GRUPO PLAZA

la diputación pone fin a su inestabilidad

Cinco años después, el Escalante ya tiene sede

La Diputación invertirá cinco millones de euros en la construcción de un nuevo inmueble

14/07/2021 - 

VALÈNCIA. Cinco años han pasado desde que el Teatro Escalante tuviera que hacer las maletas para marcharse de la que era su sede, ubicada en el casco histórico de la ciudad. Los problemas estructurales del edificio forzaban la salida del proyecto de la Diputació de València, una crisis sin precedentes que ha derivado en un lustro de inestabilidad. Hasta ahora. El gobierno provincial ha dado por fin solución al teatro y, tras reunirse con técnicos y distintas asociaciones de artes escénicas, han optado por construir una nueva sede para el Escalante. De esta forma quedan descartadas las otras dos opciones que tenía la Diputación sobre la mesa, entre las que estaba volver a su sede original (un edificio de propiedad privada que deberían adquirir previamente), y se marchan a un nuevo espacio que, ciertamente, los aleja del centro de la ciudad. El nuevo hogar del Escalante será un edificio de nuevo construcción que se ubicaré entre las calles Vicent Tomás i Martí y Xiprers, en el entorno de la Avenida de las Cortes, un proyecto para el que la corporación provincial invertirá alrededor de cinco millones de euros, a lo que habrá que sumar el coste del equipamiento técnico, en un proyecto de construcción que tiene un plazo estimado de ejecución de entre 45 y 47 meses.

Con esta decisión la Diputació pone fin a cinco años de incógnitas, años en los que el proyecto Escalante se ha mantenido vivo, aunque ha tenido que llevar sus propuestas a otros escenarios de la ciudad, que han acogido sus piezas, lo que ha supuesto en reto desde el punto de vista organizativo y, también, comunicativo. “Es cierto que el espacio ha sido muy importante, pero también debemos pensar que en ocasiones una compañía no cuenta con un espacio fijo y, sin embargo, es un referente. Yo he de conseguir que la gente sepa qué es el Escalante, que Lluna, por ejemplo, es una obra bajo el sello Escalante. Tenemos que ver cómo”, explicaba la coordinadora artística del Escalante, Marylène Albentosa, durante una entrevista con Culturplaza. Precisamente también la dirección del centro ha sido uno de los grandes dolores de cabeza de la Diputación, que no ha acabado de dar con la fórmula definitiva para dar estabilidad al centro. Albentosa, que es la tercera directora en tres años, tras Gabi Ochoa y Josep Policarpo, entró a principios de este año con un contrato de apenas seis meses que se renovará en estas semanas, aunque a final de año volverá a estar en la casilla de salida.

Con todo, el teatro empieza a ver la luz y ya tiene dónde mirar en el plano físico, una nueva sede que supone la opción “más económica y la que tiene los plazos más cortos, frente a las alternativas de adquirir el viejo teatro y rehabilitarlo o adecuar un edificio enclavado en las instalaciones del IVAF”, explican los técnicos de la Diputació. El solar de Vicent Tomás i Martí, con 1.800 metros cuadrados de suelo urbanizable junto a la biblioteca Joan de Timoneda de Beniferri, es el lugar escogido por la corporación, tras hacer partícipes en el proceso a los distintos colectivos profesionales del sector, para crear “un nuevo espacio con todas las facilidades para adaptarse a las necesidades del Escalante, con instalaciones y equipamiento modernos y una ejecución más ágil”, explican los responsables provinciales.

El presidente de la Diputació, Toni Gaspar, tiene claro que la prioridad es “garantizar la continuidad de un proyecto referente en el ámbito cultural y muy especialmente para un público infantil" con un "espacio moderno que les permita desarrollar su trabajo en las mejores condiciones”. Coinciden con Gaspar tanto la responsable de Teatros, Glòria Tello, como el diputado de Patrimonio, Andreu Salom, quienes agradecen su implicación a las asociaciones consultadas por la Diputación. Este último destaca de la opción finalmente escogida “la posibilidad de adaptar el nuevo espacio a múltiples formatos”, al tiempo que “descentraliza la actividad cultural en la ciudad en una zona muy accesible para escolares, que son un buen porcentaje de los espectadores”.

Con esta decisión se pone fin también a la especulación, fuera y dentro del propio gobierno. Y es que en estos años no son pocas las opciones que se han puesto sobre la mesa como posible sede, además de las 'finalistas' de este último proceso. Entre ellas, ubicarse en La Marina, un proyecto planteado por la Diputació en la pasada legislatura, o en una de las naves de Ribes, propiedad del Ayuntamiento de València. El propio alcalde, Joan Ribó, explicaba hace apenas unos meses que se había planteado “traer de alguna forma” el Escalante a la nave, un proyecto que, sin embargo, admitía que estaba “un poco congelado por el tema del coronavirus”.

Para avanzar en la realización del proyecto la Diputación se ha comprometido a poner en marcha una comisión técnica en la que también participarán los profesionales, del mismo modo en el que han participado en el proceso de selección de la nueva sede.  Las entidades participantes han sido: AAPV (Actors i Actrius del País Valencià), el Comité Escèniques, los Gestores Culturales, los distribuidores de ADVAEM, los escritores de teatro agrupados en AVEET, la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo (AVETID), la Asociación de Profesionales de Circo de la Comunitat (APCCV), las asociaciones de danza AVED y APDCV y FETI, Federación de Espacios Teatrales Independientes de la Universitat.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email