GRUPO PLAZA

La línea está dotada con dos millones de euros y será una prestación temporal

El Consell dará ayudas de hasta 600 euros a quienes lleven esperando 6 meses una vivienda pública

Foto:  Inma Caballer/Corts
5/11/2022 - 

VALÈNCIA. (VP/EP) La Conselleria de Vivienda dará ayudas de entre 400 y 600 euros a los demandantes de una vivienda pública que lleven seis meses esperando la adjudicación de un inmueble por parte de la Entidad Valenciana de Suelo y Vivienda (EVha). Se trata de una nueva línea de ayudas, dotada de dos millones de euros, con la que el departamento que dirige Héctor Illueca busca dar una respuesta temporal a los colectivos vulnerables hasta que se les conceda una solución habitacional.

Así lo ha anunciado el conseller del ramo y vicepresidente segundo de la Generalitat en una comparecencia en Les Corts, en donde ha desgranado el presupuesto de su Conselleria, que cuenta con un montante total 402,3 millones, un 12,5% más que en 2022, gracias a los fondos del Plan Estatal de Vivienda y a los Next Generation. Y es en estas cuentas en las que se ha incorporado esta nueva línea de ayudas al alquiler.

En concreto, con esta medida se da cumplimiento a la Ley por la Función Social de la Vivienda, que recoge que en los casos en los que la Administración no puede ofrecer una solución habitacional a aquellos inscritos en el registro de demandantes de vivienda pública se les podrá conceder una ayuda directa al alquiler. Eso sí, será de carácter temporal dado que el fin último es la adjudicación del inmueble.

Según detalla a este diario la directora general de Emergencia Habitacional, Pura Peris, solo podrán acogerse a estas ayudas aquellas personas inscritas en el Registro de Demandantes de la Generalitat Valenciana que lleven esperando seis meses un inmueble. Además, también deberán de cumplir con una serie de requisitos como criterios de vulnerabilidad o contar con una limitada capacidad económica, fijada en 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). "Se trata de unas ayudas para hacer efectivo el derecho a la vivienda", subraya.

Aunque en estos momentos la Conselleria está redactando las bases de esta nueva convocatoria, Peris avanza que tendrán un carácter temporal con un máximo de seis meses con el fin de agilizar la maquinaria y "no eternizar el proceso de adjudicación".

Las cuantías dependerán del municipio y los precios del alquiler de cada zona, pero la idea es que oscilen entre los 400 y los 600 euros. "Nuestro objetivo es que en el primer trimestre de 2023 tengamos las bases y la convocatoria elaborada para poder lanzar las ayudas e iniciar el procedimiento lo más rápido posible", señala.

Eso sí, no será una ayuda complementaria a otras líneas que Vivienda tiene en marcha para evitar duplicidades. Por ello, los técnicos de la Conselleria revisarán las solicitudes para verificar que los solicitantes de esta prestación temporal no han accedido a otro tipo de ayudas como el Bono Joven o las ayudas para la compra de una vivienda. 

Impuesto a las viviendas vacías

Por otro lado, en su comparecencia Illueca avanzó que el impuesto para las viviendas vacías de grandes tenedores se empezará a cobrar en 2023, con la previsión de recaudar hasta 250.000 euros durante el próximo ejercicio. "Cuando los inmuebles no se pongan en circulación en seis meses, actuaremos con contundencia con las sanciones pertinentes", advirtió.

Se trata de un gravamen que ya aprobó el Botànic en la Ley de Acompañamiento de 2021, pero que estaba pendiente de la creación del registro en el que los grandes propietarios deben comunicar a la Administración Valenciana los activos que tienen en desuso. Un instrumento que este año entró en funcionamiento, lo que supone su activación.

En concreto, el impuesto grava a las viviendas de los grandes propietarios que lleven deshabitadas un año con el objetivo de incentivar su salida al mercado y aumentar la oferta disponible. Eso sí, existen excepciones en el caso de que los inmuebles estén destinados a segunda residencia, con un máximo de 4 años de desocupación continuada; los turísticos; los destinados a usos dotacionales o los que estén ofrecidos en venta o alquiler en el mercado.

En cuanto a las cuotas, se pagarán según el total de metros cuadrados que sumen los inmuebles vacíos en propiedad. Así, hasta 5.000 m2 se pagará 7,5 euros por metro cuadrado (con cero euros de cuota íntegra); entre 5.000 y 20.000 serán 11,25 euros/m2 (37.500 de cuota íntegra); entre 20.000 y 40.000, 15 euros/m2 (225.000 euros de cuota íntegra) y a partir de 40.000, 22,5 euros/m2, con 600.000 euros de cuota íntegra. 

Foto: KIKE TABERNER

Por otro lado, el conseller destacó de sus presupuestos la partida de 50,2 millones destinada a la construcción de las 1.100 viviendas del concurso de cesión de uso del suelo a promotores para alquiler asequible. También, se prevén 38,72 millones (+12,6%) para la ampliación del parque público y otros 31 para iniciar promociones y finalizar las que están en marcha, junto a 15,3 millones para regeneración y rehabilitación.

Asimismo, Vivienda contará con 202 millones de euros, un 47% más, para emergencia habitacional, con 24,34 millones en ayudas al alquiler en general; 22,8 millones para el bono de alquiler joven; 3,46 millones para la compra y reforma de viviendas destinadas a alquiler social para jóvenes; y 2,3 millones para ayudar a adquirir casas en municipios en riesgo de despoblación.

En materia de rehabilitación se prevén 46 millones en ayudas para edificios y 44 millones para la rehabilitación integral de barrios, así como 15,7 millones para el Pla Conviure de adecuación del entorno construido (+130%), 6,5 millones para el Pla Recuperem Llars de regeneración del parque municipal (+85%) o 700.000 euros para la instalación de placas solares. 

La oposición le reprocha la baja ejecución

Durante el debate, la oposición reprochó a Illueca la baja ejecución del presupuesto de 2022, "sin llegar al 15%", y que repita promesas incumplidas de los últimos años, algunas incluso del exconseller Rubén Martínez Dalmau.

Así, el 'popular' Alfredo Castelló le acusó de "desesperación electoral" y de haber impulsado "cero viviendas sociales en ocho años", así como que el "palacete" de su conselleria vaya a recibir la mayor inversión de vivienda en València en 2023. 

Por su parte, Carlos Gracia (Cs) recriminó al conseller que hay cientos de viviendas pendientes de rehabilitar y que viva en "el día de la marmota" y sin actuar sobre la okupación ilegal, mientras Miquel Pascual (Vox) criticó la "vagancia" de Podem que "no ha hecho nada bueno ni malo en vivienda y deciden subirse el sueldo" como el conjunto del Consell.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme