GRUPO PLAZA

tras cuatro años de debate, se presentará una proposición de ley para aplicarla a partir de 2023

El Botànic pacta la tasa turística voluntaria y municipal con el rechazo empresarial

Foto: RAFA MOLINA
22/12/2021 - 

VALÈNCIA. El debate en el seno del Govern del Botànic -formado PSPV, Compromís y Unides Podem- sobre la tasa turística apareció por primera vez en 2017. Desde entonces, los socialistas llevan esquivando la implantación de este gravamen que sí han defendido sus dos socios en el Ejecutivo valenciano. 

Las habilidades del portavoz del grupo del PSPV, en Les Corts, Manolo Mata, con órdenes claras sobre este asunto desde el Palau de la Generalitat, habían sido suficientes hasta ahora para contener los intentos de sus compañeros de viaje, especialmente de Unides Podem, en los últimos debates presupuestarios. 



Sin embargo, en esta ocasión la ofensiva se había planteado con mayor antelación y contundencia: la vicepresidenta primera del Consell, Mónica Oltra (Compromís), y el vicepresidente segundo, Héctor Illueca (Unides Podem), ya habían anunciado previamente a la negociación sobre las cuentas su intención de que, esta vez sí, la tasa turística fuera una realidad y no papel mojado. O lo que es lo mismo: en esta ocasión, iban a por todas.

Los socialistas, durante varias semanas, han hecho suyo -en boca del conseller de Hacienda, Vicent Soler, o del propio Manolo Mata- el argumento de los empresarios del sector: "No es el momento". Un mantra focalizado en la necesidad de recuperación en un ámbito especialmente azotado durante la pandemia. Sin embargo, la propia Oltra ya ha venido replicando en las últimas semanas con otra frase hecha: "Cuando nunca es el momento, el problema no es el momento".


Finalmente, este martes vio la luz el acuerdo alcanzado. Las posiciones se habían acercado en los últimos días y, finalmente, se cerraron con la firma de un pacto y la foto conjunta de los tres portavoces: el mencionado Manolo Mata (PSPV), Fran Ferri (Compromís) y Pilar Lima (Unides Podem). El acuerdo establece que, tras oir a patronal, trabajadores, ayuntamientos y expertos varios en enero y febrero, se deberá presentar antes de que acabe marzo una proposición de ley sobre esta cuestión.

El objetivo es que a partir de 2023 pueda aplicarse la mencionada tasa turística, siempre que el covid-19 lo permita, apuntó Mata. De esta manera, los socialistas ganan un poco más de tiempo, evitan que se implante el año de recuperación e introducen el asterisco de la pandemia y sus socios aseguran que se llevará adelante de una vez por todas. Al menos, el armazón legal.



Eso sí, será una tasa de carácter municipal y voluntaria, es decir, los ayuntamientos tendrán potestad para aplicarla o no. De hecho, consistorios gobernados por el PP como Benidorm o Alicante, no la pondrán en marcha, según proclamaron este mismo martes sus representantes. En cuanto a la cuantía, Mata explicó que se establecerá en cada Ley de Acompañamiento si será "de un euro, dos...". Además, para empezar, ya anunció que que quedarán fuera el Imserso, los menores y los viajes de salud.

Hosbec carga con dureza contra el Botànic: "Son gente insensible e inhumana"

No sólo las fuerzas de la oposición se mostraron este martes reticentes a una tasa que funciona -con carácter obligatorio- en otras autonomías como Baleares o Cataluña. La patronal hotelera Hosbec emitió un comunicado en el que mostraba su especial enfado con el PSPV, por haber consensuado el texto con "la minoría ideológica que odia la actividad turística".

Un pacto que, para Hosbec, destila "cinismo" al considerar que no se ha escuchado al sector, puesto que ha sido "claro como el agua durante los últimos años" en su rechazo a la tasa. Una palabras que respaldaron desde la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), según pudo constatar este diario.

Foto: RAFA MOLINA


En esta línea, el presidente de Hosbec, Toni Mayor, calificó en declaraciones a Europa Press de "inoportuno" y "sinsentido" al acuerdo alcanzado por los partidos del Botànic, a los que acusó de demostrar "falta de sensibilidad humana" con el sector, además de augurar que la medida "restará competitividad" al turismo en la Comunitat.

Además, Mayor acusó a PSPV, Compromís y Unides Podem de vivir en una "burbuja ideología y burocrática": "Son gente insensible e inhumana, parece que la tasa les dé profundidad en su ideología; es como salir de una hambruna y que te pongan un impuesto para comer".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email