Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

CASI FAMOSOS

El hilo invisible y resistente que nos une a Jorge Martí

Hoy La Habitación Roja no actuará en la Sala Moon. Tal y como no lo hizo ayer en Barcelona, ni anteayer en Madrid

21/04/2018 - 

VALÈNCIA. Serían las seis de la tarde del martes pasado cuando, a través de las redes sociales, se lanzaba el mensaje: “Lamentamos comunicar que Jorge Martí, vocalista de La Habitación Roja, ha sido ingresado hoy de urgencia en Valencia por un tromboembolismo pulmonar y, aunque se encuentra estable permanecerá en observación hospitalaria durante los próximos días”.

La noticia se viralizó en redes como la pólvora y de las pantallas saltó a las páginas de los periódicos, digitales primero y en papel a la mañana siguiente. “Este tipo de noticias son las que más atraen a los lectores”, afirmó un periodista valenciano. Nunca falla: primer lugar en el ranking de ‘lo más leído’. 

El pasado 16 de marzo, vio la luz Memoria, el nuevo álbum de La Habitación Roja. Un buen disco en el que Jorge Martí ha vuelto a volcar el alma; un álbum que continente canciones que desatan una viral reacción en cadena dentro de uno. Y ahora, un mes después, nos merendamos con este susto. A Jorge, ese tipo que lleva tanto tiempo cantándonos sus sinceras historias al oído, le ha pasado algo. En mi caso, nuestra relación ha traspasado hace tiempo la línea de lo profesional a lo personal; es un amigo al que quiero. Y me doy cuenta de que no estoy solo: miles de seguidores (muchos de ellos músicos/amigos) muestran en las redes su desasosiego, su amor por el cantante. Hay un hilo invisible pero resistente entre un artista al que admiras, al que has dedicado infinitas horas, y nosotros. 

La habitación blanca

Entro en la habitación blanca del Hospital de Manises. Jorge luce estupendo. Pelo y barba bien recortados, tiene buen color y, oye, hasta le sienta bien el azulado pijama del lugar. El resto de la banda está junto a él, son familia. Imagino a su amada Ingrid y a sus dos hijas allí, en los paisajes nevados de Molde, deseando abrazar al papá. 

Jorge lee abrumado los incontables mensajes de cariño que ha recibido a través de la tecnología. Esos dichosos y alienantes aparatos que, doy fe, a veces también transmiten calor, amor y vida. Capaz es de responderlos todos. Parte del personal sanitario lo ha reconocido y se mueve nervioso por los pasillos. Al parecer, algunos de ellos, llevan cosido en la piel ese hilo imperceptible y fuerte. Quizás más de uno dude entre pedirle autógrafo o temperatura.

Y esa misma noche, fue el mismo Jorge el que calmó los ánimos, a través de sus redes sociales, destensando esos miles de hilos: “Estoy abrumado por todas las muestras de apoyo y cariño que me habéis dado. El sentirse tan querido y apreciado es la mejor medicina para sobreponerse a las adversidades. Me habéis hecho muy feliz y espero poder devolveros todo lo que me dais como buenamente pueda. Estoy bien, me hacen pruebas y me tratan y cuidan genial. Gracias a todo el personal del Hospital de Manises. Me siento un privilegiado. Me han visitado amigos y familiares hoy y pasado el susto y aunque un poco cansado, estoy con ganas de que me hagan todo lo necesario para ponerme bien y me manden a casa lo antes posible. Siento los perjuicios causados por las cancelaciones. Me hacía una ilusión tremenda presentar un disco que es muy especial para mí, pero es que nos está pasando de todo con Memoria. Habrá que esperar. Tal vez días (ojalá), tal vez semanas. Estoy a la espera de que me vayan contando los médicos. Me tratan super bien y a todo el mundo que conoce al grupo por aquí le hace una ilusión tremenda saludarme y decirme lo que nos quieren y valoran. Eso es lo bueno que saco de esto. Ha sido un susto grande, pero espero que todo quede en una anécdota y pueda volver pronto a darlo todo. Siento no poder contestaros a todos personalmente. Hoy he estado mirando el móvil y he flipado con la cantidad de gente que se ha acordado de mí. Mañana sabré más cosas y os podré contar cómo voy evolucionando, pero me voy a poner bien y ha sido una suerte que me hayan encontrado lo que me pasaba. Así que dentro de lo malo he de estar contento. Muchísimas gracias por vuestro apoyo y mis más sinceras disculpas por los contratiempos causados. Mi intención es celebrar la vida con toda la gente que nos quiere y aprecia cuanto antes. Paz, amor y SALUD, que, a la vista está, es lo más importante”. Palabras que, por cierto, no tuvieron apenas trascendencia en los medios. Será que la salud no vende tantos periódicos ni incrementa los clicks. 

Tuve la suerte de enrolarme en la gira del grupo hace un par de años. Compartí habitación Jorge. Merece capítulo aparte todo lo que allí sucedió. Cometí la temeridad de acercarme a un artista al que admiro y, lejos de la decepción que se presupone, salió reforzada esa devoción. De música, de fútbol, de paellas, de política, de la familia, de la vida… ¡qué fácil conversar con él! Y ahí está el mismo Jorge, sentado sobra la cama del hospital. Despierto, nerviosos, todo verborrea, agobiado por defraudar a la gente que había adquirido sus entradas. 

Esta noche seguirá ingresado en el Hospital de Manises. Las noches en un hospital no son noches sino días oscuros y largos. Yo ya lo tengo claro: pienso estar allí, en el primer concierto que dé La Habitación Roja en cuanto Jorge se recupere. 



Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email