GRUPO PLAZA

LOS ESCENARIOS QUE SE MANEJAN INCLUYEN UN PLENO EXTRAORDINARIO DEL CONSELL EL DOMINGO

El Botànic intensifica sus contactos para cerrar los Presupuestos pero no descarta que sea 'in extremis'

Foto: KIKE TABERNER
27/10/2021 - 

VALÈNCIA. Silencio, evasivas y discreción es lo que predomina durante estos días entre los partidos que conforman el Botànic respecto a la negociación de los Presupuestos de la Generalitat de 2022. El plazo legal para presentarlos expira el próximo domingo 31 de octubre, puesto que hay que presentarlos antes del 1 de noviembre de cada año. Y ya nadie descarta que el acuerdo llegue 'in extremis'

Todos los escenarios están encima de la mesa. Entre ellos, un pleno extraordinario del Consell el domingo para aprobarlos y que el registro de Les Corts, donde se tienen que llevar a continuación para comenzar la tramitación parlamentaria, se abra también de manera extraordinaria el fin de semana por orden de su presidente, Enric Morera. 

El PSPV, Compromís y Unides Podem han intensificado desde el inicio de la semana sus reuniones. Todos se muestran optimistas en llegar a dar luz verde a las cuentas "en tiempo y forma" como suele ser habitual, pero existen varios escollos sin resolver. Entre ellos, como ha informado Valencia Plaza, el dibujo de los ingresos

Los recursos siguen limitados a la espera de una reforma del sistema de financiación autonómica y en el cálculo de ingresos hay que tener en cuenta la desaparición de determinados fondos extraordinarios, como los 1.400 millones repartidos por el Gobierno a la Comunitat para paliar el impacto de la covid-19. El Consell, por tanto, fía la inversión al dinero procedente del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), el principal instrumento del programa Next Generation EU junto al fondo React-UE.

Foto: GVA   

Cómo mantener un presupuesto expansivo con ese desfase inicial, especialmente en las Consellerias de corte social –Sanidad, Educación e Igualdad y Políticas Inclusivas–, es lo que se intenta ultimar no sin complicaciones. A ello se unen los ya frecuentes tira y afloja sobre los movimientos de partidas, ya que ningún socio quiere restar dinero a sus departamentos. 

Este año es una comisión política en el seno del Consell la que lidera la negociación. Conformada por representantes de PSPV, Compromís y Unides Podem, fue una reclamación de la vicepresidenta del Gobierno autonómico, Mónica Oltra, asumida por Ximo Puig. Con ello quería evitar que fuera Hacienda el que estableciera conversaciones radiales con el resto de Consellerias sin que las tres patas del Ejecutivo pudieran opinar de la globalidad de las cuentas. 

La novedad supone que, por tanto, primero tenga que alcanzarse el acuerdo político para que, a continuación, se realice la traslación técnica. Una grabación de las partidas que comporta plasmar correctamente millones de euros y que conlleva tiempo. Todo ese trabajo todavía está pendiente de realizarse, por lo que ya nadie se atreve a concretar los plazos. 

Los partidos del Botànic siguen manteniéndose optimistas y creen que será posible el pacto presupuestario con "menos drama" que en ocasiones anteriores gracias a la comisión, pero para ello habrá de cumplirse con los tiempos. En cuanto a los debates de fondo sí se ha cumplido, al menos por ahora, con esa intención de lavar los trapos sucios en casa y no públicamente tras las tensiones de septiembre. La cuenta atrás dirá si así se llega al final de la semana. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme