia es menor. El suelo escolar, reiteran, era inhábil, y en el caso de la zona verde no se pierde, sino que tan solo reduce en una porción que consideran que no es significativa. Tengan razón o no, lo que es evidente es que a los vecinos no les han convencido y ahora los tienen en contra y unidos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email