GRUPO PLAZA

por primera vez en la feria

El 'criptoarte' llega a ARCO con Solimán López

9/07/2021 - 

VALÈNCIA. El pasado mes de marzo el mercado del arte contemporáneo se sacudía como pocas veces lo ha hecho. La afamada casa de subastas Christie's vendía por unos 57 millones de euros su primera obra de arte íntegramente digital, un archivo JPG creado por el artista Beeple, seudónimo de Mike Winkelmann. La cifra récord atrajo la mirada hasta de los más escépticos, un cambio de rumbo que tiene nombre: Everydays: the first 5000 days ('Todos los días: los primeros 5000 días'), un mosaico en el que todos los días, durante algo más de trece años, el artista incorporaba una nueva imagen digital. Con esta venta la casa de subastas daba el espaldarazo definitivo al arte puramente digital NFT (token no fungible), una operación que también suponía la primera transacción que Christie's ejecutaba mediante criptomoneda, en este caso Ether. Aunque esto del arte digital no es en ningún caso una novedad, lo cierto es que, tras una irregular entrada en el mercado, la definitiva venta millonaria del collage de Beeple ha levantado una polvareda en el sector, que no tiene más remedio que sumergirse en el universo NFT. 

Tanto es así que grandes eventos como la Feria de Arte Contemporáneo JUSTMAD 2021, que se celebra este mes en Madrid, dedicará su ciclo de conferencias a las nuevas tecnologías. Pero antes es el turno de ARCO, la feria entre las ferias, la gran cita del arte en España, que este año se celebra de manera excepcional en verano, una cita marcada por la pandemia y, desde ahora, también por el arte NFT. Es Solimán López, artista y director del departamento de I+D+I de la Escuela Superior de Arte y Tecnología de Valencia (ESAT), el primer creador en llevar a la feria una obra de este tipo, de la mano de la galería Baró, una pieza que ha captado la mirada de compradores, medios y curiosos y que sin duda ocupará más de una conversación en el recinto ferial de IFEMA. Pero, a todo esto, ¿qué diablos es el arte NFT? 

"Con la tecnología blockchain [que permiten encriptar la pieza y evita las duplicaciones] hemos conseguido técnicamente identificar archivos únicos, firmarlos. Esto significa una revolución para nuestra profesión porque hasta la fecha no teníamos ninguna manera de poder identificar un archivo que viniera de una u otra ubicación. A nivel de titularidad, de identidad, del propio archivo digital supone que realmente podamos poner un valor tangible y cuantificable económicamente a los objetos intangibles. Esto es una revolución", relata López en conversación con CulturplazaDe la mano de la galería brasileña Baró, que en apenas unos días abrirá nueva sede en Palma de Mallorca, el artista hace historia en ARCO con Hash Tree, una obra que plantea un juego, precisamente, entre lo tangible y lo intangible, un trabajo que da un giro de tuerca a la barrera entre lo físico y lo digital. De esta forma, López plantea una pieza que tiene que ver con esos espacios híbridos, conectando el universo digital con una pieza física, impresa en 3D, que además cuenta con un elemento sonoro. 

"La obra habla de lo raro. Los NFT se entienden como objetos raros dentro de la cadena de la blockchain. También todo árbol es un objeto raro dentro del espacio de la naturaleza, un árbol que es único. En este caso lo hemos escaneado para convertirlo en un objeto digitalizado, algo que me permite liberar a ese árbol de la cadena de consumo humana. También lo he replantado en la Sierra de Tramontana, un árbol que compramos por Internet, para enfatizar en esa idea de consumo de naturaleza". De esta forma, este bonsái existe en tres 'versiones', por un lado el propio árbol plantado en Mallorca, su versión no tangible y, por último, una reproducción a través de una escultura impresa en 3D mediante la que López quiere subrayar esa barrera entre lo físico y lo virtual. 

El artista, que ha presentado sus proyectos en espacios como el Centre del Carme o Las Naves, desembarca en ARCO con una obra que hace historia en la feria, aunque es consciente de la "brecha" que existe tanto en los consumidores privados como en las instituciones culturales. "No hay un escepticismo ni rechazo, pero sí desconocimiento", asevera el artista. "El arte digital, pese a tener una historia de más de 60 años, ha sido un poco la oveja negra en lo concerniente a las políticas de consumo de arte, sobre todo por su carácter intangible. Al final la performance, por ejemplo, puedes hacer una fotografía y la documentas, pero el arte digital, si lo sacas de su entorno nativo, deja de ser digital, es otra cosa. Para las instituciones [el NFT] es una oportunidad magnífica para poder acreditar todo lo que tiene que ver con contenidos digitales, oficializarlo", relata.

Un 'marketplace' de NFT 'marca València'

Para realizar el primer NFT de arte digital que se expone en ARCO, Solimán López se ha aliado con Art Army, el primer marketplace de NFTs en español que está siendo desarrollado por This Project Works, una empresa valenciana de creación de contenidos de imagen y desarrollo digital nacida en 2014. Se trata, en resumidas cuentas, de una herramienta online de venta y exhibición de obras de arte digital mediante NFT, la primera en su género que ofrece servicios a galeristas y artistas y que está comisariada por profesionales de reconocida experiencia, un proyecto que se lanzará de manera oficial el próximo mes de octubre. "A diferencia de las plataformas de venta de NFT existentes, nacidas del mundo de las finanzas y de las industrias tecnológicas, Art Army integra a los agentes del sector para dar validez artística a los trabajos que se promueven. Se seleccionarán obras de los talentos más relevantes mediante profesionales del mundo del arte: galeristas, críticos, analistas y comisarios", explican desde la empresa.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email