X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de enero y se habla de à punt CVMC CEV bloc Compromís
GRUPO PLAZA

EL INVERSOR ESTÁ DESNUDO / OPINIÓN

El baile de los dividendos

4/10/2017 - 

VALÈNCIA. Llega el último tramo del año con muchos pagos de dividendos en la bolsa española. Los medios vuelven a hablar de ellos y muchos inversores deciden realizar sus compras en bolsa atendiendo a este parámetro. Parece tener sentido pues de esta manera construyen un portfolio con una rentabilidad por dividendo del 3% o el 4% y piensan que así están haciendo una buena jugada. ¿Es eso cierto? ¿ Es una buena idea invertir por dividendos?

Verdaderamente no. No lo es. Pues atender a los dividendos como base de nuestras decisiones de inversión nos puede dar sorpresas muy negativas. Investiguemos un poco en el tema y veamos que se esconde detrás.

Lo primero es conocer cómo funciona el dividendo. Cuando lo cobramos, el pago es descontado automáticamente del precio de cotización de la acción, con lo que, a pesar de tener dinero en nuestra cuenta, realmente nos hemos quedado igual, no hemos ganado nada.

Y eso si el pago es en metálico, si es a través del famoso 'scrip dividend' la cosa es peor, pues nuestra participación en los beneficios de la empresa se ve diluida por una ampliación de capital encubierta. Algo tremendamente negativo para nuestros intereses como accionistas. Por otro lado, cobrado el dinero tenemos que pasar por la caja de hacienda. Por lo tanto nuestra ganancia menguará.

Hagamos unas matemáticas simplificadas para verlo gráficamente. Teníamos una acción que cotizaba a 100. La empresa pagó un dividendo del 1% con lo que ahora cotiza a 99 y nosotros tenemos 1 en cuenta . De ese 1% debemos pagar a hacienda, el 20%, con lo que ya no tenemos 100 sino 99,8 .  (99 que es lo que vale la acción mas 1 en nuestra cuenta menos la parte de hacienda). Y todo esto el mismo día del pago. No lo veo un gran negocio.


¿Cuál es la clave en todo esto? La clave es simple. El dividendo está bien pero no debe ser la base de nuestras decisiones de inversión. La base debe ser, como siempre, comprar buenos negocios a buenos precios.

Si compramos buenos negocios, entendamos estos de manera simple y al estilo Joel Greenblatt como aquellos que tiene altos ROIC (retornos sobre el capital invertido); por ejemplo negocios con un ROIC por encima del 20% seremos dueños de empresas cuyos gestores son capaces de ganar un 20% por cada euro que invierten en su negocio. ¿Qué prefiere usted para su dinero que estos gestores le ganen un 20% o que se lo paguen a usted vía dividendos? En mi caso lo tengo claro. Encontrar inversiones que renten un 20% es difícil, así que mi preferencia será que la empresa no pague dividendos, yo no tendré que pagar a hacienda y  ese dinero se reinvertirá en la empresa para generar nuevo dinero. Todo mientras los ROIC sean altos.

Sensatez

Lo contrario valdría para empresas con ROIC mediocres, del 5% por ejemplo. En este caso prefiero el dividendo, pues seguramente yo seré capaz de ganarle más con otras inversiones. Sin embargo, a veces nos hacemos trampas al solitario guiados por anuncios (mas o menos interesados) de pingües beneficios por dividendo en empresa como Iberdrola, (ROIC del 4,82%) o Telefónica (del 5,44%), que distan de ser los negocios más rentables que podemos comprar. En realidad son empresas muy grandes, con poca capacidad de crecimiento, negocios poco rentables y mucha deuda en sus balances. Obtendremos de ellas el dividendo, pero muy poca o ninguna revalorización en nuestras acciones a largo plazo. No es lo que yo deseo.

Por lo tanto pongamos las cosas sobre la mesa y seamos sensatos. Lo que buscamos no es dividendos a toda costa sino buenos negocios a precios razonables, negocios de los que nos guste sentirnos dueños y que nos regalen una buena rentabilidad anual en los próximos cinco años vía revalorización de las acciones. Si pagan mucho dividendo no es realmente importante. Esta es la clave y es lo que debemos buscar. Por tanto, si oye por ahí otras cosas recuerde lo que decía Oscar Wilde: “Cuando la gente está de acuerdo conmigo siempre siento que debo estar equivocado.”

Lorenzo Serratosa es cofundador de Kau Markets EAFI

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email