GRUPO PLAZA

Guía de contratación

El diseño pone freno a las malas prácticas

24/06/2021 - 

VALÈNCIA. Si hiciéramos un recorrido visual por algunas de las obras de ‘diseño gráfico’ impulsadas por la administración valenciana en la primera década de los 2000 probablemente daría para una exposición sobre cómo no hay que hacer las cosas. Concursos especulativos, proyectos amateur o acusaciones de plagio no eran la excepción. Ahora, el panorama es bien distinto, con una València orgullosa de ser Capital Mundial del Diseño y un diálogo más fluido entre profesionales y administración. Sin embargo, atención, que los carteles de la ciudad luzcan más bonitos -sea lo que sea que signifique eso- no quiere decir que se hayan hecho los deberes como toca. Todavía hay muchos retos por afrontar. Para muestra, un botón. Recientemente este diario desvelaba que el área de Cultura de la Diputación de València ha impulsado una bolsa de contratación sin convocatoria pública, un listado de creadores hecho a partir de una convocatoria ajena a la bolsa que, criticaron los profesionales, chocaba con las buenas prácticas. 

Desde la Capitalidad Mundial, revelan sus responsables, acaban de poner en marcha la relación institucional con la Diputación, hace apenas unas semanas, una comunicación que también ha empezado con la ADCV, una relación con la que se quiere poner freno a unas malas prácticas que se repiten en distintas administraciones públicas. "En general, no existe una fórmula idónea que pueda aplicarse a todos los procedimientos de contratación pública. En cada proyecto en concreto, hay que analizar cuál es la mejor fórmula de contratación y, para ello, es importante conocer, primero, cuáles son las necesidades, condiciones, requisitos y plazos. Y, a partir de ahí, buscar la mejor fórmula o procedimiento para ese caso", explican desde la ADCV.

El de la Diputación es solo un ejemplo de una administración que tiene todavía no pocos retos por delante y que todavía no ha dado con la clave definitiva para integrar el diseño en su arquitectura interna. De hecho, desde el Ayuntamiento y la Generalitat trabajan ahora en un modelo de oficina o consejo del diseño, aunque todavía por concretar. “Nos hemos sentido faltos de cierta atención para poder hacer bien nuestro trabajo”. Estas palabras las firma María Navarro, gerente de la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV), quien junto al presidente de la asociación, Ángel Martínez, y el director general de València Capital Mundial del Diseño, Xavi Calvo, presentó ayer la que es para ellos la solución a esa barrera entre unos y otros, la Guía para la gestión y contratación de diseño. 

“Es un tema de suma importancia conseguir, desde el diseño y otras industrias creativas, acabar con las prácticas especulativas que solicitan trabajo sin una justa remuneración. Necesitamos que la mejora de los procesos de negociación y contratación del diseño sea ya una realidad”, recalcó Navarro. Con este objetivo, la guía nace como una herramienta está dirigida a empresas e instituciones que necesitan de acompañamiento y orientación a la hora de hacer una adecuada gestión y contratación de diseño.

Si bien en los últimos años se han realizado mejoras, especialmente desde la inclusión de la llamada a proyecto -una fórmula de contratación que se planteó como fin del concurso especulativo-, lo cierto es que lo que aparentemente era una solución transitoria ha acabado siendo la norma, un “caballo de Troya” mediante el que el diseño entró en la institución que todavía no ha desplegado a sus tropas. “Si hay que hacer un contrato mayor, se hace sin miedo. Parece que lo que nos quedaba a los diseñadores es el contrato menor. ¿El mes antes de ser adjudicado? Una llamada a proyecto”, recalco Xavi Calvo, quien incidió en la necesidad de “dejar de improvisar” y ordenar unas contrataciones que se plantean habitualmente a última hora.

Sobre la cuestión de demandar bocetos previos, algo más habitual en los concursos y que todavía no ha sido desterrado de la administración pública, la abogada Salma Cantos, cuyo despacho ha colaborado en la confección de la guía, fue tajante: “Esa práctica no es respetuosa con el ordenamiento jurídico ni con la ley de contratos, significa estar prestado un servicio a la administración publica con carácter anticipado que no se ve retribuido”. Además, apuntaba Ángel Martínez, “no daban garantías de calidad, porque la mayoría de persones que se presentaban eran aficionados”. 

La guía está destinada tanto a instituciones como empresas, un recurso que reúne desde información básica (sobre qué es el diseño y qué aporta), hasta las dinámicas (cómo se contrata y cuánto cuesta); qué tipos de diseño se pueden contratar; las diferentes fórmulas de contratación; la legislación vigente en la materia; materiales descargables -como diferentes modelos de briefings-, y artículos de profesionales referentes del sector -como Xènia Viladàs, Nacho Lavernia y Manuel Lecuona-. Se recogen, asimismo, estudios y análisis que avalan la contribución del diseño a la innovación, competitividad e internacionalización de las organizaciones, casos de éxito reales de empresas que, ya sea de manera cualitativa o cuantitativa, comparten sus experiencias positivas con este sector, y enlaces de interés. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email