GRUPO PLAZA

El 'coliving' universitario, vía de escape de fondos e inversores para dar salida a los pisos turísticos

20/10/2020 - 

VALÈNCIA. La actual coyuntura económica propiciada por la pandemia del coronavirus ha golpeado con fuerza a la mayoría de sectores, pero con especial incidencia al turismo. La mayoría de ciudades españolas acusan una drástica caída en el número de visitantes y, en el caso de València, esta situación se evidencia en comercios, hoteles y hostelería. Un escenario que ha dificultado el verano a muchos propietarios de pisos turísticos en la ciudad que, aunque han conseguido 'salvar' la temporada, prevén un invierno 'en blanco'.

Según las cifras de la Asociación de Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas de la Comunitat Valenciana (AVAEC), este verano la ocupación en València se ha situado en el 30%, mientras que las viviendas turísticas ubicadas en zonas de playa como El Saler, El Perelló o la Patacona han alcanzado en julio y agosto el 70% de ocupación frente al 95% registrado el pasado año. Ahora, con la temporada estival finalizada, muchas compañías y fondos con edificios enteros destinados al alquiler vacacional buscan una nueva salida para sus inmuebles. Las vacaciones han dado un respiro este verano, pero ya en temporada baja, la situación es bien distinta.

Una de las vías de escape de muchas compañías está siendo la reconversión de esos edificios para un nuevo perfil: los estudiantes universitarios. "Muchas propiedades están vacías y fondos, socimis y grandes propietarios de edificios buscan un nuevo rendimiento. El coliving para estudiantes está siendo una solución estable", explica Alberto Añaños, CEO de Live4LifeEsto es, el edificio entero se destina a pisos para jóvenes que cursen algún estudio generando una especie de 'comunidad' entre ellos. El alquiler va por habitaciones de manera independiente. 

"Los propietarios de edificios o pisos turísticos están acostumbrados a obtener una alta rentabilidad por sus viviendas, por lo que evitan el alquiler tradicional. Sin embargo, el coliving les ofrece alta rentabilidad y mayor estabilidad", puntualiza Añaños. Y es que, pese al virus, València sigue atrayendo el interés de universitarios y profesionales que siguen cursando algún estudio. "Hablamos de cuotas del 80-90% de ocupación frente a otros sectores, aunque los estudiantes en la ciudad hayan caído en torno a un 10%, hay una fuerte demanda", asegura.

Foto: KIKE TABERNER

Lo cierto es que, hasta ahora, los estudiantes que se trasladaban a una nueva ciudad elegían una residencia universitaria para, entre otras cosas, conocer gente con la que compartir nuevas vivencias. Pero ahora, el miedo a los brotes hacen que busquen otro tipo de alojamientos. Desde hace años, València se posiciona como un importante receptor de estudiantes de intercambio con becas Erasmus, pero tiene, además, una alta demanda por parte de muchos jóvenes y profesionales que escogen la ciudad para seguir formándose y cursando estudios como másteres o doctorados. 

Ahorros de hasta el 50% por habitación

No obstante, presenta un desajuste entre oferta y demanda, con un ratio de 31 estudiantes por cama, uno de los más altos del mercado español, según un informe de la consultora JLL. Por ello, la fórmula del coliving no solo se presenta como una nueva opción para satisfacer esa demanda insatisfecha, sino que es, además, 'atractiva' para los inversores y más económica con ahorros de hasta el 50% por habitación, según Live4Life, plataforma de alquiler de pisos completos de media y larga estancia especializada en el público universitaria con 5.000 inmuebles en gestión.

Y es que a diferencia de una residencia, el inquilino goza de independencia y unos beneficios significativos como son mobiliario de calidad en cada habitación, zonas comunes también amuebladas, en áreas de la ciudad bien comunicadas, con wifi y con los suministros y la limpieza semanal incluidos, así como un servicio de soporte permanente para averías.

"El coliving aporta tranquilidad y rentabilidades mayores a los propietarios porque desaparecen los días con los pisos vacíos y la estacionalidad. Además, las habitaciones se alquilan por periodos más largos de tiempo", aseguran desde la compañía. Para los inversores, es una forma estable de dar una rentabilidad a sus activos ante el incierto futuro sobre la evolución de la pandemia. "Es una forma rápida de dar uso a todas esas viviendas de alquiler vacacional que se encuentran vacías actualmente, ya que solo se necesita una cédula de habitabilidad en vigor para ponerlo en marcha", señala Añaños. De hecho, sostiene que esta tendencia no solo esta cogiendo fuerzas en València, sino que ya se atisba en otras plazas con fuerte demanda universitaria.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email