GRUPO PLAZA

El magistrado los llama a declarar el próximo día 14 de febrero

El juez cita a los dos imputados de Taula que piden apuntalar la tesis de Anticorrupción en el 'pitufeo'

23/01/2020 - 

VALÈNCIA. El magistrado instructor del caso Taula ya ha puesto fecha y hora para las dos personas que pidieron declarar voluntariamente dentro de la pieza del pitufeo, la que investiga la financiación irregular y el presunto blanqueo de 50.000 euros en el PP municipal. La caja de Pandora judicial para los imputados se abrirá el día de los enamorados, pues ambos tienen intención de apuntalar las tesis de la Fiscalía Anticorrupción.

Estos imputados que han decidido darle la vuelta a la tortilla son Alberto Mendoza, el exconcejal de Seguridad y exasesor de otro presunto implicado, Miquel Domínguez, y la exdirectora de Estudios y Programas de Rita Barberá, Cristina Montalvá. Ambos han solicitado declarar de forma voluntaria en el juzgado. La petición voluntaria puso muy nerviosos al resto de imputados, ya que si hacen lo que dicen que van a hacer, ya serían siete las personas que habrían acreditado en sede judicial que el PP de Rita Barberá cometió un delito de blanqueo de capitales.

Como ya publicó Valencia Plaza, ambos han decidido pedir su comparecencia porque quieren explicar ciertos términos de la investigación que para los investigadores no estarían apuntalados, y que ellos podrían terminar de cerrar. Pero, al mismo tiempo, según estas fuentes, también quieren acreditar que "ninguno de los dos participó en el 'pitufeo', aunque la secretaria del grupo municipal, Mari Carmen García-Fuster, sí les ofreció la devolución del dinero".

Así, sus declaraciones se unirían a las de los cuatro testigos que se negaron a blanquear dinero cuando presuntamente García-Fuster se lo ofreció, y a la declaración de una asesora de prensa que sí cogió el dinero pero que después afirma haberlo devuelto porque vio que aquello no era legal.

Pitufeo

En la causa conocida como caso Taula, destapada en enero de 2016 con una macrooperación policial, destacó mediática y políticamente la pieza A o pieza del pitufeo. En ella se investiga si todo el grupo del PP del Consistorio salvo cuatro personas blanqueó dinero para la campaña electoral de las municipales de 2015 y cometió un delito electoral.

La magnitud de la operación policial desbordó al PP y la presión sobre los 'pitufos' fue tal que el partido de Isabel Bonig se vio obligado a crear una gestora que dirigiera al PP de la Ciudad de Valencia. Desde Génova se abrió un expediente a los implicados que, varios años después, sigue durmiendo el sueño de los justos mientras varios de los investigados siguen en el Ayuntamiento de València cobrando un sueldo público como asesores.

La operación se desató el 26 de enero de 2016, cuando la UCO entró en el Consistorio. Aquella mañana, la secretaria del grupo municipal, Mari Carmen García-Fuster, había sido detenida. Los agentes entraron en los despachos del grupo y comenzaron a meter en cajas cientos de papeles. Entre ellos, las ya famosas libretas contables de la cajera. García-Fuster es de la vieja escuela y tenía anotadas todas las entradas y salidas de dinero del grupo, un hecho que, sin ella pretenderlo, ha sido clave para la investigación.

Todo había comenzado diez meses antes, en marzo de 2015. Según los investigadores, desde el PP municipal se pidió que todos los miembros del grupo aportaran 1.000 euros para la campaña, mil euros que supuestamente después les eran reembolsados en dos billetes de 500.

El problema para los populares surgió cuando cuatro asesores, dos de Barberá y dos del vicealcalde, Alfonso Grau, se negaron a blanquear dinero. Estas cuatro personas se dieron cuenta de que había algo turbio en la propuesta de García-Fuster y no quisieron entregar el dinero.

Sin embargo, el rodillo de los investigados no ha parado de tratar de desacreditar a las únicas cuatro personas que no están acusadas. Desde hacer creer que todos trabajaban para Grau y que sus testimonios eran por venganza porque no iban a repetir como asesores, hasta filtrar temas de su pasado para intentar conseguir que su imagen pública cayera en picado. Sin embargo, los cuatro han mantenido siempre la misma versión y eran, son y serán una de las piezas clave en la investigación

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email