GRUPO PLAZA

vicent soler anunció en octubre la fiscalización externa de la mayor partida del presupuesto

La pandemia paraliza la macroauditoría de la AIReF al gasto sanitario de la Generalitat

20/08/2020 - 

VALÈNCIA. El estallido de la crisis del coronavirus ha obligado a todos los gobiernos autonómicos a rediseñar su planificación presupuestaria y estratégica anual para centrar todos los esfuerzos en combatir los efectos negativos derivados de la pandemia. Pero la congelación de proyectos incluye también algunas iniciativas que, de forma paradójica, podrían mejorar sustancialmente la eficiencia del gasto público en un momento en el que todas las administraciones van a tener que realizar un enorme esfuerzo por sostener sus economías.

Es el caso de la macroauditoría que la Conselleria de Hacienda preveía realizar sobre el Sistema Valenciano de Salud para controlar el gasto y el uso eficaz y eficiente de los recursos públicos.

El Consell, a propuesta del departamento que dirige Vicent Soler, aprobó a finales de enero encargar a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) este examen del gasto sanitario de la Generalitat, que con alrededor de 7.500 millones de euros representa con diferencia la mayor partida del presupuesto autonómico. Dado el volumen de recursos que se destinan a la Sanidad, cualquier medida encaminada a optimizar el gasto podría suponer un ahorro sustancial en sus cuentas.

Sin embargo, más de seis meses después, el acuerdo del Consell no se ha podido hacer efectivo.

El acuerdo del Consell, tomado el 29 de enero, aludía a la "urgente" necesidad de analizar "de forma integral" el Sistema Valenciano de Salud, teniendo en cuenta la evolución del gasto sanitario y su progresión por el efecto del envejecimiento, la extensión de la cronicidad o la prestación de nuevas terapias avanzadas, entre otros argumentos. Todos ellos han quedado forzosamente en segundo plano con el estallido de la pandemia.

A pesar de esa "urgencia", durante el mes y medio que transcurrió entre ese acuerdo y la declaración del estado de alarma, el Consell ni siquiera llegó a solicitar a la AIReF que comenzase su estudio.

Por el momento solo se ha dado el primer paso de la auditoría, el encargo del plan de acción que precede a este tipo de auditorías del gasto público también conocidas como Spending Review. El trabajo de la AIReF no puede comenzar hasta que el Consell le dé su visto bueno, lo que requiere de su aprobación en un pleno. Pero el asunto está paralizado.

Según explican desde la Conselleria de Hacienda, el motivo es el mismo que durante los últimos meses ha forzado la cancelación o el retraso de casi todos los proyectos no relacionados directamente con la crisis sanitaria: "No es el momento". "Les hemos dicho que lo retomaremos en septiembre", añaden.

La mayor auditoría externa del gasto sanitario

"Se quiere abordar, de manera integral, desde el gasto en tecnología o fármacos hasta una evaluación de los modelos sanitarios público y de concesión, o aspectos de gestión y organización", aseguraba el Consell en su ambiciosa relación de objetivos, que también pasaban por analizar la gestión en materia del personal en asuntos como el acceso a las plazas, la temporalidad, la formación, o el envejecimiento del personal.

Aunque el encargo se acordó formalmente en enero, la idea de pedir una Spending Review a la AIReF rondaba en la Conselleria de Hacienda desde bastante tiempo antes. Por ejemplo, en el Seminari de Govern de Montanejos, celebrado en julio del año pasado, la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico se comprometió a aprobar una normativa para obligar a valorar las políticas de gasto público discrecional y a implementar los resultados del proceso de revisión del gasto elaborado por el AIReF.

Esa intención se concretó en un anuncio que el propio conseller realizó semanas después con motivo de un seminario organizado por el Ivie en presencia el entonces aún presidente de la AIReF, José Luis Escrivà. En ese foro, celebrado el 21 de octubre del año pasado, el actual ministro de Seguridad Social lamentó precisamente el déficit evaluador del gasto público del que adolecen las instituciones en España. 

"Les puedo anunciar y así lo hemos hablado estos últimos días que pretendo que, junto con la AIReF, hagamos una primera Spending Review del gasto sanitario porque creo que es fundamental. La Sanidad es el concepto mas importante desde el punto de vista presupuestario y es importante hacer el seguimiento y la evaluación de las políticas. Confiamos tanto en la AIReF que creemos que este anuncio que hago en este momento de buscar en la AIReF el compañero que nos pueda acreditar un mejor gasto de las políticas como un primer paso de otras cosas, es en sí mismo importante", avanzó el conseller Soler. 


La Conselleria de Hacienda justifica su déficit estructural y su elevada deuda en la infrafinanciación que padece con el diseño actual del sistema de financiación autonómico, caducado y pendiente de revisión desde hace ya seis años. De hecho, los valencianos son los peor tratados por el actual sistema de financiación, ya que reciben 203 euros por habitante y año menos que la media de comunidades de régimen común

Pese a estar a la cola de las comunidades de régimen común tanto en recursos recibidos, tanto en términos de fondos per cápita como en población ajustada, el Consell no ha ajustado el gasto destinado a las partidas sociales, sino todo lo contrario para asegurar "al menos la misma calidad que la media autonómica".

Con la auditoría de la AIReF se pretende ahora asegurar que el gasto realizado "se efectúa siguiendo los principios de eficacia y eficiencia, con el objeto de maximizar la productividad de la economía y el bienestar".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email