X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

los comicios el 10-n, cada vez más cerca

El dilema que viene en Compromís: solos o acompañados en unas futuras elecciones

13/09/2019 - 

VALÈNCIA. El desacuerdo entre PSOE y Unidas Podemos sigue sin resolverse en Madrid. Los días caen como losas y el calendario se acerca a la frontera del 23 septiembre, fecha límite para investir como presidente al socialista Pedro Sánchez: de no haber pacto la próxima semana, el país se verá abocado a unas nuevas elecciones generales a celebrar el 10 de noviembre.

Unos comicios que, de producirse, obligarán a todas las formaciones políticas a un cambio de prioridades inmediato, con el consiguiente debate interno sobre las listas, organización de campaña o la propia política de alianzas preelectorales.

Este es el caso de Compromís, que en la cita con las urnas del 28 de abril consiguió un solo escaño -por Valencia, Joan Baldoví- con un total de 173.621 votos. Unas cifras muy alejadas de las logradas en las dos convocatorias anteriores cuando la coalición que lidera Mónica Oltra llegó a un acuerdo con Podemos (677.549 papeletas en 2015) y con la formación morada y Esquerra Unida (659.771 sufragios en 2016). Unos números que permitieron a esta confluencia adelantar al PSPV y situarse como segunda fuerza política solo por detrás del PP.

Unos resultados que alimentan el debate en la coalición sobre la política de alianzas a decidir si hay nuevas elecciones. Lograr un solo escaño, además de los pocos ingresos que deja en las arcas del partido, complica sobremanera la opción de resultar decisivos aritméticamente para la investidura del presidente, lo que conlleva que el voto del Compromís valga muy poco.

Sin embargo, confluir puede significar un aumento de diputados de la coalición en el Congreso así como mayores ingresos por representatividad, tal y como ocurrió cuando Compromís contó con cuatro escaños en 2016, quedándose muy cerca de conformar el anhleado grupo propio en la Cámara Baja para el que una de las condiciones a priori es contar con cinco parlamentarios.

Montero, Iglesias, Oltra y Baldoví. Foto: VP

El problema en este caso es que en Compromís, formado por el Bloc, Iniciativa y VerdsEquo, no existe consenso claro -al menos todavía- sobre el camino a seguir de cara a unas elecciones. La vicepresidenta del Consell y referente de Iniciativa, Mónica Oltra, siempre ha sido partidaria de buscar alianzas tal y como recalcó en la entrevista concedida recientemente a Valencia Plaza.

En cambio, en la fuerza mayoritaria de Compromís, el Bloc, se han puesto generalmente más impedimentos a este tipo de confluencias preelectorales, especialmente con Podemos.

¿Pactar con quién?

Esta es la cuestión. Parece complicado que en el seno del Bloc se pueda ceder a un acuerdo al estilo de 2016 con Podemos y Esquerra Unida, que ya en su día generó una notable oposición dentro de las bases y la expectativa, tras las duras negociaciones con el PSOE en el ámbito nacional, no genera demasiados alicientes.

Según distintas fuentes de la formación, habría menos reticencias a quizá buscar un acuerdo con el partido impulsado por Íñigo Errejón y Manuela Carmena (Más Madrid) si decidiera dar el salto y presentarse a las elecciones generales, cosa que todavía no ha ocurrido. Una posibilidad que algunos ven con buenos ojos por el buen posicionamiento de estos dirigentes en los medios nacionales que, junto a la participación en la campaña de figuras valencianas como Joan Baldoví o Mónica Oltra, podrían dar un empujón importante a Compromís.

Una teoría de la que otros dudan, especialmente en el Bloc, puesto que opinan que el votante más nacionalista de Compromís podría caer en la abstención con un pacto con una fuerza estatal de cuya aportación, además no existe ninguna garantía. Es por ello, que algunos dirigentes del Bloc prefieren no mezclar su marca y abogan por concurrir en solitario dado que, además, un pacto con el partido de Errejón elevaría la tensión con los miembros de Podem en el Consell. Otros dirigentes del Bloc, que entienden esa línea, se muestran más abiertos a un pacto pero con una prioridad y predominancia clara de la marca Compromís.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email