Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de febrero y se habla de PETER LIM thomson medical group turianova retail coronavirus
GRUPO PLAZA

conversaciones culturplaza

Marylène Albentosa: "El Escalante debe fijar su marca para que no se pierda"

19/02/2021 - 

VALÈNCIA. Tras no pocos meses de incógnita, Marylène Albentosa (Montpellier, 1965) se convertía el pasado mes de enero en la nueva coordinadora artística del Escalante, plaza que ocupa tras un proceso de selección dirigido solo a funcionarios y con un contrato de seis meses. Aunque, explica, la diputada Glòria Tello tiene otros planes en mente y espera poder alargar su estancia. Nos encontramos con ella en el Teatre Principal, donde actualmente se están llevando a cabo los ensayos de Lluna, un espectáculo creado por L’Horta Teatre y dirigido por Juan Pablo Mendiola. La obra pasará a verse en fines de semana con el objetivo de alcanzar a un público familiar, ante la dificultad de gestionar los pases para grupos escolares a causa de la crisis sanitaria. Este es tan solo un ejemplo de cómo las restricciones están cambiando el día a día de un proyecto que tiene que cargar con otro problema sobrevenido: la falta de sede. Han pasado años y la Diputación no ha dado solución al Escalante, una cuestión clave para su futuro próximo. La hasta ahora gestora cultural del Ayuntamiento de Guardamar del Segura, municipio del que fue alcaldesa por el PSOE, llega a un Escalante con no pocos retos por atacar. Sobre el presente y futuro inmediato del proyecto, hablamos con Marylène Albentosa.

-¿Por qué ha querido ponerse al frente del Escalante?
-Me gustan los retos. Hace años estuve en la compañía Teatre Micalet también, además del trabajo en mi pueblo. Esto es una manera de crecer profesionalmente. Sé que parto de una situación complicada, pero eso anima la posibilidad de hacer cosas. 

"En seis meses no da tiempo a cumplir los objetivos, pero en mi cabeza está un plazo más largo"

-Entra para seis meses (con posibilidad de prórroga a un año), lo que evidentemente limita plantear un proyecto a largo plazo. 
-Entiendo que existe la posibilidad de que sea más de un año. Hay que esperar a que se cumplan una serie de trámites, si sale la plaza me presentaré. En seis meses no da tiempo a cumplir los objetivos, pero en mi cabeza está un plazo más largo. Pero todo tiene unos trámites, aunque sí existe esa opción de [estar al frente del teatro] más tiempo, es lo que tenemos en la cabeza.

-Cuando dice "tenemos" en plural, ¿quiere decir que lo ha hablado con la diputada?
-Sí, sí, con la administración. El objetivo es estar más tiempo. Si no, es muy difícil. Puedes hacer una pequeña programación [en un año] pero no trabajar en el proyecto Escalante, que son muchas más cosas: exhibición, producción, definición de públicos...

Foto: KIKE TABERNER.

-Dijo en su presentación que la diputada, Gloria Tello, le ha encomendado “ir explorando las fórmulas más adecuadas para una solución definitiva al espacio que le hace falta al Teatro Escalante”. ¿Por dónde pasa? 
-No puedo decir dónde va a ser el espacio todavía pero me consta que está esa voluntad política. No solo de la diputada [Tello], el President y el diputado de Patrimonio son conscientes de la necesidad de tener un espacio fijo. La ventaja de la que parto yo es que esa parte política está concienciada, quieren que trabajemos en eso. Por nuestra parte, desde el equipo del Escalante debemos aportar cuáles son nuestras necesidades e ir definiendo con ellos qué necesitamos. Porque no es solo un espacio de exhibición, hay una escuela, es un espacio de actividades. 

-Se anunció que se trabajaba en llevar el Escalante a las naves de Ribes, aunque el proyecto, declaró el propio alcalde, estaba paralizado. Sin embargo, usted dice que el equipo está en momento de plantear necesidades, ¿todavía se sigue buscando nuevo espacio?
-Hay varias opciones sobre la mesa que hay que conjugar con lo que nosotros necesitamos. Estamos hablando de un proyecto de futuro, por lo tanto aportar es fundamental. Lo que necesitamos es un espacio lo suficientemente grande y amplio, que pueda permitir determinadas producciones. Que pueda seguir con la formación y experimentación, desde donde se pueda investigar y realizar actividades paralelas. De igual forma, cuando hablamos de la sede también debemos pensar en algo que nos ha enseñado este momento, esa capacidad de ser nómadas. Una de las obligaciones de la Diputación es con el reto de municipios y gestores de la provincia. Hay un sello fundamental que debe seguir creciendo. 

-En 2019 el conseller de Cultura, Vicent Marzà, avanzó que ya se estaba trabajando en la conversión del Escalante en proyecto autonómico, pero de momento poco más se sabe. Esa voluntad de crecer, ¿pasa por esto?
-No me ha dado tiempo a [ver] esa propuesta. La línea teatral de la Diputación es un elemento histórico y lo que hay que hacer es potenciarla, lo que no quiere decir que no trabajes con otras administraciones y/o diputaciones. Es fundamental colaborar, pero creo que la Diputación está ahora mismo muy decidida en que esa parte teatral siga adelante.

Foto: KIKE TABERNER.

-Recientemente el Teatre el Musical, ahora dirigido por Juanma Artigot, ha mostrado su interés por potenciar la programación infantil, más allá de las piezas que ya acoge del Escalante, ¿cómo lo interpreta?
-Esto siempre es positivo. Cuanta más oferta, mejor. En lo que respecta al Escalante, sí es cierto que tenemos que fijar más nuestra marca para que no se pierda. Es el Escalante en el Principal, el Escalante en el TEM, etc. Tenemos que trabajar más esto, que se nos identifique. Esta es una de las primeras cosas que he de afrontar. Hay un gran trabajo de directores anteriores, pero creo que al no tener espacio algo de esto se ha perdido. 

-Efectivamente, el hecho de no contar con un espacio puede hacer que se diluya la marca, ¿en qué se trabajará para evitar esto?
-Es cierto que el espacio ha sido muy importante, pero también debemos pensar que en ocasiones una compañía no cuenta con un espacio fijo y, sin embargo, es un referente. Yo he de conseguir que la gente sepa qué es el Escalante, que Lluna, por ejemplo, es una obra bajo el sello Escalante. Tenemos que ver cómo.

-Las limitaciones actuales presenta no pocos auditorios públicos cerrados, limitación de movilidad en fin de semana, ¿está en su mente diversificar la oferta de cara a la nueva temporada?
-Sí. Una de las posibilidad es que si los grupos no pueden venir, vayamos nosotros. Están todas las posibilidades abiertas. El problema con el que nos encontramos ahora es que las reacciones han de ser casi semanales, con lo cual debemos tener la agilidad suficiente para responder a esos cambios. 

"Debemos ser facilitadores para que la creación y la exhibición siga existiendo"

-¿Reforzará la producción propia?
-Lo estoy evaluando. Estamos viendo esa opción. El Escalante es un centro de producción.

-En enero del pasado año se abrió una convocatoria abierta de producción de la que salieron dos propuestas escénicas para esta temporada 2020-2021. Este año todavía no se ha puesto en marcha, ¿volverá?
-Sí. No ha salido todavía porque se tenía que revisar. Estamos trabajando en ello. Existe programación y proyectos pendientes. Estamos viendo qué existe ya y en función de eso lanzaremos una propuesta. Conozco a una parte importante del sector pero no a todo, con lo que recibir propuestas es fundamental. 

Foto: KIKE TABERNER.

-¿Cuál es el rol del teatro público en un contexto tan dificultoso para las artes escénicas? 
-Tenemos una responsabilidad fundamental como administración. Debemos ser facilitadores para que la creación y la exhibición siga existiendo. El mercado está en un momento muy complicado. Debemos ayudar en la medida de lo posible. 

-En estos meses, por obligación, todos los espacios culturales han volcado su trabajo en el ámbito online, con resultados irregulares, ¿cómo debe ser el proyecto del Escalante en este sentido?
-Gabi Ochoa, entonces, puso en marcha el proyecto Xarxeta, todavía en ebullición. Queremos trabajar en unos buenos contenidos digitales. Muchas veces las propias compañías graban sus productos por archivo, con una muy buena realización. Queremos ofrecerlos con un proyecto pedagógico, es una de las líneas que debemos trabajar. Mantener la vinculación con nuestro público fundamental. Ya estamos trabajando en este tipo de proyectos. 

"me interesa mucho trabajar el público adolescente y el teatro de calle"

-Qué nos puede avanzar de la futura programación. 
-Me interesa mucho el teatro de calle, es un lenguaje que ese debe incorporar. También me interesa mucho trabajar el público adolescente, es una de las líneas en las que quiero avanzar. Estamos en un momento en el que la situación de la pandemia nos ha cambiado. El teatro debe trabajar sobre la realidad que nos envuelve. Desde la época de la Guerra Civil no hemos tenido un momento de incertidumbre tan fuerte como el que estamos viviendo. Nuestro público, ¿cómo está viviendo eso? Todo eso hemos de trabajarlo. Desde el punto de vista del teatro público debemos ser un reflejo de lo que está pasando. 

-Aunque apuntaba al principio que espera que esta aventura se alargue, ¿cuál sería el éxito a corto plazo?
-Lanzar proyectos que ayuden a esa parte de desarrollo personal y emocional de nuestro público. Trabajar un poco más en tener un espacio donde identificarnos. Si eso está claro, sería un logro. Es también un reto cómo responder esta situación de crisis, para ser útil al público y al sector. Necesitamos más que nunca la magia del teatro. 

Foto: KIKE TABERNER.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email