GRUPO PLAZA

ajuste de las inversiones valencianas 

El Congreso da luz verde a la reforma del Estatut con C's a contracorriente

Ciudadanos se abstiene en la toma en consideración de la reforma que establece equiparar las inversiones al peso poblacional

6/04/2016 - 

MADRID. El Congreso de los Diputados dio luz verde este martes a la tramitación de la reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana para que la disposición adicional primera establezca que las inversiones del Estado en la región sean equivalentes al peso de su población por un periodo de siete años.

Un aprobación que contó con el voto a favor de toda la cámara excepto por parte del grupo de Ciudadanos (C's) que prefirió abstenerse por considerar, tanto la diputada por Alicante que fijó posición, Marta Martín, como el síndic de Les Corts, Alexis Marí, que la iniciativa es un "brindis al sol" dado que no implica que vaya a llegar "ni un céntimo más a la Comunitat" ya que el Gobierno central no está obligado a contemplarlo en la elaboración de los Presupuestos.

Una posición que lamentó el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, al atender a los medios de comunicación en la puerta de la Cámara Baja después de saludar precisamente al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. Así, el jefe del Consell consideró una "contradicción" la postura de C's y, aunque admitió que la medida no es una "solución definitiva", sí es un "mandato político". No obstante, Puig recalcó que le había transmitido al líder de Ciudadanos la necesidad de "trabajar juntos".

Mucho más dura se mostró la presidenta del PPCV y portavoz del PP, Isabel Bonig, quien calificó de "inaceptable" el rechazo de Ciudadanos "a los intereses valencianos" en un día "importante" porque, a su juicio, se materializaba "la unión de las fuerzas políticas" de la Comunitat.

Nadie del gobierno presente en el debate ni tampoco Pedro Sánchez

Si en la anterior ocasión que se abordó esta tramitación el pasado 16 de septiembre se produjo una ausencia mayoritaria de parlamentarios, en esta ocasión la cámara presentó un aspecto mucho más poblado. Ahora bien, ningún miembro del gobierno asistió al debate, algo muy criticado por Puig. "Me produce tristeza que a ningún responsable del Gobierno le importe lo más mínimo lo que pase en la Comunitat Valenciana", afirmó, si bien cabe destacar que tampoco estuvo su compañero de partido y jefe de filas, Pedro Sánchez.

Los momentos más tensos, la defensa del PP

Tal y como estaba previsto, los portavoces designados por PSPV, Compromís y PP, Manuel Mata, Fran Ferri y Jorge Bellver fueron los encargados de defender la propuesta.

Así, el socialista Mata lamentó, en su radiografía de la situación, que a los valencianos se les "vilipendie en los programas de humor". "Esta cámara nos debe igualdad, igualdad para tener las mismas oportunidades en las infraestructuras, en los puertos... es inadmisible que necesitemos tres horas y media para ir de Barcelona y Valencia. Al querer ser españoles tenemos el mismo derecho a que se invierta per cápita lo mismo que en otras regiones", manifestó, para concluir: "El boomerang de los que recurrieron el estatuto catalán, andaluz, aragonés... volverá para darles el golpe", sentenció.

Por su parte, Ferri recordó que en septiembre "muchos prefirieron el Bar Manolo -contiguo a la Cámara- antes que asistir a este debate, entre ellos, Mariano Rajoy. Era un hemiciclo casi vacío, el símbolo perfecto de lo que pasaba cuando venían los valencianos aquí", subrayó, en una intervención que concluyó con una apelación a la unanimidad en la votación y un mensaje al futuro Ejecutivo: "Necesitamos un Gobierno que cumpla con los valencianos, que sea aliado de nuestras reivindicaciones".

La intervención que más ampollas levantó fue la del popular Jorge Bellver, al que se le acusó de representar al partido responsable de los cinco años de retrasos en aprobar la tramitación. El síndic del PP pidió "de nuevo" el voto a favor para la reforma: "No cabe otra opción si queremos seguir avanzando con alguna posibilidad de éxito aunque les digo que estoy alarmado por lo que hemos experimentado. Los yoísmos y los nacionalismos trabajan de común acuerdo: que no se hable de nosotros", subrayó, en un discurso que terminó pidiendo el respaldo a la iniciativa por ser un voto "a favor de la Comunitat, de España, porque para nosotros es lo mismo. Es de justicia y de respeto para los valencianos".

Así, el discurso de Bellver fue duramente criticado por Joan Baldoví (Compromís) y Julián López (PSOE). El primero, acusó al síndic del PP de haber sufrido un ataque de "amnesia". "Cuando entró Zaplana hace 21 años debíamos 2.500 millones, cuando se fue Fabra debíamos 42.000 millones. Esta reforma se aprobó en marzo de 2011 y el PP ha tenido 186 diputados con los que sacarla adelante y no lo hicieron", subrayó, para sentenciar: "Si hubieran hecho lo que tocaba no estaríamos aquí como el día de la marmota por tercera vez".

En cuanto al socialista López, se pronunció en similares términos tachando de "vergüenza" la intervención de Bellver:  "Solo cuando ya no quedaba tiempo para tramitarlo la pasada legislatura y cuando no tenían la mayoría en la cámara valenciana dieron luz verde", subrayó.

Por su parte, el exconseller Gerardo Camps fue el diputado del PP encargado de fijar posición para su grupo, mostrándose "orgulloso" de la gestión realizada -ante las críticas de López- y recordando que el vigente sistema de financiación se impulsó con el socialista Rodríguez Zapatero al frente. "Las decisiones de carácter socioeconómico del PP han traído crecimiento y bienestar", zanjó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email