X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

valència a tota virolla

El caso Dori Toribio y Cristina Cubas: periodismo de València a Washington y Berlín

Toribio en el Washington Post, Cubas en Deutsche Welle. Dos de las periodistas valencianas más conocidas en el exterior, menos evidentes en la cercanía

15/02/2020 - 

VALÈNCIA. En mitad de la escasez aparente que pone en peligro viejos y nuevos periódicos en el entorno más cercano, refulgen en cambio los ejemplos de periodistas que pasaron el Rubicón e hicieron del mundo su pequeña mesa de redacción. Dori Toribio y Cristina Cubas no son rostros habituales del periodismo valenciano, lo son, en cambio, entre las capitales de EEUU y Alemania. 

Acercarnos a su recorrido periodístico parecía una excusa infalible para conocer de dónde llegan, cómo son las diferencias, cómo nos ven a distancia.

Son dos de las periodistas valencianas más conocidas en el exterior, menos evidentes en la cercanía. 

Cómo comenzó todo…

Cristina Cubas (Deutsche Welle): “Aunque no lo creáis, mi sueño por ser periodista comenzó cuando tenía cuatro añitos. No sufrí ninguna injusticia que quisiera denunciar, ni hubo un desencadenante de cine. Fue más bien una película la que me llevó a esta profesión, más bien al deseo de convertirme en la protagonista de un filme estadounidense, que no nombraré porque me da mucha vergüenza”.

Dori Toribio (The Washington Post): “Siempre me gustó la radio y desde bien pequeña la escuchábamos en casa. Creo que incluso antes de saber qué era el periodismo... Y así empezó todo”. 

El paso por la Universitat de València

Cristina Cubas (Deutsche Welle): “Estudié Comunicación Audiovisual en la Universitat de València y mi experiencia profesional en la ciudad se reduce a unas prácticas en la Radio de Mislata. Llegué a Berlín en el último cuatrimestre de mi carrera gracias a una beca Erasmus y la ciudad me sorprendió por su actividad cinematográfica y televisiva. En 1998 realicé unas prácticas en la redacción española de Deutsche Welle y ese mismo año empecé a trabajar. Y aquí sigo. Pero no sería hasta 2003 cuando comenzara a trabajar como presentadora de deportes frente a cámara”. 

Dori Toribio (The Washington Post): “Estudié Comunicación Audiovisual en la Universidat de València. Durante aquellos años hice prácticas en varias radios locales. Poco después me fui a Madrid a estudiar el Máster de Radio de la Complutense. Siempre me gustó la información internacional y la oportunidad que brinda el periodismo de viajar por el mundo y contar historias en diferentes idiomas. Lo hice durante años como enviada especial a diversas ciudades y países. En 2010 me enviaron a Washington como corresponsal jefe de Radio Nacional de España. Y aquí me quedé”.

Dori Toribio. Foto: Jason Wong.

Un día en el Washington Post

Dori Toribio: “Trabajamos desde primera hora valorando temas, cerrando entrevistas y buscando sonidos dentro de la cobertura de las noticias del día. Más tarde ultimamos los guiones, grabamos y editamos el podcast de El Post, añadiendo los cambios de última hora que sean necesarios. Nuestra jornada termina en torno a las diez u once de la noche. Quizás más tarde, depende del día”.

Un día en Deutsche Welle

Cristina Cubas: “Si hay algo que caracteriza un día habitual en DW es que ningún día es ‘habitual’. No existe la rutina, porque la actualidad informativa te exige estar todo el tiempo preparado para la última hora. Además en la redacción tenemos turnos de día, de noche y también trabajo como editora de contenidos en noticias, por eso las horas pasan sin que te des cuenta. Al revés. La jornada laboral es una cuenta atrás continúa hasta el siguiente informativo”. 

Ante unas nuevas elecciones en EEUU

Dori Toribio (The Washington Post): “Este año cubriré mis sextas elecciones en Estados Unidos. Vivir la historia desde primera fila es un absoluto privilegio. Hay días que no me puedo creer que me paguen por asistir a esos momentos que después recogerán los libros de historia. Me resultan apasionantes tantas cosas... Desde la cobertura electoral a la posibilidad de viajar, recorrer ciudades, estar en la calle y hablar con la gente. En el país que sea. Tener la oportunidad de recoger voces, opiniones, experiencias y contar historias es de las cosas que más me gusta de esta profesión. También creo que es importante el feedback directo de oyentes, espectadores, lectores... a través de las redes sociales, sobre todo. Uno descubre muchas cosas. Qué se entiende, qué no se entiende, qué explicar mejor y cómo”.

"Vivir la historia desde primera fila es un absoluto privilegio"

Aquí Manda Ella, el programa que radiografía la realidad de la mujer alemana

Cristina Cubas (Deutsche Welle): “En la última Cumbre del Clima celebrada en Madrid, me encontré con una mujer de Costa Rica, que era fan de mi serie Aquí Manda Ella. Era ingeniera y me pidió consejo como mujer trabajadora en un mundo dominado por los hombres. Me dijo además que mi serie era una inspiración y le ayudaba en su día a día. Momentos como ese, que son pocos, son los que me apasionan de mi profesión. Cuando el trabajo está hecho y te sientas en el estudio, empieza la cuenta atrás del informativo, se enciende la luz roja del directo y llega ese momento mágico de contar, de explicar la actualidad al espectador que está al otro lado”. 

La visión del periodismo en España

Cristina Cubas (Deutsche Welle): “No he trabajado como periodista en España, pero no me gusta ni lo que veo ni lo que oigo. Tengo la impresión de que en España existe la libertad de expresión, pero no la libertad de prensa. Los medios privados están politizados y los públicos parecen, lamentablemente, un arma propagandística para el gobierno de turno. La situación es completamente distinta en Alemania. En el canal público alemán, ARD, vi en una ocasión un reportaje muy crítico contra el entonces canciller Gerhard Schröder a una semana de las elecciones. Lo mismo ocurrió unos años más tarde con Angela Merkel. ¿Podemos imaginarnos que eso ocurriera en la TVE? Una televisión que, en teoría, debería ser neutral y para todos, porque la pagan todos los españoles. En Deutsche Welle nuestro objetivo es la objetividad, es difícil y prácticamente imposible de conseguir, pero es a lo que aspiramos”.

"Los medios privados están politizados y los públicos parecen, lamentablemente, un arma propagandística para el gobierno de turno"

València

Dori Toribio (The Washington Post): “Veo València muy cambiada desde que me fui, hace ya más de una década. Cada vez que vuelvo descubro algo nuevo. Y veo Valencia con mucha añoranza. La distancia y los transbordos no me permiten ir a casa tanto como quisiera. Hablo de València siempre que me dejan. Mis compañeros pueden dar fe. Especialmente cuando se trata de derribar tópicos y/o aclarar de una vez por todas cuáles son los verdaderos ingredientes de la paella valenciana, que no están nada claros a este lado del Atlántico”.

Cristina Cubas (Deutsche Welle): “Viví con mucha tristeza el cierre de Canal 9, pero también me dolía ver cómo se abusaba desde el punto de vista político de ese medio de comunicación. Espero que esa lección perdure para los periodistas que ahora trabajan en À Punt. También me dolió ver cómo mi ciudad era titular de noticias de corrupción y espero que esta lacra haya sido superada. Una de las noticias que no olvido fue cuando se levantó el veto a las pescadoras en la Albufera. Un tema que me hizo sentir orgullosa como valenciana y, sobre todo, como mujer”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email